El Salvador

Conocido de manera oficial como la República de El Salvador, es uno de los siete países soberanos que conforman la región de Centroamérica. El mismo, posee una extensión territorial de 21.041 km2, debido a esto ocupa el puesto 152 en cuanto a los países de mayor superficie. Se encuentra específicamente situado hacia lo que viene siendo el litoral del Océano Pacífico. Razón por la cual se le adjudican unos 307 kilómetros de costa.

Tiene como capital a  San Salvador, la cual es la ciudad más poblada e importante de todo el país. cuenta con al menos unos 567.698 habitantes. Dicho municipio tiene una densidad demografica aproximada de 304.72 hab./km²; Y es que de hecho, El Salvador  es el país más densamente poblado de todo el continente de América.  A la nación salvadoreña se le contabilizaron para el año 2017 unos 6,378 millones de habitantes. Así mismo, ocupa el puesto número 109 entre los países a nivel mundial con mayor cantidad de habitantes.

El Salvador limita por el Sur con el Océano Pacífico. Por el Suroeste colinda con Nicaragua, teniendo al golfo de Fonseca como frontera natural. Así mismo, al Oeste tiene frontera con Guatemala. Mientras que por el Norte y el Este limita con Honduras; Tiene al menos unos 590 kilómetros de frontera.

Conoce El Salvador

La forma de gobierno que rige este país corresponde al modelo de una república presidencialista. Se trata de una nación donde el poder de la ley emana única y exclusivamente del pueblo. Por lo tanto, todos los funcionarios que representan al gobierno son unos simples representantes de los habitantes del país. Y no tienen más facultades sino las que están expresadas en la ley.

Con respecto a las entidades que rigen el país,  los órganos fundamentales del mismo son el poder ejecutivo, legislativo y judicial. Así que cada uno de estos tiene unas funciones debidamente delimitadas, gozando de plena autonomía cada uno de ellos para la toma de decisiones.

Para su mejor organización y administración, El Salvador ha sido divido principalmente en 14 departamentos. Estos a su vez están separados en 39 distritos que abarcan un total de 268 municipios.

Historia de El Salvador

Para entender la historia de esta región es necesario que conozcamos y tengamos nocion de lo que viene ocurriendo en estas tierras desde tiempos remotos. El actual territorio que comprende la República de El Salvador, es parte de lo que se conoce como Mesoamérica, la cual está conformada por; Costa Rica, Nicaragua, Belice, El Salvador, la zona occidental de Honduras y la primera parte meridional de México.

Época precolombina

Los hallazgos arqueológicos encontrados en el territorio salvadoreño han podido demostrar que en esta zona se ha dado la presencia de hombres de distintas procedencias desde 8.000 antes de Cristo. Con la cual estaríamos hablando del periodo histórico arcaico, el cual va del 8.000 al 1.500 antes de Cristo. A partir de este momento se fueron gestando una serie de continuas migraciones que se movieron en torno a diversas partes de Mesoamérica. Específicamente en lo que se conoce como la costa del Océano Pacífico.

Periodo preclásico tardío

Ya para el periodo preclásico tardío, se dio una acumulación de diversos grupos indígenas denominados como proto-mayas. Sobre todo hacia la región más occidental. Pero no fue sino hasta el periodo que abarca del 500 antes de Cristo hasta el 250 después de Cristo. cuando podemos hablar de un desarrollo cultural bastante formidable.

En este sentido, para esta fecha ya se contaba con avances considerables en el área del lenguaje, en las artes escultóricas y sobre todo, en el ámbito comercial. Donde salen a relucir el comercio de obsidiana y la cerámica Usulután que eran llevadas a las altas tierras de Guatemala.

Cabe destacar que, para esta fecha el territorio que ahora conocemos como la República de El Salvador se encontraba habitado por distintas culturas tanto en el centro, como oriente y occidente. Prueba de esto, son los diferentes montículos que se han datado en este periodo. Entre ellos tenemos  los tres más importantes que son; El Trapiche, Atiquizaya y Quelepa. Pero se debe saber que el progreso de estas grandes comunidades se vio fuertemente afectadas en varias zonas debido a la erupción del Volcán de Ilopango. Acontecimiento que se suele fechar hacia el 260 d. C.

Periodo clásico temprano

Ya para los años del 250 al 400 después de cristo, es decir, lo que se suele denominar como periodo clásico temprano, en zonas como Quelepa. Donde los estragos de la erupción del volcán no pudieron llegar. Se pudieron presenciar considerables avances de una civilización de cultura Lenca. En este sentido, se pudieron gestar buenas relaciones con otros poblados que habitaban al Sur del istmo y algunas zonas de tierra alta.

Uno de los momentos más importantes de estas tierras se vivió en el periodo que va desde el año 600 al 950 después de Cristo, perteneciente al periodo clásico tardío. Fue en esta época cuando se alcanzó un gran desarrollo como civilización. En donde maravillasosas obras arquitectónicas nos hablan de la bonanza y avance del cual gozaban. Como prueba de esto tenemos diferentes complejos entre los que destacan; Cihuatán, Cara Sucia, San Andrés, Quelepa y Tazamul.

Periodo postclásico

Después de esta fecha, ya para el periodo que va desde el 950 al 1524, correspondiente al periodo postclásico. Se experimenta una drástica caída en los mencionados lugres. De hecho, sitios como los son Laguna Seca y Tazamul, aproximadamente para los años del 1200 son abandonados y sustituidos en auge por otras asentamientos.

Luego de esto, se experimenta la llegada de una serie de grupos de diversas étnias que eran fuertemente influenciados por la cultura nahua. A estos últimos se les conoció como los nonoalca-pipiles, los cuales tuvieron la capacidad habitar hasta tres partes de lo que hoy se conoce como el territorio de la República de El Salvador.

Este periodo es de gran importancia histórica. Puesto que es cuando se da un sistema de comercialización de larga distancia. Así como también la realización de importantes obras  de ingeniería. Como características importantes de este periodo, tenemos que ya se da la diferenciación de un sistema de estratos, en el cual se daba la presencia de un gobernante supremao que mandaba con la ayuda del poderío militar.

Entre los centros indígenas más importantes que se tienen de este periodo tenemos que los más importantes son El Señorío de Cuscatlán, el cual era el modelo de progreso y avance en cuanto a este periodo y los izalcos.

El Señorío de Cuzcatlán

En su lengua originaria se le conoció con el nombre de –Tajtzinkayu Kuskatan- . Se trató de una nación de cultura pipil que se pudo levantar hacia el periodo postclásico tardío. Su expansión fue tan grande que pudo ocupar casi la totalidad de las zonas central y occidental de lo que hoy se conoce como La República de El Salvador, con lo cual se su pudo expandir en su época de auge en un territorio de 10.000 km2 aproximadamente.

Según los estudiosos en la materia, esta nación indígena se dividía en un total de 74 provincias, a las cuales en lengua originaria se les daba el nombre de Kalpishkayu entre otras denominaciones. Entre las más destacadas provincias del  señorío podemos nombrar algunas como lo son: Izalco, Cuscatlán, Tacuzcalco, Nonualco, Cojutepeque, Tocoluca, entre otras.

Periodo de la conquista española

La historia de la conquista en territorio salvadoreño comienza en 1522, cuando se da la expedición de 5 embarcaciones españolas que parten cuando deciden partir desde tierras panameñas con la finalidad de realizar varias exploraciones hacia las costal que componen el litoral del  Océano Pacífico. En este sentido, se debe destacar la participación del piloto Mayor, quien nada más ni menos fue a quien se le adjudica haber bautizado el golfo de Fonseca. Desembarcó el 31 de mayo del mencionado año en una isla a la cual le dio el nombre de “Petronila”.

Pedro de Alvarado

Ya para junio del año de 1524 cuando el conquistador llamado Pedro de Alvarado, con varias tropas españolas, y acompañado de muchos indígenas, pudo cruzar el río Paz. Fue en este preciso momento cuando se dio inicio al proceso de conquista y sometimiento a los indígenas originarios del territorio que hoy pertenece a la República de El Salvador.

Esto trajo consigo que impusieran modelos completamente hispanos sobre estas tierras. Es así como se dio un fuerte proceso de evangelización cristiano católica; la adaptación del castellano como idioma oficial; el contacto con los esclavos africanos que traían los españoles; y el inmenso mestizaje que se dio entre los venidos de Europa, los nativos americanos y algunos afrodescendientes.

Es así como luego de unos cuantos años se fueron dando de manera progresiva la fundación de distintas localidades. En este sentido, primeramente debemos mencionar el caso de San Salvador, la cual se ha fechado hacia el año de 1530.  23 años después, se dio la fundación de la Villa de la Trinidad, la cual actualmente se conoce como la ciudad de Sonsonate.

El Reino de Guatemala

Con respecto a su organización, todo el territorio era parte de lo que se conocían como las alcaldías mayores de Sonsonate y San Salvador. Estas a su vez, integraban parte del Reino de Guatemala, el cual sin tener grandes riquezas de oro y plata, se basó esencialmente en frutos que se obtenían por medio de la agricultura.

Ya para esta fecha, los pueblos nativos originarios fueron reducidos a escasas tribus que eran obligadas a tener que pagar tributos a los opresores extranjeros. Debido a que se cometían grandes abusos con los indígenas, no se hicieron esperar los motines. Uno de los más representativos es el que se dio en 1725 en la localidad de Izalco.

Después de una etapa de extracción y exportación de materias primas hacia España como; el cacao el añil, el hierro y lo que se conoce como el bálsamo del Perú, vino una etapa de decadencia sobre el Reino de Guatemala. Producto del gran desgaste que había sufrido la mano de obra indígena durante todos estos años. En donde murieron muchos a causa de diversas enfermedades y guerras que se alzaron contra la corona española.

Es así como para el año de 1785. Conforme con lo que se conoció como las reformas borbónicas. Se le adjudicó la independencia a la provincia de San Salvador.

Época de la independencia de El Salvador

En las primeras de cambio del siglo XIX, en todos lo territorio que se conocía como dominio español en América se empezaron a suscitar una serie de movimientos y objetivos libertarios. A esto no escapó San Salvador, en donde sus habitantes se encontraban sumergidos en una gran crisis económica y política.

Es  Así como el para el 5 de noviembre del año de 1881 se dio una gran sublevación que tenían como rival a los opresores y autoridades europeas. Pero pese a no tener respaldo de las autoridades de las otras poblaciones, terminó por ser un completo fracaso. Así como también sucedió con los movimientos libertarios suscitados un poco después.

Plan de Iguala

España parecía tener completo dominio sobre estas tierras hasta el año de 1821, fecha en la cual se generó en el Virreinato de Nueva España lo que se conoció como la firma del Plan de Iguala. Así mismo, también se dio la independencia de Ciudad Real y la firma del acta de independencia que se dio el 15 de septiembre de este mismo año. Sin embargo, las autoridades de Guatemala y algunos adeptos al Plan de Iguala hicieron que el 5 de enero de 1822 se anexara al Imperio Mexicano.

Provincias Unidas de Centroamérica

No obstante, esto duró por poco tiempo. Puesto que el 1 de julio de 1823 se proclamaría la total independencia de todas las antiguas provincias que conformaban el Reino de Guatemala, pasando a formar parte de las nuevas Provincias Unidas de Centroamérica.

Tenían una asamblea constituyente que fue dirigida por el señor José Matías Delgado. Este mismo año, y a principios del siguiente, fue cuando se añadieron la alcaldía Mayor de Sonsonate. Luego, en poco tiempo también se le unieron a la provincia salvadoreña la localidad de Ahuachapán.

La República Federal de Centroamérica

La misma tuvo como fecha de instauración el día 22 de noviembre de 1824. El Salvador era uno de los cinco estados que la conformaban. Sin embargo, cabe destacar que ya para el 12 de junio de ese mismo año ya los salvadoreños se habían preocupado por emitir su propia constitución. Se quería evitar cualquier carácter opresor e imponente de las viejas costumbres del centralismo de Guatemala. Entonces, ya para 1840  debido a una enorme cantidad de problemas y dificultades de tipo política tuvo fin la República Federal de Centroamérica.  Entonces, fue cuando se declaró a El Salvador como un estado libre, soberano y totalmente independiente.

Religión de El Salvador

La constitución de este país le garantiza a todos sus habitantes el derecho de poder practicar cualquier religión. No obstante, también se debe saber que esta carta magna reconoce a la iglesia católica como persona jurídica, mientras que el resto de las religiones pueden optar al reconocimiento de su personalidad pero con el artículo 26.

Esto ha tenido una fuerte repercusión sobre las prácticas religiosas de la nación. Tanto así que actualmente se considera que entre la corriente cristiana, conformada tanto por el protestantismo y el catolicismo, abarcan un 87% de la idiosincrasia de los habitantes de este país. Mientras que un 10 % manifiesta no pertenecer a ninguna religión, y el resto pertenece a otras doctrinas espirituales.

Cultura y gastronomía de El Salvador

Como hemos podido ver a lo largo de este artículo, el legado histórico ancestral del cual goza esta nación es por demás gigantesco. Esto se ve en gran manera en la cultura popular en la actualidad, las cuales, recogiendo muchos de las tradiciones que les dejaron las culturas prehispánicas, se alimentaron con muchas de las costumbres españolas. Los expertos en la materia han determinado que el aspecto cultural de El Salvador, los lugares más emblemáticos se encuentran hacia la zona de los Izalcos, Cacaopera, los nonualcos y las zonas aledañas a San Salvador.

