Educación musical en El Salvador, un reto que nadie quiere tomar

En El Salvador se tratado a duras peneas, de formalizar la educación musical en cualquien nivel, sea este básico, intermedio o superior, pero todo ha sido truncado por diversos motivos.

Educación musical en El Salvador.

Entre los que se encuentran la falta de presupuesto, voluntad o simplemente la falta de visión en las personas -Para no repetir voluntad-.

Es así como en el pasado, espacios como la Escuela Municipal de Música de Santa Tecla, bajo el mandato del entonces edil Oscar Ortiz, fueron cerradas. En la actualidad existen algunas iniciativas de acceso público que no representan una estructura sólida de educación musical, algo como dirían “oficial”, o “avalado por el Ministerio de Educación” como institución de estudios musicales superiores.

Publicidad de Google AdSense

Fundación Ancalmo, Polígono Don Bosco… distintas orquesta privadas que no solo utilizan a jóvenes para ponerlos a tocar sino que los educan. Existen muchas estrellas en este océano que por ningún lugar parece mostrar la orilla a la que todos los que estamos involucrados queremos llegar: educación musical de calidad.

A pesar de esto, de pronto surge la iniciativa de formalizar no la educación musical básica, sino la superior. Con un Centro Nacional de Artes (CENAR) que al menos en lo que respecta a música, deja mucho que desear, (¡ni siquiera está avalado por el MINED!), de dónde van a salir los músicos previamente formados para las distintas ramas como ejecución, investigación o pedagogía? Porque sería una locura pretender que alguien sin ningún conocimiento en música, inicie una carrera de grado y se haga llamar músico al cabo cinco años. ¿Lo admitirán a estudiar una ingeniería si usted solo supiera sumar?

Pero nuestro país es el país de los imposibles y las vueltas fáciles. Así que hay que preguntarse…

¿Quién enseña música realmente en El Salvador? ¿Bajo qué estándares? ¿Quién lo hará, dirigido a quienes y a qué costo, en el futuro? Porque sí, señoras y señores, la música se estudia al igual que cualquier profesión, con licenciaturas, maestrías, doctorados y todo eso. Si el CENAR, que debería ser referente del semillero para el primer intento formal de consolidar la educación superior no lo es, surgen aún más preguntas.

Publicidad de Google AdSense

Para esto a lo largo de distintas publicaciones me daré a la tarea de intentar responder a estas interrogantes de la mano de personas involucradas no solo en los procesos históricos del desarrollo de la educación musical, sino a los actores que hoy tienen en las manos la labor.

Educación musical en El Salvador
Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *