Alvar Núñez Cabeza de Vaca

Cabeza de Vaca, fue uno de los conquistadores de América más afamados. No solo por sus proezas y hazañas, sino por su gallardía. Así mismo por su porte y dotes de conquistador, no solo de tierras, sino de mujeres. Era alto, rubio de ojos azules, como el mismo mar. Su barba era larga y crespa y de muchísima habilidad elocuente. Actualmente lo catalogaríamos como un galán de cine.

Cabeza de Vaca nació en Jerez, España a finales del siglo XV. Huérfano de padre y madre a los 8 años de edad, quedando al cuidado de una tía, quien apenas le pudo dar una mediocre educación.  Logró aprender a leer y escribir, obteniendo un conocimiento muy básico en las matemáticas.

¿Qué se sabe sobre Cabeza de Vaca?

Cabeza de Vaca se alistó en las filas del ejército, mintiendo en cuanto a la edad que realmente tenía porque realmente contaba con 16 años. Luchó en la guerra de Italia y luego fue enviado a Castilla a luchar contra los castellanos. Fue así como a muy temprana edad, se convirtió en un hombre de armas.

Publicidad de Google AdSense

El hecho de no haber sido de noble cuna y su escasa educación, frenó al principio su carrera militar en cuanto a ascensos. Sus logros que fueron muchos y muy sorprendentes, los debe a su astucia innata. Este admirable conquistador tiene a su haber, nada más y nada menos que haber participado activamente en la citación de más de la mitad de lo que es hoy los Estados Unidos de América.

 Expedición de 1528 por  Cabeza de Vaca

Su primera expedición hacia Florida, fue al mando de Pánfilo Narváez en el año 1528. Habiéndose enfrentado a muchas adversidades, epidemias, bravos enfrentamientos con los nativos, pantanos, huracanes, manglares, en fin de los que lo acompañaban. Muy pocos lograron sobrevivir a tanta hostilidad. Estas circunstancias, lo obligaron a ducharse en las propiedades de plantas curativas.

Rápidamente, aprendió el idioma local y se instruyó en danzas y rituales indígenas para poder simpatizar en el ambiente que lo rodeaba. Debido al mal trato que recibía por parte de los nativos, huyó hacia el monte de los Charrusco, donde se encontró con tres supervivientes de una expedición anterior llamados Alonso del Castillo Maldonado, Andrés Dorantes de Narváez y su esclavo negro llamado Esteban.

Publicidad de Google AdSense

Una vez reunidos estos cuatro, decidieron irse a Nuevo México, territorio que hoy día pertenece a los Estados Unidos. Allí fueron capturados por unos indígenas y por temor a ser ejecutados, se pusieron a orar en voz alta para impresionar a los nativos.

Los indígenas pensaron que estaban invocando a un dios y los llevaron ante el cacique que estaba muy enfermo para que ellos lo curaran.

Cabeza de Vaca, se puso a persignarse repetidas veces y a hacer todo lo que había aprendido durante las misas. Donde había asistido de la mano de su tía. Pidió que le trajeran yerbas curativas que utilizaban los indios de donde había huido. Y comenzó a hacer toda suerte de payasearías que sus compañeros de infortunio relataron después riéndose a mandíbula suelta.

Todas estas pantomimas, hicieran que los que los habían tomado presos, los comenzaran a ver como unos auténticos curanderos. Entonces,  comenzaron a venerarlos por toda la región. Ya que su fama trascendió las fronteras del territorio autónomo. Este personaje fue tan osado, que llegó a practicar una operación de corazón a un indio que había sido atravesado por una flecha de una tribu enemiga.

Luego de tales hazañas, no solo los dejaron en libertad, sino que los siguieron en su peregrinar y colaboraron activamente con ellos en la emancipación de tribus enemigas. Así pasaron más de tres años caminado y practicando cada vez con más destreza curaciones milagrosas. Hubo quien llegó a pensar entre su propia gente, que este habría heredado esas dotes de sus antepasados. Y este les hizo creer que su padre y abuelos, habían sido médicos.

Contactos Cabeza de Vaca y los indígenas nativos

En su travesía, se toparon con indios apalaches, apaches, navajos, cherokees y comanches. Atravesaron toda la Florida, pasando por Sinaloa, hasta llegar a Nuevo México. Finalmente cargados de inmensos sacos de joyas, llegaron a California. Cuando decidieron regresar a España casi no podían con el cargamento de oro y piedras preciosas.

El rey de España agradecido por tantos regalos, le ofreció el cargo de gobernador de Paraguay. 

Cabeza de Vaca no se hizo de rogar y empleó lo que hoy en día equivaldría a 399.000 mil euros en armar una flota para emprender su nuevo viaje cargando consigo las más bellas mujeres que prácticamente se le regalaban.  No les importaba ser una más, ya que nunca les prometió fidelidad.

Declive de Alvar Núñez Cabeza de Vaca

El conquistador, no tardó en arrepentirse, ya que no tuvo la misma suerte en encontrar tantas riquezas como en México. Sufrió un gran número de bajas y hasta llegó literalmente a pasar hambre. Motivo por el que llegó a ser desdeñado por sus concubinas y soldados que lo acusaron de farsante. Ya que la mayoría no había estado con él en México.

Tal fue el caso, que en el año 1543. Se le sublevaron y destruyeron toda la ciudad de La Asunción.

Por los soldados españoles lo pusieron en cautiverio, acusándolo de inepto y blandengue con los enemigos. Lo llevaron a la fuerza a España ante la corte del rey Felipe II calumniándolo. Y acusándolo de cargos que no pudieron comprobar. Por tal motivo, fue absuelto.

Poco se sabe del resto de sus días. Con certeza sabemos que se hizo monje. Además, se dedicó a hacer el bien a todo el que podía que esto sí que lo había aprendido muy bien de su pobre tía que.

Aunque no le había dado una buena educación es las ciencias matemáticas ni literarias. Si le inculcó una fe incuestionable en la existencia de dios.

¿Dónde muere Alvar Núñez Cabeza de Vaca?

En el año 1560, murió en España, sin enfermedad alguna. Murió a causa de su avanzada edad y que prácticamente fue un santo en los últimos años de su vida. No dejó bienes de fortuna, ni hijos que pudieran heredarlo. Lo que si sabemos con certeza, es que nunca fue cruel en sus expediciones. Cuando mató a algún semejante, lo hizo por defensa propia.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *