Cultura Pipil “gran civilización indígena”

La presencia del hombre en el mundo data de hace millones de años, las investigaciones han dado a conocer estos hechos. Sacando a la luz las primeras civilizaciones indígenas, entre las cuales podemos mencionar la cultura Nazca, Yanomami y Mogollón. De las cuales se puede aprender mucho en cuanto a la procedencia del desarrollo cultural y tecnológico que ha obtenido el hombre en estos tiempos. Algunos de sus aportes se han conseguido de la cultura Pipil, la cual estudiaremos a continuación.

Ubicación de la cultura Pipil

Cuando hablamos de la cultura Pipil es inevitable recordar los pueblos indígenas Nahuas, los cuales dominan el idioma Náhuatl. Estos estuvieron ubicados en la parte central y occidental de El Salvador, después de realizar una migración desde México, llegando aquel lugar en el siglo X. d. C.

Análisis del término Pipil

Son muchos los significados que pueden surgir de la palabra Pipil. Puesto que es un término náhuatl que proviene de Pipitzin, cuyo significado es señor, noble o príncipe. En otras traducciones deriva de la palabra Pipitoton, significando la misma niño, muchacho u hombrecito. Sin embargo el nombre fue concedido por los tlaxcaltecas a los Nahuas, pertenecientes a El Salvador y México respectivamente. Existen muchas críticas sobre la forma en que era hablado el idioma en esa cultura.

Historia de la cultura Pipil

Los estudios concluyen que algunas poblaciones emigraron hacia el Soconusco en el 800 d.C. movilizaciones que dieron origen a la cultura Pipil. Mientras se desarrollaba la misma, se da el surgimiento de otra cultura Nonoalca, que estuvo influenciada por los Tolteca. Después que logra afianzarse, fueron emigrando  hacia regiones como Nicaragua, Guatemala, El Salvador y Honduras.

Publicidad de Google AdSense

Los Pipiles fueron fundadores del actual departamento de Escuintla, denominado en el pasado Isquintepeque. Para aquellos tiempos recibieron la influencia de poblaciones maya como: cakchiqueles, quíches y zutujiles. En su paso por Honduras permanecieron en los valles de Comayagua, Olancho, Aguan, ubicados en Choluteca. Una vez allí recibieron influencia de los Mayas-Chortís, y finalmente  formaron parte de una población importante.  Refiriéndonos a aquellos habitantes que se extendieron desde el río Paz hasta el río Lempa.

La colonización española de la cultura pipil vino dada entre los años 1528 y 1530, haciendo que las poblaciones de Nicaragua, Honduras y Guatemala desaparecieran. Sin embargo, no fue hasta el siglo XX que la lengua Pipil sobrevivió en ElSalvador, lo que permitió la formación  del centro político y cultural de Cuscatlán, en la ciudad de San Salvador.

Proceso de migración de la cultura Pipil

Los científicos presumen que la civilización Pipil se desarrolló a partir del colapso de Tala. Este era un grupo que habitó la capital Tolteca, Tula, donde tuvo lugar una terrible guerra civil. La  que fue realizada con la finalidad de tomar el trono de Tula, y que dejo gran cantidad de muertos. Dichas acciones fueron protagonizadas por el grupo antes mencionado, resultando vencidos por su oponente. Lo que trajo como consecuencia el abandono de ciudad, dirigiéndose así a Centroamérica. 

Los conquistadores españoles y la cultura Pipil

Para el año de 1525, los conquistadores españoles iniciaron la invasión a la región de los pipiles. Acciones militares encabezadas por Pedro de Alvarado, un teniente bajo las órdenes de Hernán Cortés. Estos en conjunto con aliados maya masacraron a los miembros de la cultura Pipil. Los cuales contaron con la dirección de un cacique llamado Atlacatl, y su hijo Atonal. Ambos enfrentaron a los españoles durante la famosa batalla de Acajutla, donde fueron derrotados, por lo que huyeron  a las montañas.

Publicidad de Google AdSense

Posteriormente, en el año 1528 se da un segundo enfrentamiento, siendo los pipiles derrotados en su totalidad. Para luego formar parte de la corona española en calidad de vasallos, perdiendo su autonomía como pipiles.

La cultura Pipil explotada

Uno de los objetivos principales de la corona española era la búsqueda de metales preciosos alrededor del mundo, con el fin de enriquecerse. Pero como El Salvador no tenía este tipo de riquezas, opto por someter a los pipiles en el trabajo agrícola. Sector en el que estos eran muy hábiles y expertos, pues era su medio de subsistencia. Fue entonces que comenzaron a entregar tierras e indios a los señores españoles. Quienes debían pagar a la corona tributos comerciales a través de productos, siendo el cacao el más importante para la época.

Después que el exceso de explotación de los suelos pusiese  fin a la producción del cacao, la producción ganadera se convierte en la sensación del momento. Para el año de 1580, esta actividad fue la más practicada en las provincias de Izalco y Cuscatlan.

Levantamiento indígena

Los pipiles estaban acostumbrados a vivir libres, por lo que no aceptaron la opresión española. De modo que realizaron diferentes revueltas para demostrar su descontento con el gobierno. Una  de las revueltas más graves sucedió en el año 1932, con el fin de terminar con la alineación de las tierras comunales, iniciada en 1881. Este acontecimiento tuvo lugar en Izalco, donde todos los campesinos se organizaron. El resultado de ello fue bastante lamentable, ya que muchos de esos indios fueron fusilados por el gobierno.

Las ordenes de dichos asesinatos fueron dadas por el general Maximiliano Hernández, quien mando eliminar a todo aquel personaje que fuese indio. Los acontecimientos son conocidos hoy en día como “La Matanza”, hechos que los salvadoreños aun no olvidan.

Uso del idioma de la cultura Pipil

Muchos son los autores que han investigado la relación del idioma náhuat y otras variedades lingüísticas. Demostrando que la lengua de la cultura Pipil está íntimamente relacionada con el náhuatl hablado en México por los toltecas. Sin embargo, Campbell realizó una investigación en 1985, que lo llevó a considerar que el nahuat era un idioma desligado del náhuatl. Por presentar disminución en algunos sonidos, que a la larga no dejan ver mayor diferenciación entre ellos.

Con el paso de los años, han surgido otras investigaciones, donde se cataloga al Pipil como un dialecto nahua de la periferia oriental. Clasificando este de la siguiente manera: Tacuba, nahuizalco, izalco, teotepeque, etc, todos ellos parte de los dialectos centrales. En la actualidad, el nahuat ha reducido  su uso en frases sostenidas, siendo predominantes en el departamento de Sonsonate y Ahuachapan.

De acuerdo con investigaciones, la mayor cantidad de hablantes nahuat se encuentran ubicados en Cuisnahuat y Santo Domino de Guzmán.  Hasta la fecha no se tiene una estadística exacta de los nativos de otras áreas, ya que los mismos no desean ser identificados.

Organización social

La sociedad Pipil estaba basada en la democracia, sin embargo hacían uso de la esclavitud en menor grado. La cual era denominada vasallaje, y no era para nada parecida a la esclavitud que conocemos. Pues a pesar de todo, las tribus tenían derechos, entre los cuales figuraba el derecho a tener una porción de tierra. Además de poseer una vivienda, esposa y bienes inmobiliarios, teniendo la libertad de decidir sobre su propia familia.

Los estratos sociales en la cultura Pipil iniciaron con la nobleza, integrada por personas con cargos importantes, sacerdotes y guerreros. Después seguían los artesanos y comerciantes, para finalmente encontrar en el nivel más bajo a los plebeyos. Pese a la diferenciación social, los pipiles guardaban respeto a las figuras de autoridad, como es el caso de los caciques. El cual estaba encargado de mantener en orden a su pueblo.

Creían en el matrimonio, más lo veían como un contrato con igualdad de condiciones. Donde ambos obtendrían los mismos beneficios, este era realizado con un contrato civil y un acto religioso. El matrimonio debía durar para toda la vida, así que el adulterio no estaba permitido. Si alguno llegase a incurrir en esta falta era castigado con la muerte. Sanciones decididas por aquel que poseía el cargo más importante dentro de la población.

Organización política pipil

En lo que a política se refiere, la máxima autoridad estaba bajo la responsabilidad del Jefe de los hombres. Existían gobernantes de las provincias principales y las provincias tributarias, todos ellos considerados la mayor autoridad en dichos lugares. También existió la figura de jefe principal del ejército, cargo que solo podía ostentar el príncipe.

Estructura económica

La base de la economía Pipil se basó en las actividades practicadas por esta cultura, entre las cuales tenemos: caza, pesca, agricultura y tejidos. Los cultivos más importantes de la época fueron tomates, cacahuates, aguacates, amaranto, cacao y algodón. Estos dos últimos considerados los productos más importantes a nivel de comercio. De la caza y la pesca se obtenía tanto alimento como materia prima, los que también eran comercializados.

Los principales animales de caza eran ciervos, conejos, tapires y pecaríes, que aportaban su piel, plumas y huesos para la elaboración de otros productos.  Los peces era un alimento que abundaba en la zona, debido a la cantidad de ríos y lagos en los alrededores. Los que atrapaban mediante redes, logrando al final colocarlos al sol, obteniendo pescado seco. Otro punto a favor del comercio Pipil fue la elaboración de tejidos, aquí era donde las mujeres daban su aporte.

Ellas tejían e hilaban telas de algodón para obtener una gran variedad de prendas, las que a su vez pintaban con plantas y minerales. Una de las plantas más usada fue el índigo, de allí obtuvieron el color azul. Mientras que el rojo lo sacaron de los cuerpos de los piojos de la madera, dando vida al pálido algodón. Los artículos de algodón eran más comerciales que cualquier otro producto, lo mismo sucedió con el cacao. Pues era material exclusivo del área de Izalco, producto altamente buscado en el sector comercial.

Creencias religiosas

La religión de la cultura Pipil constaba de sacerdotes que vivían en templos y usaban trajes especiales que los diferenciaban de la nobleza. Eran los encargados de realizar rituales, ceremonias, además de ser intermediarios entre los dioses y la gente. Sus dioses fueron: la Serpiente Emplumada, el Dios de la Lluvia, el Dios de la Muerte, Nuestro Señor el Despellejado y el Dios de Nueva Primavera.

Uno de sus rituales se centró en los sacrificios humanos, el cual se dividió en dos partes. El primero fue el auto-sacrificio, realizado con la intención de obtener ofrendas de sangre para los dioses. El segundo estaba relacionado con la ejecución de víctimas humanas,  las que por lo general eran prisioneros de guerra. En este caso en específico, un sacerdote designado se encargaba de ejecutar al implicado.

Principales leyendas pipiles

Entre ellas mencionaremos las más relevantes:

  1. La historia de Quetzalcoatl: fundador de las ciudades, Dios principal y elemneto importante en la cultura Pipil.
  2. Muchachos de la lluvia: ayudantes del dios Tláloc la o Dios de la Lluvia, a quien debían respeto por influir en la agricultura.
  3. El Sol y la Luna: la luna influía en el sexo de los recién nacidos, así que tenía poder durante los partos. El sol por su parte gobernaba el tiempo y era un gran benefactor.
Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *