La edad de hierro es la última etapa de la prehistoria donde el hombre utiliza este mineral para elaborar herramientas y armas; su desarrollo y evolución se establece en diferentes fechas en  distintas regiones del mundo.  Conjuntamente con el bronce y el cobre, forma parte de lo que se conoce como la edad de los metales.

Cronología de la edad de hierro

Los historiadores han fechado la explotación del hierro a partir de las zonas arqueológicas más antiguas; ubicadas en las siguientes continentes del mundo:

  • África fecha la aparición del hierro entre los años 1.000 y 1.100 d.C.
  • Entre los años 1.100 y 1.200 a.C se trabaja el hierro en las sociedades que integraron Europa (Grecia y Chipre),  Asia (India, China) y Oriente Próximo.
  • Oriente Medio trabajó el hierro entre los años 1.200 y 1.300 a.C.
  • Europa Central desarrolló la edad de hierro entre los años 700 y 800 d.C.
  • Europa del Norte inició los trabajos en hierro entre los años  500 y 600 d.C.

Características de la edad de hierro

Entre las características que se pueden mencionar sobre la edad de los metales, tenemos las siguientes:

  • Descubrimiento del hierro y posterior transformación en diferentes instrumentos.
  • Formo parte de la evolución intelectual del hombre, llevando su sistema de vida a otro nivel.
  • Estimuló el desarrollo del comercio entre regiones de forma marítima y terrestre.
  • Dio origen al crecimiento poblacional de las sociedades.
  • Terminó de afianzar el sedentarismo de las comunidades.
  • Facilitó la construcción de herramientas más fuertes que mejoraron el proceso de cultivo.
  • Permitió el desarrollo militar y posterior conquista de los pueblos a través de las armas.
  • Los diseños de las construcciones pasaron de ser sencillas hasta llegar a castillos, grandes fortificaciones y ciudades.
  • Desarrollo de la tecnología a través de la metalurgia.
  • Adopción de culturas y prácticas religiosas como resultado de la interrelación entre los pueblos.
  • Se desarrolló en diferentes fechas en el mundo entero.

Etapas de la edad de hierro

Entre las etapas que integraron la edad de hierro, encontramos las siguientes:

Hierro Temprano

La edad de hierro temprana hace referencia al momento en que el hombre comienza a trabajar el hierro; utilizándolo en la elaboración de armas, herramientas y ornamentos decorativos gracias a su abundancia. Se identifica de acuerdo a la zona; por ejemplo, en Europa del Norte se le conoce como la Edad del Hierro Pre-Romana, mientras que en Europa Central y del Este se identifica como edad de hierro temprana.

Las diferentes culturas que habitaron el mundo, iniciaron el arte de la fundición en diferentes periodos; es decir, en unas zonas se practicó primero que en otras, ejemplo de ello es Europa del Este, donde se trabajó el hierro entre los años 1000 y 900 a.C.  En cambio, en Europa Central llegó a fundirse el hierro entre los años 800 y 450 a.C; mientras que las civilizaciones del oeste y sur de Europa utilizaron el hierro entre los años 500 y 400 a.C.

Hierro tardío

La edad del hierro, solo supuso la invención de nuevos instrumentos de trabajo a partir del hierro, es decir, avances tecnológicos; muchos de ellos facilitaron el trabajo del hombre en la agricultura, como fueron las azadas y hoces. La invención de la moneda, barcos y la rueda facilitaron el comercio y el transporte de mercancías; mientras que la producción de espadas, cascos y armaduras colaboraron con las invasiones.

Otros inventos importantes fueron el molino de grano usado en la preparación de alimentos como el primer tipo de pan; el horno de piedra también se inventó en esta época, utilizado para elaborar cerámicas, fundir metales y cocinar alimentos. El descubrimiento de este mineral trajo consigo el desarrollo del proceso minero; puesto que tuvieron que buscar las zonas donde se producía, ya que, tenía mayor demanda en el ámbito comercial.

Sociedades de la edad de hierro

Las sociedades de la edad de hierro se fundamentaron en culturas o civilizaciones antiguas de diferentes continentes; entre ellas podemos mencionar a Zhang Zhung, ubicada en Asia Menor en el 500 a.C. Quienes para esa época ya practicaban la escritura a través de petroglifos y la construcción de tumbas verticales; las cuales dejan ver la estratificación social de acuerdo con el estilo de enterramiento y ofrendas.

En las regiones de Europa del este encontramos a la cultura hallstat, perteneciente a los celtas; quienes encontraron el auge político, social y económico entre los años 800 y 600 antes de Cristo. Gracias a la producción de herramientas que permitieron extraer sal en grandes cantidades, usada no solo para mantener la carne; sino que también se comercializaba, por ende, las riquezas fueron en ascenso. Lo que trajo consigo los estratos sociales, determinados por la cantidad de ofrendas e incineraciones; hechas a aquellos que tenían un nivel social alto, a mayor riqueza mayor eran las ofrendas.

Otra civilización que practicó la metalurgia a través de la fundición del hierro fue Villanova, ubicada en Bolonia, Italia; material con el cual construyó urnas para sus entierros, cuyos muertos eran primeramente cremados. También lo utilizaron para elaborar lanzas, flechas, pulseras, collares que ofrecían como ofrenda a sus muertos; al ser dedicados en los enterramientos se les consideró una cultura de ultratumba.  Delegaron sus conocimientos sobre los metales a la cultura etrusca, ubicada en la región toscana.

Quienes desarrollaron una sociedad con fuertes bases económicas basadas en el comercio, la metalurgia y agricultura; en cuanto a lo político construyeron sociedades estados con sus propios gobernadores o reyes, custodiadas por militares. Quienes usaron herramientas de defensa hechas de hierro, el uso de la fuerza permitió conquistar otras ciudades.

En lo que se refiere a la religión, desarrollaron el politeísmo, creando grandes templos y palacios dentro de ciudades fortificadas; construidas con ladrillos, piedras y maderas, cuyos interiores estaban adornados con esculturas, cerámicas, pinturas, cofres, candelabros y espejos.