Los Acuerdos de Paz fueron un conjunto de diálogos realizados entre el FMLN y el gobierno salvadoreño; los cuales se realizaron de forma fraccionada, iniciando primeramente en 1984 durante el gobierno de José Napoleón Duarte.  Luego, se detuvieron y no fue hasta 1989 que retoman negociaciones; su finalidad era llegar a acuerdos que pusieran fin a la guerra civil. Los mismos contaron con  la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como árbitro; mientras que México, justo el Castillo de Chapultepec fue el escenario que permitió el desarrollo de las conversaciones.

Un nuevo nombre

La bancada de Nuevas Ideas promueve el cambio de nombre de los Acuerdos de Paz; pues se considera que bajo este título se conmemora a los asesinos y no a las víctimas del conflicto armado. Quienes realmente merecen ser conmemorados, así lo hizo saber el actual mandatario a través de las redes sociales.

De modo que durante la sesión plenaria número 38 se someten a votación diferentes opciones; la plenaria culmino con 62 votos a favor del cambio de nombre. Por lo que de ahora en adelante el 16 de enero se conmemorará en El Salvador el “Día Nacional de las Víctimas del Conflicto Armado”.

Participantes en las conversaciones

En estas negociaciones, la ONU no trabajo sola, tuvo el apoyo de representantes de Venezuela, España y Colombia; las primeras conversaciones no fueron exitosas. Y no es hasta el 16 de enero de 1992 que se logra poner fin al conflicto a través de la firma del convenio.

Origen de los Acuerdos de Paz

Los Acuerdos de Paz se originan de diferentes iniciativas de dialogo que comenzaron con José Napoleón Duarte en 1984;  y que más tarde en 1989 el ex presidente Alfredo Cristiani continua con las negociaciones con el FMLN. Quienes realizaron una convocatoria para comenzar las negociaciones en México, donde la ONU sería el árbitro entre ambas partes; es así que se da el encuentro entre el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional y la Alianza Republicana Nacionalista. Donde las partes acordaron una serie de eventos que serían provechosos para la nación salvadoreña.

Causas de los acuerdos

Entre algunos hechos que influyeron en el inicio de los Acuerdos de Paz, tenemos los siguientes:

  • Masacre en la Quesera, donde murieron más de 400 personas civiles en 1981.
  • La Masacre del cantón Copapayo, donde se ejecutaron más de 100 personas en 1983.
  • Ejecuciones indiscriminadas de civiles jóvenes y adultos entre 1979 y 1983; realizada en diferentes zonas del país como San Salvador, La Libertad, Chalatenango, Santa Ana, Sonsonate, etc.
  • Masacre de Piedras Coloradas en 1981, donde se desconoce la cantidad de víctimas.
  • Masacre en Cantón San Francisco, donde ejecutaron a 10 personas en 1986.
  • Bombardeos aéreos en zonas como Cuscatlán y San Vicente donde murieron 500 personas entre 1982 y 1983.
  • Exterminio total de la población del cantón El Junquillo en Morazán en 1981.
Acuerdos igual a impunidad

Con el deseo de paz latente en El Salvador, se dejan impunes los hechos sangrientos que marcaron a los salvadoreños; entre ellos bombardeos, masacres, exterminios, ejecuciones donde murieron muchas personas. De quienes sus familiares exigían enfocar todo el peso de la ley en los culpables; quienes escaparían de las manos de la justicia con la llegada de la Ley de Amnistía que fue casi un requisito para la consolidación de los Acuerdos de Paz.

Con esta ley salieron beneficiados solamente los culpables de los hechos violentos; lo cual es comprobable al  observar el artículo 1 de dicha ley. Que dice “Se concede amnistía a los autores inmediatos, mediatos o cómplices en la comisión de delitos políticos comunes; conexos con estos y en delitos comunes cometidos por un número de personas que no baje de 20, antes de 1 de enero de 1992”.

Antecedentes históricos

La represión siempre fue el pan de cada día de las administraciones militares de El Salvador; lo que desemboco en una guerra civil que estallo desde 1979 bajo la administración de Carlos Humberto Romero. Donde hechos sangrientos como la Masacre de Las Gradas de Catedral marcaron la memoria salvadoreña; al ver cómo tanto simpatizantes de las guerrillas como simples transeúntes perdieron la vida. A raíz de la lucha de poderes que había entre ambos bandos.

Los dolorosos acontecimientos lejos de ir mermando, fueron en aumento; es así que, el pueblo salvadoreño llega a presenciar otra gran masacre, la Masacre del Sumpul. La cual tuvo lugar en Chalatenango durante la administración de la Junta Revolucionaria de Gobierno en 1980; donde murieron más de 500 campesinos como resultado de una ofensiva del gobierno en contra del FMLN.

Ni siquiera el sector religioso estuvo exento de sufrir los embates de la guerra; ya que, los sacerdotes eran sospechosos de apoyar a los guerrilleros. Por lo que algunos fueron víctimas de hechos crueles, llegando hasta perder la vida; como fue el caso de la Masacre de los sacerdotes Jesuitas donde murieron 6 sacerdotes y sus empleadas domésticas. Solo por ser vistos como subversivos perdieron la vida en la administración de Alfredo Cristiani.

Otro hecho sangriento que fue condenado fue la muerte de Oscar Arnulfo Romero en 1980; un sacerdote oriundo del departamento de San Miguel que se ganó el cariño de sus feligreses. Todos estos acontecimientos provocaron un ambiente de tensión en el país; en vista que ni el gobierno ni la guerrilla lograba su cometido, por lo que optaron por el dialogo. Así llegaron a los llamados Acuerdos de Paz que se conmemoran cada 16 de enero.

Conversaciones antes de los Acuerdos de Paz

Antes de llegar a los Acuerdos de Paz, el FMLN y el gobierno nacional realizaron una serie de reuniones; entre las cuales tenemos las siguientes:

Primeras conversaciones

Después de varios enfrentamientos bélicos, tanto representantes del FMLN como José Napoleón Duarte deciden iniciar las conversaciones; las cuales comenzaron en octubre de 1984 en Chalatenango. Esta vez el sacerdote Arturo Rivera sería el árbitro de las negociaciones;  lastimosamente, el único consenso logrado fue el acercamiento político entre las partes.

Segunda conversación

Ese mismo año se retoman los diálogos en el mes de noviembre en La Libertad; para ese momento, ambos bandos acuerdan continuar con las negociaciones. Pero al parecer no concretaron ningún acuerdo, puesto que tuvieron que ir a un tercer encuentro.

Tercera conversación

En septiembre del año 1986 correspondía realizar la tercera reunión en el departamento de San Miguel, pero no se concretó; de modo que reanudarían las negociaciones en Panamá en enero del año siguiente.

Cuarta conversación

Para el mes de enero de 1987 se reunieron por quinta vez; en esta reunión acordaron intercambiar guerrilleros detenidos por rehenes, uno de ellos el Coronel Omar Avalos. Ese fue el único fruto positivo de los conversatorios; por lo que deciden volverse a encontrar unos meses más tarde.

Quinta conversación

El último conversatorio se llevó a cabo en San Salvador en el mes de octubre de 1987; donde se expone la necesidad de subsanar el conflicto armado a través de nuevos acuerdos. De aquí surge la idea de comenzar las negociaciones en un ámbito neutral, para que ambas partes salieran beneficiadas.

Nuevas negociaciones

Para el año 1989 el ex presidente Alfredo Cristiani convoca una reunión con el FMLN en México; en la que solicitarían la mediación de la ONU ante el conflicto bélico que enfrentaban. Para el siguiente año, se realizaría la nueva reunión en Suiza para determinar las pautas a seguir en el proceso de negociación;  finalmente, en Venezuela se realiza otro dialogo en el mes de mayo de 1990, cuya finalidad era plantear los temas a discutir. Puntos que se debatieron por todo un año, es por ello que en abril de 1991 se cierran las negociaciones; esperando solo el llamado de la ONU para realizar la firma de dichos acuerdos, la cual se da el 16 de enero de 1992.

Objetivo de los acuerdos

El objetivo fundamental del ahora llamado “Día Nacional de las Víctimas del Conflicto Armado” fue dar cese al conflicto; puesto que ninguna de las partes daba su brazo a torcer y el pueblo corría con las consecuencias.  De modo que la solución idónea fue buscar un árbitro que supervisara las negociaciones.

Recientemente conmemora ofensiva final el FMLN

El 10 de enero, el partido FMLN conmemoró los 41 años de la ofensiva final; la cual puso fin al conflicto armado y dio paso a la paz en el país. Puesto que comenzaron los diálogos entre el gobierno y la guerrilla; concretándose diferentes acuerdos que según los participantes beneficiarían al pueblo.

Contenido de los Acuerdos de Paz

Dentro de los convenios que se establecieron en México y que hicieron posible los Acuerdos de Paz, encontramos los siguientes:

La Fuerza Armada

  • Eliminación de las fuerzas paramilitares.
  • Cambiar y mejorar la doctrina de la Fuerza Armada, donde se establezca que su única labor es trabajar en pro de la defensa de la nación.
  • Reformar la Constitución en base al objetivo que debe cumplir la Fuerza Armada.
  • Cambiar el sistema educativo de la Fuerza Armada.
  • Creación de una comisión de investigación para estudiar las violaciones de los Derechos Humanos por parte de la Fuerza Armada.
  • Creación de un servicio de inteligencia civil y eliminación del servicio de inteligencia militar.
  • Disminución de la cantidad de efectivos en la Fuerza Armada.
  • Disolución de la Policia de Hacienda, Guardia Nacional y Policia Nacional.
  • Creación de la Comisión de la Verdad para investigar los hechos más graves de violencia durante la Guerra Civil.

Policía Nacional Civil

  • La Policia Nacional Civil surgiría en sustitución de los antiguos cuerpos de seguridad, haciendo uso de la doctrina democrática y civilista.
  • Integrar el 20% de los miembros del FMLN y de la Policia Nacional, quienes trabajarían conjuntamente con participantes sin militancia política.
  • Creación de la Academia Nacional de Seguridad Pública, donde se instruirá a los nuevos agentes de la Policía Nacional Civil.

Sistema Judicial

  • Instituir la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos.
  • Creación de la Escuela de Capacitación Judicial, enrumbada hacia la realidad de la nación.
  • Modificar los periodos y el proceso de elección de los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia.
  • Reorganizar la estructura el Consejo Nacional de la Judicatura para que sea más independiente.

Sistema Electoral

  • Admitir al FMLN como un partido político legal.
  • Creación del Tribunal Supremo Electoral.
  • Garantizar el ejercicio de los derechos políticos y civiles tanto sus miembros como de los dirigentes del FMLN.
  • Instaurar el derecho de los partidos políticos a publicar, actualizar, organizar y elaborar el registro electoral.

Económico y Social

  • Creación de mecanismos que protejan al consumidor.
  • Creación de un Foro de Concertación Económica y Social, donde participarían las asociaciones empresariales, el Estado y los sindicatos; con la finalidad de discutir temas de interés nacional.
  • Distribución de las tierras a los campesinos y agricultores que no constituyesen reserva natural y que estuviesen propiedad del estado.
  • Garantizar a los trabajadores el acceso a la propiedad de las empresas privatizadas.
  • Distribución entre los excombatientes de las tierras en zonas en conflicto.

Participación política del FMLN

  • Creación de la Comisión Nacional para la Consolidación de la Paz.
  • Posibilidad de regreso al país de aquellos que salieron del mismo debido al conflicto armado.

Cese del enfrentamiento armado

  • Desarticulación de ambas fuerzas.
  • Cese del conflicto armado entre febrero y octubre del año 1992.

Conmemoración a los Acuerdos de Paz

Para el 16 de enero de 2017, se cumplieron 25 años de la firma de los Acuerdos de Paz; por lo que el ex presidente Salvador Sánchez Cerén conmemoró el cese del conflicto a través de dichos acuerdos. Aprovechando el momento para inaugurar un parque escultórico, así como también realizar actos públicos culturales; recordemos que el ex mandatario fue uno de los dirigentes del FMLN, quien además participó en los diferentes conservatorios.

En realidad, la firma de los Acuerdos de Paz no solo finalizó el periodo de Guerra Civil en El Salvador; sino que también colaboró en la democratización real del país a través de las elecciones. Donde los excombatientes participarían utilizando la política como única arma para luchar por los derechos de la población; a pesar que aún faltan concretar algunas cláusulas de los acuerdos, se puede decir que se ha andado gran parte del camino.