El Caballero Negro

Presentándose de la forma más atractiva posible, no se aparece infringiendo miedo, o pánico, ya que la mayoría se lo imagina como un monstruo.  Así se conoce la antigua leyenda Del Caballero Negro quien astutamente selecciona a su victima para proponerle un trato.

Un dato que diferencia a este espectro del resto (La Ciguanaba, La carreta Bruja, El Cadejo, solo por mencionar algunos es que este se aparecía a sus víctimas luego que lo invocaban.

Historia del caballero negro

En los tiempos remotos, en El Salvador, en la mayoría de las zonas rurales y haciendas nació una historia con un personaje que hacia tratos con los propietarios de las haciendas, fincas o grandes negocios. Muchos vivían advertidos de las consecuencias que traía encontrarse con este ser.

Los que hacen trato con él, desaparecían de repente sin dejar rastro alguno. Al pasar los días de su desaparición era encontrada la víctima en los postreros, muerto y lo más feo de la situación era lo espeluznante de ver el interior del cuerpo escaso de órganos, los cuales habían sido removidos de su lugar.

Al encontrar sus cuerpos en tales condiciones, las personas aseguran que el mismo diablo se había llevado el alma y esa era la prueba de que lo había hecho.

Se cuenta que las personas acostumbradas a la buena vida y la buena racha en los negocios y el dinero eran los que caigan en las garras de este espectro. Ya que al llegar una mala situación económica o  en el amor, caían en desesperación y en eso invocaban al Caballero Negro o Caballero de la Noche para solicitar de su ayuda.

Al escuchar el clamor de sus víctimas aparecía de golpe envuelto en un torbellino negro, mostrándose como un elegante jinete, vestido de color negro montando un corcel del mismo color.

Segun cuenta los abuelos el olor que salía del espanto era a caucho quemado y azufre. Por la ambición y codicia la victima perdía el temor con tal de recobrar todo sin importar negociar sus almas.

Todo esto solo significa algo, el cambio de almas por riquezas, la ambición de tener poder, mujeres y felicidad, sin importar nada; El pago era el alma de la victima.

Pero se debe aclarar que este trato no dura toda la vida; Este trato tiene fecha de vencimiento, el cual empieza a correr desde el momento que aceptas lo que te va a proponer.

El trato solo dura siete años, en los cuales el caballero negro debe volver para reclamar lo que le corresponde, lo que se ha pactado en el contrato.

Cuentan muchos lugareños que no solo le basta tu alma, si no que más bien el viene por tu siguiente generación, incluso hasta la tercera. Una vez que negocias con el caballero negro el vuelve por tu alma y la reclama.

Este personaje puede aparecer en el día o la noche, aunque, por lo general siempre a media noche.

En relatos más detallados de los pueblos, dicen que si sopla una brisa suave y se siente el olor a coyote, se sentirá como si alguien anda cerca, luego el viento se vuelve salvaje haciendo remolinos y en uno de esos remolinos aparece el jinete en su caballo negro.

A pesar de lo que se comenta de la leyenda, las personas de los poblados que la relatan se sienten cómodos con la forma en la cual la moraleja llega a muchos de los que escuchan, pues que a pesar de ser solo un leyenda, los jóvenes logran aprender las consecuencias de invocar al caballero de la noche.

El caballero negro en la cultura popular salvadoreña

En la cultura popular, el caballero negro no es una leyenda que destaque mucho, entre las creencias de los distintos departamentos.

Esta no es capaz de infundirse popularmente, sobre todo por el hecho de ser muy escaso en victimas que se hayan topado con él, o al menos personas que aseguren el haber sobrevivido a esta experiencia.

El relato del Caballero Negro no está muy constituido en las prácticas o conductas de los pueblos, no existe una creencia popular, solo colectiva; Muy pocos son los que hablan y mantiene  viva esta leyenda que se ha pasado de generacion tras generacion.

Aunque en la cultura salvadoreña existe una serie de creencias en cuanto a las leyendas producto de los antepasados que afirman haberlas vivido; El Caballero Negro logra producir cierto temor en cuanto a la codicia que se apodera del ser humano.

Muchos afirman en historias paralelas, que el caballero de la noche tiene poderes para levantar los muertos de las tumbas, incluso los hace pelear a su lado, junto a sus poderes de infrahumano puede montar una pesadilla grotesca y muy horrorosa.

Él está adherido a este mundo y se considera imposible destruirlo debido a que dentro de su armadura no hay nada; El simplemente es un espíritu que anda por este mundo negado a abandonarlo, el cual causa espanto y terror dentro de una envestidura oscura.

En la actualidad muchos dicen que se les ha presentado, y con el único fin de hacer tratos. Constantemente busca a personas que quieren vender su alma a cambio de las inigualables riquezas o placeres de este mundo.

Dentro del antiguo Libro de los Consejos o Popol Vuh, está la historia de Wuqub’ Kak’ix-Chimalmat (Siete de Guacamayas) que antes de la creación se engrandecía a sí mismo diciendo que era el sol y la luna. Sin embargo, lo único que lo hacía grande eran sus riquezas materiales, pero que al quitárselas, muere.

La historia puede ser una metáfora, al igual que la del Caballero Negro, ya que trata sobre personas que se obsesionan por sus fortunas materiales. A tal grado que sin ellas, no son nada.

Es una historia que está arraigado sobre todo en las personas mayores, que dicen que el Caballero Negro puede escuchar a quien está desesperado por su mala suerte o mala situación económica, lo llena de placer y se vuelve fácil de aparecerles especialmente en lugares solos, para aprovecharse de su desesperación.

Anécdotas del caballero negro

Cuentan los abuelos y los que se han topado con él, que es un ser que no causa pánico, A pesar de ser el mismo diablo. Las personas que se topan con él y han rechazado sus tratos se quedan congelados del miedo, y aseguran que es un monstruo muy inteligente para persuadir y hacer que caigas en su trampa.

Aquellos que se han topado con el cuentan que los ojos de su caballo y los del jinete son como dos brasa encendidas, el caballo es muy inquieto, y que el caballero negro viste un traje de color negro con un sombrero y capa del mismo color.

La mayoría de las ocasiones que se narraron decían que el caballero negro solía conversar con sus víctimas y era muy amistoso, sabía subir su posición económica y los ayudaba hasta la fecha tope que duraba el contrato.

En algunos pueblos, aquellos que conocían de magia se acercaban a las personas fallecidas y les hacían una herida en los dedos, para ver si el caballero se llevaba su alma.  Si resultaban llenas de zacate, era que lo habían hecho, y ahora su alma era propiedad del Caballero Negro.

Personas que han escapado de sus engaños, siempre que salían en la noche sentían pasos de un caballo que los sigue, pero cuando se detenían estos pasos se también lo hacían. Se cuenta que la solución era rezar el padre nuestro en ese lugar para escuchar los relinchidos del caballo, para que se aleje y jamás volver a toparse con él.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *