Departamento de Ahuachapán

El departamento de Ahuachapán es uno de los 14 que conforman la República de El Salvador. Su cabecera departamental es precisamente la ciudad de Ahuachapán, la cual se ubica aproximadamente a unos 100 kilómetros de la capital del país, la ciudad de San Salvador. Su ubicación geográfica lo posiciona como el departamento que se encuentra más al occidente de este país de Centroamérica.

Este departamento cuenta con una extensión territorial de 1.239,60 kilómetros cuadrados. Este lugar se caracteriza por ser una región fronteriza, colindando por el Este y el Noreste con la República de Guatemala, específicamente con su departamento de Jutiapa.  Por el lado Norte limita con el departamento salvadoreño de Santa Ana. Así mismo, colinda con el departamento de Sonsonate por el Oeste. Finalmente,  en su extremo Sur limita con el Océano Pacífico.

Historia del departamento de Ahuachapán

Primero que todo, se debe saber que el nombre de este departamento es el resultado de lo que se conoce como un topónimo. En este sentido, tenemos que proviene de los vocablos en lengua náhuatl –ahua, que significa encino o roble, –cha, que significa casa o morada y –pan, que significa sitio o lugar. Por esta razón se puede traducir como “el lugar de las casas de roble”.

El mismo se fundó mientras se daba la administración del presidente Doctor Francisco Dueñas, con lo cual se procedió a su creación por medio decreto legislativo que entró en vigencia el 9 de febrero del año 1869.

Siendo su cabecera departamental la ciudad de Ahuachapán, el departamento está divido en dos grandes partidos o distritos. Estos son el distrito de Ahuachapán  y el distrito de Atiquizaya. De los cuales el primero fue fundó por a leyes del 4 de julio de 1832, mientras que el segundo fue instituido por una ley el 26 de febrero de 1869.

Como toda región salvadoreña, en su historia ha quedado grabada la vida de algunos de sus personajes más importantes y representativos. Entre éstos podemos mencionar a: Alfredo Espino, Arturo Romero, y el General Francisco Menéndez.

Edgardo Alfredo Espino Najarro

Nació en el departamento de Ahuachapán el 8 de enero del año 1900. Su pasión por las letras y el arte fue inculcada desde el seno de su hogar, teniendo como padres al Señor Alfonso Espino y la señora Enriqueta Najarro de Espino, los cuales se desempeñaron ambos como profesores y poetas.

Alfredo Espino entró a la Universidad de El Salvador en el año de 1920. Aquí se matriculó en la Facultad de Jurisprudencia y durante toda su vida estudiantil pudo participar en diversas manifestaciones que realizaban los estudiantes para así evitar que se le subiera el precio al pasaje del tranvía. Ya hacia lo que viene siendo el final de su vida se vio sumergido en una serie de frustraciones. Puesto que sus padres no consintieron que se casara con jovencitas.

Esto lo llevó a un desequilibrio emocional, por lo que decidió dedicarse a largas jornadas de bohemia en diferentes bares de la ciudad de San Salvador. Finalmente, muere en el año de 1928, a tempranas horas de la madrugada del 24 de mayo de este año.

Arturo Romero

Es uno de los personajes más importantes en el área de la medicina salvadoreña. Tanto así, que se le atribuye ser uno de las personas que fundaron el Colegio de Médico de El Salvador. En honor a esta insigne y ejemplar persona, la cuarta Avenida Sur de Ahuachapán ha sido enaltecida con el nombre de del doctor Arturo Romero.

Así mismo, en un reciente aniversario del Colegio de Médico de El Salvador, se le rindieron una serie de homenajes póstumos, debido a ser uno de los fundadores de esta entidad. En estos actos  que estuvieron acompañados de un desfile por las más importantes calles de la ciudad de Ahuachapán, se le nombró al doctor Arturo Romero como Hijo Meritísimo de Ahuachapán. Así mismo, también se le colocó una ofrenda floral en lo que se conoce como el monumento de os caídos de la Avenida Durán.

Francisco Menéndez Valdivieso

Cuenta la historia que el General Francisco Menéndez Valdivieso nació en la capital del departamento de Ahuachapán un 3 de diciembre de 1830.   Muere en la ciudad de San Salvador un 22 de junio del año de 1890. El mismo se ha inmortalizado en las páginas de la historia de este país por ser un admirable militar y político de El Salvador. Destacando por sobre todas sus hazañas el hecho de haberse desempeñado como presidente de la república en el periodo que abarca los años de 1885 a 1890.

Francisco Menéndez Valdivieso nació bajo el seno de una familia bastante acomodada de la ciudad de Ahuachapán. Se sabe que desde temprana edad fu militante del partido liberal que luchaba porque se diera la unión centroamericana.

Contó con una carrera militar muy prolífera, donde sus comienzos se dieron hacia e año de 1860, ejerciendo el rol de oficial del ejército de El Salvador que se encontraba bajo las órdenes del entonces presidente Gerardo Barrios.

Así mismo, también se sabe que estuvo involucrado en las acciones revolucionarias que terminaron por derrocar al presidente francisco Dueñas en el año de 1871. Ya para e año de 1885, el mencionado General Francisco Menéndez fue el líder de una rebelión que acabó con el gobierno de Zaldivar, el cual se vio obligado a tener que dejar la presidencia de país.

Después de haber sido presidente provisional, el General Francisco Menéndez, es electo como presidente para el periodo de 1887-1891. Sin embargo, ni siquiera pudo terminar dicho mandato, pues fue derrocado por el General Carlos Ezeta el 22 de junio de 1890. El mismo día falleció debido a sufrir un infarto.

Religión y cultura del departamento de Ahuachapán

Primero que nada, se debe saber que este departamento tiene tendencias religiosas bastante marcadas. Donde se podría decir que se manejan dos grandes cánones  o creencias religiosas. Esto  debido que los últimos estudios manifiestan que la fe católica representa un 50% de la población. Mientras que un 42% de la población se identifica con el Protestantismo. Así mismo, tan solo un 3% pertenece a otra religión y un 5% no se incluye en ninguna.

Festival de los farolitos

Una de las más importantes tradiciones de este departamento se lleva a cabo en su cabecera departamental. Se trata del “festival de los farolitos”, una costumbre que tiene más de 150 años celebrándose los días 7 de septiembre de cada año. De hecho, la importancia de esta tradición es tal que desde el mes de agosto del 2014, la Asamblea Legislativa la declaró como “Patrimonio cultural inmaterial de la República de El Salvador”.

Se sabe que el motivo de la celebración de esta costumbre es por el nacimiento la virgen María. La emoción y vivacidad sale a relucir este día, puesto que se iluminan con miles de farolitos muchos lugares de la ciudad de Ahuachapán y también se suelen realizar estos faroles en Concepción de Ataco.

Cerámica Payu

Por el lado de las artesanías tenemos que el departamento de Ahuachapán goza de múltiples creaciones y confecciones que se han vuelto muy típicas de esta región. Un ejemplo de ello son las elaboradas reproducciones hechas en cerámica Payu que se hacen en el cantón San Juan El Espino.

Estas afinas artesanías son un legado del periodo clásico tardío. En donde el artesano las crea a mano emulando el antiguo procedimiento maya llamado “engobes”. En esta técnica se implementan tierras de colores diversos, reflejando una serie de aspectos de los rituales y festividades que conformaban la vida cotidiana de esta civilización.

Concepción de Ataco

Otro ejemplo de la rica cultura de este pueblo. Son todas figuras o imaginerías religiosas que se dan en el municipio de Concepción de Ataco. Así mismo, en este lugar también se especializan en la elaboración de las máscaras que son característicos de los personajes tradicionales. Estas se suelen tallar en caoba, nogal, naranjo y madera de cedro.

Municipio de Apaneca

También en el municipio de Apaneca se suelen confeccionar diferentes artesanías con maderas y ramas que salen de la poda del café. A diferencias de las anteriores artesanías, las de Apaneca poseen un carácter más funcional, por lo cual podremos encontrar todo tipo de repisas, mesas y sillas y algunos muebles rústicos.

Símbolos patrios del departamento de Ahuachapán

Entre los símbolos patrios más importantes de este departamento de El Salvador encontramos a su bandera y su escudo, los cuales procederemos a explicarlos de manera concisa.

Bandera del departamento de Ahuachapán

Una de las características más importante de la bandera de este departamento, es el hecho del gran parecido que guarda con la bandera de El Salvador. En ella podrás ver tres franjas horizontales de igual grosor pero que varían en sus colores, y por lo tanto, en su significación.

En este sentido, tenemos que las franjas superiores e inferiores son de color azul, con lo cual se representa el cielo que cubre esta maravillosa región. Así también, con la franja inferior se representa el Océano Pacífico que colinda en el extremo sur del departamento. Por otro lado, la franja blanca central representa la paz que por la cual han velado todos los habitantes de esta región durante tantos años.

Escudo del departamento de Ahuachapán

Se trata de un escudo que muestra  un diseño semirectangular. Lo primero que se puede ver en el mismo. Son unas inscripciones en la parte superior donde se puede leer “AHUACHAPÁN FEBRERO 22 PRIMER CENTENARIO”. Esto tiene relación directa con el reloj de arena que se puede apreciar un poco más abajo, el cual muestra los años que conmemora dicho centenario, correspondiendo al periodo entre 1862 y 1962.

También, dentro de lo que viene siendo el rectángulo. Se puede observar una especie de libro abierto con una pluma. Lo cual viene a significar la sapiencia de todos los hombres de letras  de este departamento.

Del otro lado, en lo que corresponde al lado derecho superior. Se pueden observar unas ramas de café, reflejando lo que ha sido una de las grandes riquezas y fuente de empleo y progreso de esta región.

Debajo de las ramas de café, en el cuadrante inferior derecho. Se puede observar una representación de la cordillera de Amatapec. Esta funge de frontera natural entre El Salvador y Guatemala. También en este cuadrante, se puede ver representado el Arco de Durán el cual se encuentra en la entrada de la ciudad. Así como también las montañas del cantón El tigre y la laguna del Espino

CIUDAD DE LOS AUSOLES

De otro lado, en el cuadro inferior izquierdo. Se puede observar una ilustración de los ausoles. Estos vienen siendo una de las mayores particularidades y orgullos de este departamento. Así mismo son uno de los fenómenos más interesantes del volcanismo en todo Centroamérica. Por último, en el extremo inferior del escudo se puede leer “CIUDAD DE LOS AUSOLES”.

Economía del departamento de Ahuachapán

La economía es uno de los puntos fuertes de este departamento. Esto debido a que tanto por tierra como por mar  es un elemento estratégico. Sobre todo para la distribución de todo tipo de alimentos y productos a nivel nacional.

Otro factor económico importante de este departamento reside en su agricultura. Donde en las zonas más elevadas se da en buena manera lo que es el cultivo del café. Mientras que en la zonas más bajas, se especializan en el cultivo del algodón. Igualmente, el turismo es uno de los pilares económicos de esta región. Por lo cual, miles de turistas visitan están tierras para conocer sus imponentes montañas y sus hermosas playas. 

Municipios del departamento de Ahuachapán

El departamento de Ahuachapán ha sido dividido en 12 municipios. Entre los cuales destacada el municipio de Ahuachapán por cumplir la función de cabecera departamental. En este sentido tenemos que los 12 municipios que conforman esta región son:

  • Ahuachapán
  • Aáneca
  • Atiquizaya
  • Jujutla
  • Concepción de Ataco
  • San Pedro Puxtla
  • Guaymango
  • San Lorenzo
  • Tacuba
  • San Francisco Menéndez
  • El Refugio
  • Turín
Acerca del autor