Conquista de México

Para entender el proceso de Conquista de México hay que tener muchas cosas en cuenta. Como ya sabemos, Cristóbal Colón llegó al Continente Americano en el año 1492. A México concretamente llegó en su cuarto viaje. Diego Velásquez, quien se encontraba en la isla de Cuba,  se interesó por unas tierras  que se encontraban al oeste. En tierra firme y se enteró que había una región llamada Maya, por boca de los mismos aborígenes.

Por esta razón, Diego Velázquez organiza una expedición desde Cuba al mando de Francisco Hernández de Córdoba con el propósito de buscar un paso hacia Asla, es así como llegan a Yucatán, donde combaten ferozmente con las civilizaciones existentes, y esto le ocasiona tantas bajas, que al ver su ejército tan mermado, decida regresar a Cuba.

¿Qué se sabe sobre la Conquista de México?

Fue tan fuerte la arremetida de los contrincantes, que las heridas infringidas a Francisco Hernández de Córdoba, le ocasionan la muerte al poco tiempo de su regreso. Velázquez, no se da por vencido y comienza a reclutar un nuevo y más nutrido ejército que parte rumbo a México en el año 1517, y de allí comienza la historia con el cacique Moctezuma.

Publicidad de Google AdSense

Francisco Hernández, regresa a Cuba para narrar al “adelantado” Diego Velázquez, sobre las “maravillas”  que había descubierto en ésta región, y vuelven a partir, ahora desde Santiago de Cuba el 18 de febrero de 1519 en una expedición comandada por un extremeño de nombre Hernán Cortés quien anteriormente había vivido en La Española, y había logrado amasar una fortuna considerable.

Esta expedición, fue financiada a medias con el “adelantado” y le costó al navegante la mitad de sus bienes, como Diego Velázquez se dio cuenta del gran interés que tenía Cortés y que no le importó sacrificar la mitad de su ya habida fortuna, se puso muy suspicaz y trató de impedir la partida, pero Cortés precipitó el viaje.

Con solo 508 soldados, diez navíos, cada uno con un cañón, cien marineros y docena y media de caballos, Hernán Cortés, parte sin siquiera esperar a tener la aprobación de la corona española, aduciendo de que solo se trataba de una expedición exploratoria y mercantil.

Hernán arriba a una isla de nombre Cozumel, cerca de Yucatán, donde se entera de que tenían prisionero a un coterráneo desde hacía varios años, llamado Jerónimo de Aguilar, quien en lo sucesivo le sirvió de intérprete, ya que por los años que tenía en esas tierras, conocía bien la lengua nativa y las costumbres de sus habitantes.

Publicidad de Google AdSense

Tabasco

Hernán Cortés comienza su conquista por Tabasco, como resultó vencedor, se apoderó de una india, hija de un cacique, llamada Malinche a quien Cortez, profundamente cautivado por su belleza natural la bautizara con el nombre de Doña Marina y la convirtió en su consejera y compañera íntima. Cuenta la historia que llegó a contraer nupcias con ella por las leyes indígenas (no válidas para la corona española).

Doña Marina, le fue de gran utilidad en todo lo de la conquista de México. No sólo para desahogarse en los momentos difíciles como guerrero, sino que además sus consejos siempre fueron fieles al hombre que amaba y a quien acompañó hasta su muerte, brindándole sus valiosos cuidados cuando éste fue herido en varias ocasiones.

Cortés y Moctezuma

Cortés fundó una ciudad y la llamó la Villa Rica De la Vera Cruz, es allí donde Moctezuma, lo recibe con valiosos presentes, que comienzan a engrosar de nuevo su mermada fortuna. Se organizó un gran desfile militar para impresionar a los mexicas, y convencerlos de que ellos eran seres superiores.

Hernán Cortés decidió prender fuego a sus naves en señal de que ni él, ni ninguno de sus compañeros de viaje, abandonarían nunca jamás esta tierra. En el año 1519, se dirige a Tenochtitlán, enfrentándose durante la travesía con varias tribus, unas se alearon a él otras lo enfrentaron, tal es el caso de Xicoténcatl, este encuentro le valió muchas pérdidas humanas.

Cortés, toma a Moctezuma como rehén por temor a ser traicionado. Ya que esas tierras eran contentivas de mucho oro.  Sabía que el cacique no iba a doblegarse con facilidad.

Cortés obliga a los nativos abrazar la religión católica y en prueba de ello, hace derribar todos los templos indígenas.

Velázquez ordena una expedición para México con 1500 tripulantes al mando de Pánfilo Narváez. Pero Cortés, ya avisado, le sale al encuentro con solo 350 hombres y logra derrotarlos. Gracias al conocimiento de la zona y de su consejera doña Marina. Esta lo convenció de asociarse con los derrotados haciéndole atractivas ofertas.

Tenochtitlán

Cuando Cortés, regresa a Tenochtitlán triunfante y con un ejército más nutrido que el que tenía cuando salió al encuentro del enemigo, se consigue con que los habitantes se habían sublevado y  lo reciben a pedradas. Le causaron heridas de suma gravedad. Requirió de los cuidados y consejos de doña Marina. Esta lo obligó a tomar descanso por un tiempo mientras le sanaban las múltiples heridas.

Cortés decide huir de Tenochtitlán la noche del 30 de junio de 1520, esta noche se conocerá en la historia como “La noche triste”. Esto no sólo le costaría la pérdida de gran parte de su ejército, sino una nueva quiebra. Sus arcas quedaron reducidas a la nada. Ya que no pudo cargar con todo su oro. Además tuvo que desprenderse de las tierras ya habidas a su favor.

Cuentan que el extremeño lloró amargamente y ni su adorada Malinche (doña Marina) lograba consolarlo. Así y todo, tuvo un nuevo enfrentamiento al paso. Esta vez en el Valle de Otumba, y pese a su desventaja en número de hombres. Logró vencer y se refugió en Tlaxcala, para así curar sus nuevas heridas. Y volver a nutrir su ejército aliándose con los enemigos vencidos.

Continúa su batalla y arrasa en Cuernavaca y Xochimilco. Después de la muerte de Hernán Cortés a consecuencia de las tantas e incurables heridas recibidas. Viene un sabor amargo entre los amerindios, que lo llamaron “Malinchismo”. Ya que consideraban que la nativa por amor había traicionado su raza. Sin tomar en cuenta que ella había sido arrancada a la fuerza de su propia tribu. Porque éstos la entregaron como pago al conquistador español.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *