Cultura Anasazi “pueblo comercial por excelencia”

Si deseamos saber la evolución del hombre en América, debemos estudiar a fondo la historia de  las culturas precolombinas de América. Allí conoceremos todas las civilizaciones que se movilizaron a través del tiempo, ubicándose en diferentes territorios. Entre las cuales encontramos la cultura Tolteca, Ulúa, Taína y muchas otras de gran importancia. A esta lista agregaremos una cultura que no puede faltar, hablamos de la Cultura Anasazi.

¿Que es la cultura anasazi?

Cuando hablamos de anasazi, nos referimos a una cultura amerindia que ocupó el área cultural de Oasisamérica. Quienes ocuparon los estados que conocemos en la actualidad como Colorado, Utah, Arizona y Nuevo México. Dicha zona fue conocida como la región de las cuatro esquinas, denominación dada al estar compuesta por 4 sectores diferentes.  De acuerdo con los historiadores, esta cultura evolucionó de los cesteros de la tradición del desierto.

De donde proviene su nombre

A pesar que los historiadores han descubierto evidencia arqueológica de la existencia de la cultura anasazi, desconocen cómo se llamaron a sí mismos. Los estudios indican que el nombre anasazi fue impuesto por la cultura Navajo, ya que esta palabra proviene de dicha etnia. La cual significa “antiguos enemigos” o simplemente “los antiguos”. Lo que nos lleva a la conclusión que la relación entre ambas civilizaciones no era para nada amistosa.

Así que no estuvieron relacionados de forma étnica, sin embargo existe una relación étnica un poco más estrecha con otras tribus. Hablamos de los indios pueblo, designando el nombre a aquellas civilizaciones que poseían arquitecturas en forma de pequeños pueblos. Incluso, se puede pensar que ellos son descendientes de los Anasazi, los cuales desaparecieron misteriosamente al igual que los mogollones.

Desarrollo histórico de la cultura anasazi

Los hallazgos arqueológicos son el único hecho que da fe de la existencia de la cultura anasazi. Sin embargo, los investigadores parten de allí para establecer una línea de tiempo que permita saber cómo fue su desarrollo. El cual comenzó con la aparición de los cesteros en el siglo IV, quienes se supone fueron sucedidos por la cultura anasazi. Aparecieron en el siglo VIII, analizando los hechos, no es más que la evolución del hombre  en cuanto a las necesidades.  

Podría ser que las condiciones del ambiente los llevaron a desarrollar nuevas habilidades, generando una nueva cultura. Por lo que el desarrollo de la agricultura trajo como consecuencia la aparición de una nueva cultura, conocida como pueblos. Con ellos surge la necesidad de crear viviendas pequeñas de ladrillos en los acantilados, allí cultivaron algodón.

Acto seguido, comienzan con grandes construcciones y el apogeo del comercio de sus adornos. Situación que duró hasta el año 1300, año en el que deciden refugiarse en el valle de Río Grande. Desapareciendo totalmente antes de la llegada de los conquistadores españoles, sin embargo, la cultura anasazi no se ha perdido del todo. Pues, en la actualidad posee descendientes, los cuales  son los hopi y los zuñi.

¿Donde vivía la cultura anasazi?

Las casas de los anasazi fueron variando con el tiempo, durante el primer periodo eran casas-pozo muy primitivas, y solo cabía una familia. Su techo consistía en ramas y tierra, que tenía un fogón en el medio; este modelo no duró mucho, debido al crecimiento de la población, por lo que se agruparon en aldeas. Pero esta vez ubicándose en las mesetas de Cañón Chaco, justo dentro de las paredes. Los que por lo general se encontraban debajo de enormes acantilados, ubicación que los protegía de diferentes formas en cada estación del año.

También tenían casas hechas de adobe, ladrillo, piedras, las cuales adornaban con arcilla o alguna pintura decorativa. Mientras que el techo era construido con arcilla, ramas y troncos, modelos que inicialmente tenían una sola planta. Con el tiempo agregaron otros pisos, usando la planta baja para almacenar alimentos. Mientras que sus actividades diarias las realizaban en la terraza, en otras palabras la planta alta de la casa.

Vestimenta de la cultura anasazi

Su vestimenta dependería de la estación climática que enfrenta la tribu. Por lo que para la época de invierno confeccionaban trajes de fibra de yuca envueltas en el pelaje de conejo. En caso de no poseer este animal, era sustituido por plumas de pavo. Confeccionaban taparrabos, frazadas y delantales, hechos con cueros de animal. Los tejidos de mayor envergadura como: túnicas, faldas y camisas se confeccionaban en los kiva, 

Otros artículos que confeccionaron fueron los cinturones con fibra vegetal, pelo humano y animal. Además de desarrollar su propio calzado, el que era también comercializado. Como es el caso de las sandalias que se confeccionaban con fibras trenzadas y entretejidas de yuca. Poniendo a la disposición de todos, diferentes modelos. 

Fuentes de alimentación

Dicha civilización era sedentaria, y su subsistencia estaba basada en la agricultura. Sus cultivos estaban en  campos muy cercanos a sus casas, siendo los principales productos: maíz, calabazas, tabacos y alubias. Para llevar a cabo la plantación de sus cultivos, disponían de implementos de trabajos construidos netamente de madera y piedras. Toda plantación necesita de un sistema de riego, por lo que tuvieron que desarrollar técnicas de irrigación.

Esto les ayudaría a evitar perder sus plantaciones por falta de agua, la que sabían aprovechar extrayéndola de los ríos y de la lluvia. Solían almacenar una porción de los productos que cultivaban, con el fin de tener provisiones en épocas duras. Todo lo hacían a través de cestas, jarras, y todo tipo de implementos con tapa. Continuaron practicando la caza y la recolección, de forma que obtenían alimentos alternos a su producción agrícola.

Entre los alimentos que recolectaban estaban: bayas, frutos salvajes, higos chumbos y piñones. Todos ellos formaban parte de su alimentación diaria, al igual que los bisontes, venados, antílopes, conejos, ardillas y pájaros

Actividades económicas

La cultura anasazi avanzó mucho en lo que al comercio se refiere, tanto que llegaron a tener un gran centro de comercio, conocido como Pueblo Bonito. Este estaba ubicado en Cañón Chaco, siendo el centro de todas sus transacciones comerciales. Como desconocían el sistema monetario sus transacciones se basaron en el intercambio. Allí ofrecían sus cestas, canastas de mimbre, cerámica, alfarería, herramientas, armas de piedra, hilos y objetos para tejer algodón.

El intercambio propiamente dicho pudo haber sido concretado con muchas de las poblaciones cercanas. Entre las cuales podemos mencionar: mogollón y hohokam, siendo ellos al parecer muy cercanos. Pues los científicos decidieron agruparlos en una sola categoría por la similitud en el modo de vida.

Artesanía

Los hombres estaban a cargo de esta actividad, pues tejían mantas y camisas a base de algodón. También usaban cuero y otras fibras vegetales para elaborar sus trajes, que combinaron con otros ornamentos. Algunos de ellos algo simples, como lo son: collares, pendientes, brazaletes, conchas, peines de madera, entre otros. Otros sus productos provenían de la alfarería y la cerámica, como es el caso de urnas, cantos, jarras, cucharas y cantaros.

Eran productores de sus propios implementos de cultivo y armas de defensa. Entre los que podemos mencionar: puntas de flechas, mazas, cuchillos, punzones para trabajar el cuero y hachas.

Creencias religiosas

Los diferentes investigadores basaron las creencias religiosas de esta civilización en sus petroglifos. Los cuales se encontraron en los acantilados del desierto norteamericano en gres. Donde representaban su actividad de caza a través de dibujos, incluían mapas bastante rústicos para indicar lugares importantes. Así mismo dejaban ver dibujos de cereales, lo que simbolizaba una buena cosecha. También mostraban el valor de la familia en sus petroglifos, mostrando un grupo de humanos.

Hacían uso de  altares de acuerdo con la información establecida en sus dibujos. Lo que puede ser confirmado en los lugares arqueológicos, pues aún se conservan algunos de ellos. Allí adoraban al dios kokopelli y las kachinas, estos últimos considerados espíritus invisibles.  Practicaban ceremonias donde pedían la protección de la comunidad a los espíritus. Durante sus rituales hacían ofrecimiento de animales a los espíritus.

Poseían habitaciones construidas en el suelo, que llevan por nombre kivas. Este lugar se usaba para la práctica de cultos y para la realización de reuniones del consejo. En ellas llevaban a cabo fiestas religiosas relacionadas con el ciclo agrícola, donde solo los hombres asistían.

Organización social

El sistema utilizado por la cultura anasazi era matriarcal y matrilineal. Esto quiere decir que el hombre se muda a la casa de su suegra, y las mujeres son dueñas del patrimonio. Así que su marido debía integrar el clan de la esposa, quien podía divorciarse cuando lo quisiera. Sin embargo, los arqueólogos no confirman el hecho de que esta cultura viviese a base de clanes. Ellos piensan que solo se organizaron de forma igualitaria, sin jerarquizar su sociedad.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *