Cultura Nonoalca

Estudios arqueológicos demuestran de manera fehaciente que las culturas americanas son incontables. Cada una de ellas tiene su valor, y han realizado un aporte importante al desarrollo socio-cultural del hombre. Como es el caso de la cultura Nonoalca, civilización  que logró fusionar sus habilidades con las de otras culturas. Produciendo un avance de tipo arquitectónico y religioso que los llevó a otro nivel.

¿Quién fue la cultura Nonoalca?

Fueron un grupo étnico que colaboró en la creación de la cultura Tolteca, aportando a dicha civilización parte de sus creencias y prácticas culturales. El término nonoalca hace referencia a aquellos que hablan mal el náhuatl, y significa “donde el lenguaje cambia”. La unión con otras etnias surge a raíz del éxodo migratorio sufrido para la época.

Ubicación de la cultura Nonoalca

Al inicio eran parte de un asentamiento ubicado en el centro de Veracruz, pero más tarde debido a la invasión Olmeca debieron migrar. Se toparon con los teotihuacanos expulsados de Cholula, todos ellos emprendieron un viaje conjunto, haciéndose llamar Pipil. Llegaron a ocupar la región Chiapaneca del Soconusco, donde permanecieron por un tiempo. Luego inician una nueva movilización que los llevaría a Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua. Al ser una población sedentaria deciden hacer otro viaje, es cuando llegan a Tula y se hacen conocer con el nombre de Nonoalca.

Origen de la cultura Nonoalca

Los habitantes de la cultura Nonoalca tuvieron que migrar de la región Huasteca, aunque también se presume que llegaban o habitaban el valle de México. Haciendo grandes recorridos en busca de áreas donde asentarse, se toparon con diferentes grupos étnicos de habla náhuatl. De igual forma se encontraron con teotihuacanos, quienes también abandonaron sus tierras. Hechos que indican que hubo entre ellos un intercambio de saberes o de ayuda mutua.

Después de esto pasaron por Tulancingo, lugar donde esparcieron su conocimiento en construcción y religión. Enseñando a los habitantes del sector como construir templos de piedra y además aprovecharon de introducir el culto a la Serpiente Emplumada. Después de esto llegan a la ciudad de Tula, donde son bien recibidos por el monarca tolteca que comandaba en el momento. Tanto toltecas-chichimecas como nonoalcas rendían culto a la Serpiente Emplumada. Por lo que las creencias religiosas dieron inicio a la inclusión de los Nonoalca en la cultura Tolteca-chichimeca.

Una vez que se establece como tal la ciudad de Tula, los Nonoalca son incluidos como parte de la población de la misma. El propio Topilzin se encargó de llevarlos al espacio para que aportaran sus conocimientos en construcción. Con esto podemos concluir que el gran apogeo de la ciudad de Tula en cuanto a edificación se debió a los Nonoalca. Personajes que tenían entre sus habitantes un grupo de arquitectos, artesanos, escultores, albañiles y pintores. Además de alfareros, carpinteros, hilanderos, tejedores, lapidarios, sabios y curanderos.

Todos ellos hicieron florecer la ciudad en el nivel más alto, así que las aspiraciones culturales de los toltecas estaban cubiertas.  La información anterior nos permite discernir que los Nonoalca fueron una civilización que formo parte de la cultura Tolteca-chichimeca, dando resultado los Nonoalca-Chichimeca.

¿Quién fue Topiltzin?

La ciudad de Tula era regida o comandada por un monarca, el cual llevaba el nombre de Topiltzin. De acuerdo con los investigadores esta era un monarca excepcional, quien  era considerado sabio entre los habitantes. Además rendía culto a Quetzalcóatl y repudia el sacrificio humano, lo que lo puso en graves problemas con sus súbditos. Puesto que este pensamiento iba en contra de las creencias religiosas de la civilización. De manera que muchos de los ciudadanos comenzaron a buscar la manera de hacerle ver mal ante los otros.

Acciones que irían directo a su punto más débil, hablamos de la castidad. Una característica que el monarca debía mantener en su calidad de sacerdote. Cualidad que perdió al emborracharse, acciones que fueron realizadas a través de un engaño. Dándole a beber una supuesta  bebida medicinal, que a la final termino por ser otro tipo de sustancia. Con esto deja de ser sacerdote, pero mantuvo su puesto de monarca, al menos por un tiempo.

Después de cierto periodo no tuvo más remedio que abandonar la monarquía, así que se exilió en el año 987 en la Península de Yucatán. Al irse dejó la promesa que volvería en 1 año, tiempo que coincidió con la llegada de los conquistadores españoles. Específicamente Hernán Cortés, el cual fue confundido con un enviado de Topiltzin.

¿Qué pueblos integraron la cultura Nonoalca?

Antes de formar parte de la cultura Tolteca-chichimeca, el pueblo Nonoalca estaba formado por diversas líneas culturales, entre las cuales podemos mencionar:

Caxcanes

Fueron conquistadores por excelencia, lo que los ayudo a fundar pueblos como Ameca y Tuitlán. De acuerdo con los investigadores, estos son descendientes de las siete tribus que salieron de Aztlán. Se organizaron en aldeas, donde existía una aldea mayor, la cual tenía diferentes barrios que dependían de esta. Llegaron a ser sedentarios gracias al contacto con otras etnias, hablamos de los otomíes.

Guachichiles

Se ubicaron en el Tunal Grande, lugar donde tenían sus asentamientos y se alimentaban de lo que obtenían del espacio. El termino Guchichil significa cabezas pintadas de rojo, nombre que recibieron al pintar sus cuerpos y cabezas de rojo. Al mismo tiempo colocaban plumas del mismo color en sus cabezas. Este sector era considerado uno de los más agresivos, pues llegaban al canibalismo durante los enfrentamientos con otras etnias.

Guamares

Se ubicaron en la región de Guanajuato, considerados aguerridos, traidores y destructores por sus contrincantes.

Pames y Chichimecas Jonaces

Al estar ubicados cerca de la ciudad de México eran uno de los más pacíficos. Sus creencias religiosas y organización social fueron influenciadas por los otomíes.  Realizaban culto de ídolos, ofrendas de papel, ceremonias de plantación y cosecha. Durante las ceremonias un jefe debía cortar sus piernas y rociar los cultivos con sangre. De acuerdo con el investigador Gonzalo de las Casas, la palabra pame significa “no”, término muy usado por esta etnia. Así que decidieron denominarlo con ella.

Tecuexes

Estos se localizaron al este de la actual Guadalajara, estableciéndose al margen de los ríos, tornándose en seres sedentarios. Su ubicación les permitió el cultivo de calabaza, frijol, maíz y semilla de chia, además eran artesanos, carpinteros, canteros y petateros.

Los Zacatecos

Se establecieron desde Zacatecas hasta Durango, se caracterizaban por andar desnudos, solo usaban medias calzas de perro. Las cuales eran usadas desde la rodilla al tobillo, con esto se protegían de la dura vegetación que reinaba en el espacio. Eran guerreros por excelencia, el uso de las flechas era su especialidad, ya que nunca fallaban. Algunos investigadores consideran que su lenguaje guarda relación con la familia lingüística uto-azteca.

Cocas

En tiempos remotos se ubicaron en los alrededores del Lago de Chapala, su mayor virtud fue usar diestramente el arte de la pintura. Fundaron los pueblos de Chapala, Mezcala y Cocula, fueron considerados un pueblo menor al no representar problema para los conquistadores.

Organización social de la cultura Nonoalca

De todos los pueblos que integraron la cultura Nonoalca, solo los tecuexes, caxcanes, pames y guamares se convirtieron en sedentarios. Desarrollando la agricultura e implementando diferentes técnicas. Los investigadores presumen que el avance en el sector agrícola se generó por el contacto con sus vecinos los otomíes. Al principio subsistieron de la recolección de frutas, vegetales y tunas con que fabricaban algo parecido a un licor. También consumieron dátiles, semillas, raíces y el mezquite, con este hacían una especie de pan.

Luego introdujeron la agricultura, la que practicaban haciendo corte de árboles, roza,  siembra y desyerbe. Proceso que llevaron a cabo usando diferentes utensilios como: hachas y coas de metal y pedernal. Esta última una piedra de sílice, la cual si se rompe puede cortar agudamente. Otro medio de subsistencia usado por la cultura Nonoalca fue la caza de conejos, ranas y peces. Todo lo producido era comercial, actividad realizada mediante el trueque.

El proceso de intercambio generalmente se dio con los otomíes, quienes entregaban armas por productos agrícolas. También canjeaban utensilios domésticos, de caza, artesanías y alfarería.

Aspecto militar de la cultura Nonoalca

Para los habitantes de la cultura Nonoalca era imprescindible realizar una ceremonia antes de llevar a cabo una guerra. Así que hacían oraciones, danzas y bailes, donde la más conocida fue la danza de guerra llamada el Mitote. En ella todos los guerreros entrelazaban sus brazos, y al mismo tiempo giraban alrededor de una hoguera. Durante esta práctica consumían peyote mientras bailaban al ritmo de los tambores. Su instrumento de guerra eran arcos y flechas, los cuales sabían usar perfectamente.

Las flechas por su parte eran de roca volcánica en la punta, también usaron otro tipo de armamento. Como es el caso de hachas, cuchillos, jabalinas y macanas, que usaban en las guerras con el cuerpo desnudo y pintado de colores.

Organización política de la cultura Nonoalca

Su tipo de gobierno era el cacicazgo, aquí solo mandaba el jefe civil máximo y supremo sacerdote. Título que ostentaba  el gobernante, quien era encargado de dictaminar leyes sencillas y vivía en la casa grande. Después del jefe estaban los caudillos, encargados de dirigir cierto número de hombres. Los cuales podían optar al cargo de caudillo sólo a través del asesinato o el desafío. Solían desplazarse en cuadrillas, por otro lado no poseían ni reyes ni señores simplemente jefes grandes.

Vestimenta

Por lo general los integrantes de la cultura Nonoalca solían participar desnudos en las guerras, pero en otras circunstancias no lo estaban. Los hombres cubrían sus partes íntimas con ramas, mientras que las mujeres lo hacían con pieles de animales. Entre los cuales destacan la piel de ardilla, coyote y venado, usado solo de la cintura a la rodilla. Los caciques por su parte se colocaban en su espalda una manta de pellejo de gato con plumas.

La mujer del cacique usaba una camisa de los mismos pellejos, y el resto de las féminas usaban un faldellín hecho también de pellejos. Todos los habitantes de la cultura se dejaban crecer el cabello hasta la cintura, el que era pintado algunas veces de rojo. Por lo general esto lo hacían cuando entraban en guerra, usando diseños de sapos, víboras, coyotes y otros tipos de animales. Tenían la creencia que dichos dibujos los protegerían a la hora de la lucha.

Unos de los accesorios más usados por hombres y mujeres eran aretes, collares y orejeras hechas de huesos. En cuanto a su aspecto físico se dice que eran robustos, fuertes y lampiños, además de ser muy ligeros.

Sociedad de la cultura Nonoalca

Practicaron el matrimonio de dos maneras, utilizando la poligamia y la monogamia, usando como un tratado de paz entre los pueblos en discordia. Los que se atrevían a cometer adulterio eran asesinados junto con su mujer, muerte que venía dada a través de las flechas. Por otra parte, si la mujer estaba próxima a dar a luz, el marido debía atenderla. Dándole calores con fuego en la espalda, una vez que nacía el niño era metido en un huacalejo.

El hombre se encargaba de la agricultura, la caza, guerra y artesanías y la mujer recolectaba frutos, semillas y el almacenamiento del agua. Los niños se divertían aprendiendo el arte del arco y la flecha, también jugaban a la pelota y un juego de frijoles y canillas.

Religión de la cultura Nonoalca

La cultura Nonoalca rindió culto al sol y la luna, practicando su religión en centros religiosos dirigidos por sacerdotes, brujos o hechiceros. Tenían por costumbre quemar a sus muertos y  guardaban las cenizas. Otra práctica recurrente era el entierro, en los que dejaban ofrendas con alimentos y figurillas. Sus danzas religiosas estaban íntimamente relacionadas con la guerra y la agricultura. Donde solían usar las bebidas alcohólicas de manera frecuente y el peyote tampoco debía faltar.

Arte de la cultura Nonoalca

El toque artístico de los Nonoalca fue expresado a través de estatuas y relieves murales, siendo representado en su arquitectura. Los cuales también ligaron a la religión, dejando ver a los dioses en esculturas de piedra, cerámica, pinturas y trabajos de artesanía.

Conclusión

De acuerdo con la información suministrada por los historiadores, podemos concluir que la cultura Nonoalca paso por diferentes procesos evolutivos. Los pueblos más civilizados entraron en contacto con otras culturas, los cuales les permitieron avanzar. Al ser un pueblo nómada se toparon con diferentes etnias, por lo que tuvieron un idioma rico en diferentes lenguas. Después de recorrer tantos lugares llegaron hasta la zona tolteca chichimeca, lugar donde se asentaron, permanecieron y compartieron sus conocimientos.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *