Canciones folklóricas de El Salvador hace referencia a la música que identifica la cultura popular del país; la cual se ha transmitido de generación en generación de forma oral, y también se conoce como música tradicional. A continuación, mencionaremos algunas de las canciones tradicionales más escuchadas en la región.

Canciones folklóricas reconocidas

Las siguientes canciones folklóricas fueron creadas por Francisco Antonio Lara Hernández; cantautor salvadoreño oriundo de Santa Ana que nació el 3 de diciembre de 1900. Quien se especializó en música folklórica, pero de forma autodidacta. Llegando a componer y cantar varias canciones hasta crear el álbum titulado canto de mi pueblo; entre sus canciones más conocidas tenemos:

Las mujeres salvadoreñas

Mujeres salvadoreñas, de los ojos de carbón que saben meterse dentro,

Muy dentro del corazón, mujeres inspiradoras de mi divina canción,

Que saben dar sinsabores y también el corazón, la mujer Salvadoreña es digna de admiración,

Pues trabaja con empeño y tiene buen corazón. Es alegre y bullanguera, cantarina y complaciente,

Pero es también altanera, cuando alguien la impacienta. Que Vivan nuestras mujeres,

que vivan las invencibles, mujeres de Cuscatlán, que vivan las invencibles, mujeres de Cuscatlán

Cantaritos de Nonualco otra de las canciones folkloricas

Los cántaros de Nonualco, son rojos y redonditos,

¡Qué olorosa sale el agua, por sus bocas coloradas!

cuando vienen amarrados, muy juntitos, dulcemente,

vienen soñando en la fuente, que ha de darles su canción

Cantaritos, que son el alma y el corazón,

de quienes los fabricaron, bajo el cielo y bajo el sol,

con ternura y con amor,

¡Como vienen rebosantes, seguros en las cinturas,

de las muchachas graciosas, inditas de Cuscatlán!

¡Cómo borbotea el agua, por las bocas resumantes

que con fé y con amor constantes, la recogen sin cesar!

Cantaritos, que son orgullo de la nación,

los mejores, sí señor,

de la America Central.

Cómprelos y ya verá,

que lo que digo es verdad.

Los Izalqueños

Unos inditos somos, hijos de Cuscatlán,

don buenos Izalqueños, somos vecinos de Atecozol.

Cerca de nuestras chozas, ruge sin compasión,

el gran volcán de Izalco, el faro ardiente de la nación.

En la cebadera llevo mi cunqué.

Yo soy la Mariya,

Yo soy el Jusé,

Blancos mis calzones,

lindo mi huipil

Somos dos paisanos, de sangre pipil.

En las mañanitas, me pongo a moler, preparo el cumida, para mi Jusé

Y yo con mi cuma, voy a chapodar, preparo la milpa, para mi mujer

Unos inditos somos, hijos de Cuscatlán,

don buenos Izalqueños, somos vecinos de Atecozol.

Cerca de nuestras chozas, ruge sin compasión,

el gran volcán de Izalco, el faro ardiente de la nación.

Chiltiupan famosa entre las canciones folkloricas

Otra composición musical de Pancho Lara que integró el álbum Canto de Mi Pueblo.

Cruzando voy por senderitos floridos

de Cuscatlán, Camino de Chiltiupán,

Brillar se ve en la remotidad

el mar con sus rayos de oro, y las fuentes cristalinas

con su agüita sin igual.

Donde llegan las serranas, en las alegres mañanas,

a llenar su cantarito,

colorado y nuevecito.

Que alegría tan inmensa, La que siente el campesino,

Al posar sus labios rojos

En el agua de cristal.

El mar se ve

como un cielo derrumbado, en el confín,

De la playa tropical, como un cristal..

Es Chiltiupán

Como un nido de amor,

Donde brilla la esperanza

y siente la fragancia, de los bálsamos en flor

¡que muchachas más hermosas,

asomándose a las puertas!

Como pétalos de rosa

Son sus rostros virginales.

Es por eso que hoy yo pulso

Los cordales de mi lira,

Y le canto con el alma

Al pueblo de Chiltiupán

Las Cortadoras

Dentro de las más de 200 canciones escritas por Pancho Lara encontramos a Las Cortadoras.

Ya coloradió, ya se maduró todo el cafetal.

Y las cortadoras vienen muy alegres

con sus canastitos a cortar café.

Miren que belleza, miren que hermosura,

miren que riqueza, cuanta algarabía,

Jesús que alegría en el cafetal.

Repletos los delantales

las cortadoras van caminando

desprendiendo de las ramas

lindos rubíes de ricas mieles.

Se escuchan tristes canciones

resonantes carcajadas,

y a veces hasta oraciones

preludian las más sufridas.

Apresurémonos llevemos ya

todos los sacos de café

que se hace tarde y hay que terminar

la tarea al atardecer.

EL Carbonero «canciones folklóricas populares»

Un canto que por ser tan popular entre la población, también se le conoce como el segundo himno nacional.

Soy carbonero que vengo

de las cumbres, si señor,

con mi carboncito negro

que vierte lumbre de amor.

De las cumbres del Rosario,

de otros pueblos y el volcán,

bajo siempre solitario

a venderles mi carbón.

Si mi señor,

es buen carbón.

Cómprelo usted,

de nacascol.

Y de chaperno

y de copinol.

Todo señor

es buen carbón.

Cuando vengo por los montes

con mi carga de carbón,

vengo enredando horizontes

en mi largo trajinar..

Me cruzo por los vallados

donde gime el torogoz

y cuando llego al mercado

les pregono con mi voz.

Si, mi señor,

es buen carbón.

Cómprelo usted

de nacascol.

Y de chaperno

y de copinol.

Todo señor

es buen carbón.

Chalatenango 

Compuesta en 1937 para realzar la belleza de la región chalateca.

Chalatenango tierra bendecida

Nidito tierno del jardín de Cuscatlán,

Tus encantadas calles empedradas

Te dan la gracia de muchacha virginal.

Los clarineros dan la clarinada

Despedazando la hora matinal,

Y el río Lempa regio y callado

Te da el reflejo de su cara de cristal.

Chalatenango

tierra bendecida

Nidito tierno del jardín de Cuscatlán,

Tus encantadas calles empedradas

Te dan la gracia de muchacha virginal.

Y los domingos tus indiecitos

Traen petates y cantaritos,

Lindas hamacas tan pintaditas,

Que al corazón inspiran una canción.

Otras canciones folklóricas

Entre otras composiciones tenemos las siguientes:

Adentro Cojutepeque

Tanto el titulo como la letra de esta canción surge durante enfrentamientos suscitados en Cojutepeque; donde los gritos de batalla por parte de los soldados incluyeron la frase “Adentro cojutepeques”. Un relato que llego a los oídos de Paquito Palaviccini, lo que lo llevo a crear en 1942 este tema.

¡Adentro Cojutepeque! Es el grito tradicional,

que todo cojutepecano nunca debe de olvidar;

ya sea pa’ la pelea o también para gozar

Bis (se repite 2 veces)

Vamos todos a gozar…

(se repite 1 vez)

Vamos todos a gozar…

Bis (se repite 1 vez)

Vamos todos a bailar…

(se repite 1 vez)

Todos… todos a gozar…

Bis (se repite 1 vez)

¡Adentro Cojutepeque! Es el grito tradicional,

que todo cojutepecano nunca debe de olvidar;

ya sea pa’ la pelea o también para gozar

(se repite 2 veces)

Adentro Cojutepeque, Vamos todos a gozar…

Canciones folklóricas de El Salvador

Algunas canciones folklóricas del país fueron creadas de la mano de Benjamín Solís Menéndez entre 1937 y 1973; un director de coros, pianista, arreglista, organista y compositor salvadoreño. Quien nació el 4 de mayo de 1932 en el departamento de Santa Ana, en el municipio de Chalchuapa; cuya vida llego a feliz término el 26 de julio de 2019.

Chalchuapa

Es Chalchuapa ciudad de ensueño, es la cuna donde nací; es mi tierra de encanto sin igual,

testimonio de origen Pokomán, nuestras Ruinas de Tazumal, son momumentos de gran

valor que los Mayas y los Pipiles, legaron a mi Patria El Salvador.

Los templos de Tazumal, altivos siempre están;

y guardan en su interior las joyas de gran valor:

Adornos de jadeítas, vasijas bien pintaditas,

orgullo de la cultura. De antiguos pueblos de Cuscatlán.

Mis Caites

Esta canción fue cantada por José Guerrero, Ay! ¡Ay! ¡Ay!

Estos caites que yo fui a mercar, ¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!

Yo los quiero pa ir a pasear

Bis (se repite el Ay, 3 veces)

el domingo me los gua a poner

para ir con mi María

a la fiesta del pueblón

y juntitos gozaremos

la alegría del danzón.

¡ Que alegria será !

¡ Que alegria será !

con mis caites bailar sin parar;

¡ Que alegria será !

¡ Que alegria será !

con mis caites salir a pasear. (BIS)

Bibliografía