Entre las expresiones culturales de tipo material más representativas del país tenemos lo que es su gran artesanía. En este sentido salen a relucir localidades como Ilobasco, La Palma y Nahuizalco. En estos lugares se da una gran producción de productos como; juguetes, cestería, jarcia, alfarería, objetos de cerámica, pirotecnia y mucho más.

Por el lado de lo social y comunitario. La cultura de El Salvador está fuertemente ligada con las creencias religiosas que durante tanto tiempo ha impartido la iglesia católica. En este sentido, en todos los municipios y localidades de esta nación se podrá ver como con gran alegría se llevan a cabo todos los años las fiestas patronales. En este sentido, se destacan Santa Ana con sus fiestas julias, San Salvador con las fiestas de agosto en al Divino Salvador del mundo, y la ciudad de San Miguel con su famoso Carnaval.

Gastronomía de El Salvador

Definitivamente, uno de los ingredientes más representativos de la gastronomía salvadoreña es la implementación del maíz.  En este sentido, tenemos que uno de sus platos más importantes es sin lugar a dudas las pupusas, el cual debido a su gran importancia tiene hasta un día nacional, el cual ha sido designado de llevarse a cabo cada segundo domingo del mes de noviembre.

Así mismo, el mítico ingrediente denominado maíz ha permitido que se lleven a cabo infinidades de platos que forman parte de los elementos más importantes de la identidad salvadoreña. Entre estos tenemos algunos como son; lo tamales, las tortillas, diferentes tipos de atoles, el Chilate o Shuco, y chica entre otros.

Otro platos tradiciones

De igual manera,  con la implementación de otras materias primas se ha hecho muy común la elaboración de; sopa de gallinas, gallo en chicha, sopa de pastas, nuégados de yuca, consomé de garrobo, sopa de frijoles con trocitos de cerdo, ayote en miel, yuca con chicharrón, buñuelos de huevo, panes rellenos con pavo y pollo, torrejas en miel muchos otros platos más.

Dulces y bebidas típicas

No nos podemos olvidar de los deliciosos dulces populares que se preparan en este país.  En este sentido, tenemos que los postres populares más reconocidos en todo en El Salvador son los que se elaboran en las ciudades de San Vicente y Santa Ana.

Cabe destacar que los mismos suelen ser mayormente comercializados en torno a la realización de las respectivas fiestas patronales. Entre los dulces más representativos tenemos; melcochas, conservas de coco, Chilacayote, coco rallado, dulces de leche, dulce de panela, dulce de tamarindo, dulce de nance entre muchos otros más.

De igual manera,  en este país existe una tradición panadera bastante fuerte. En este sentido debemos mencionar todo lo que son las viejitas, los salpores, los pichardines, las cemitas, quesadillas de queso, marquesote, torta de yema y mucho más.

Por el lado de las bebidas tradicionales calientes podemos mencionar; el café, el chocolate, la leche poleada. Así mismo, con respecto a las bebidas frías salen a relucir nombres como lo son; la cebada, el tamarindo, la ensalada, el tiste, el chan, el arrayán entre muchas otras más que se toma a diario en El Salvador.

Símbolos patrios de El Salvador

Primero que nada, los símbolos patrios de El Salvador son los signos oficiales más emblemáticos y representativos que hay en este país centroamericano. En cada uno se ellos se encuentran marcado todos los procesos históricos que tuvo que vivir esta nación para poder llegar a ser una república independiente y soberana.

En este sentido, tenemos que los principales símbolos patrios de El Salvador son; la bandera, el escudo y el himno nacional. Si nos fijamos en cada uno de estos veremos que cada uno por su lado tiene una carga simbólica que nos habla del orgullo que sienten sus habitantes por ser parte de esta gran nación. En este sentido, veamos cada uno de ellos para conocer un poco sobre su historia y significación.

Bandera de El Salvador

La actual bandera nacional de El Salvador fue reconocida de esta manera por el poder legislativo el 17 de mayo de 1912. Sin embargo, hay que reconocer que este hecho se dio gracias a una iniciativa del presidente de la república que se encontraba en plena mandato, el señor Manuel Enrique Araujo.

Su historia nos dice que sus colores fueron escogidos por el señor Manuel José Arce. Cabe destacar también, que estos son los mismos colores que se le adjudican a la bandera de la Federación Centroamericana de Naciones.

Por el lado de su forma, debemos decir que se basa en tres franjas horizontales que se encuentran dispuestas de forma paralela. Siendo la tres del mismo grosor, se caracterizan por ser las dos de los extremos de color azul muy vivo, mientras que la del medio resalta con el color blanco.

Es importante saber que tanto los colores como la forma de la bandera de El Salvador vienen a representar los dos Océanos que bañan la región de Centroamérica, los cuales son el Océano pacífico y el Océano Atlántico. Por el lado de su franja central, tenemos que el blanco representa la paz que siempre ha sido tan buscada y añorada desde tiempo remotos por todos los habitantes de esta nación.

Escudo de El Salvador

La historia nos cuenta que este admirable símbolo patrio fue elaborado por un experto calígrafo que tuvo por nombre Rafael Barranza Ramírez. Según ha quedado documentado, este hombre es el creador del escudo por haber ganado un concurso donde participaron alrededor de 30 expertos en la materia del diseño. Según se sabe, este fue un evento que se llevó a cabo en el año de 1912 por quien ocupaba el cargo de Ministro de Guerra y Marina.

Se debe saber que este importante emblema se encuentra totalmente respaldado por la ley de los ´símbolos patrios de El Salvador. Aquí se estipula cual es la conformación del mismo y cuáles son sus respectivas significaciones conforme a los elementos que lo integran.

Forma y significado del triángulo

Es así como tenemos que el escudo de El Salvador está formado por un triángulo equilátero, es decir, que tiene tres de lados iguales. Este elemento nos da a entender la igual y equidad que debe siempre prevalecer en esta nación. Puesto que bajo la luz de la ley todos los ciudadanos son igual. Por lo tanto tienen los mismos deberes y derechos. Así mismo, estos tres lados iguales también representan los tres poderes que rigen esta nación. Estos son el poder ejecutivo, legislativo y judicial.

15 DE SEPTIEMBRE DE 1821

Otro elemento que se puede observar en este símbolo es un arco iris. Esto viene a simbolizar la armonía. También la paz por la cual tantos hombres hombres dieron su vida para poder llegar a tener la República de El Salvador. Un poco más abajo del arco iris se puede leer “15 DE SEPTIEMBRE DE 1821”. Esta leyenda nos habla del momento en el cual esta región pudo independizarse del yugo español.

Como elemento central que rellena el triángulo tenemos una cordillera de 5 volcanes que se encuentran sobre el Océano. Primero que nada, esto viene a significar la gran naturaleza volcánica que caracteriza a toda la región de Centro América. Así como también representan a cinco grandes naciones: Honduras, Guatemala, Costa Rica, Nicaragua y El Salvador. Arriba de la cadena de volcanes se puede ver un gorro frigio, el cual es signo de libertad, pues a los esclavos romanos que manumitían se les daba uno.

Ya en la parte exterior al triángulo se pueden observar otros símbolos que hacen este emblema unos de los más vistosos de toda la región.,  vemos inmediatamente alrededor del triángulo 5 banderas nacionales. Estas vienen a representar los 5 países centroamericanos que acabamos de mencionar. Estos han trascendido en la historia por haber alcanzado de forma conjunta la independencia de España.

DIOS, UNIÓN, LIBERTAD

Así mismo, después encontramos dos ramas de laurel que se encuentran divididas en 14 secciones, representando los departamentos del país. Estas están unidas en la parte inferior por una cinta del mismo azul de la bandera de El Salvador. Esto viene a significar  la gran riqueza natural de la cual goza este país. Ya por último, solo nos queda referir sobre una leyenda escrita en una cinta blanca que se encuentra en la parte inferior del triángulo que dice “DIOS, UNIÓN, LIBERTAD”. Esto como una prueba ferviente de la gran fe que siempre han profesado los habitantes de este país.

Himno de El Salvador

La autoría de la letra del Himno de El Salvador se le atribuye a  Juan José Cañas.

Así mismo, el complemento musical de esta pieza es obra de  un italiano llamado Juan Aberle. El 13 de noviembre del año de 1953 fue reconocido como el himno salvadoreño por el poder legislativo. Sin embargo, este ya había estrenado algunos años antes.

CORO

Saludemos la patria orgullosos

De hijos suyos podemos llamar

Y juremos la vida animosos

Sin descanso a su bien consagrar

PRIMERA ESTROFA

De la paz en la dicha suprema

Siempre noble soñó El Salvador

Fue obtenerla su eterno problema

Conservarla en su gloria mayor.

Y con fe inquebrantable el camino

Del progreso se afana en seguir

Por llenar su grandioso destino,

Conquistarse un feliz porvenir.

Le protege una férrea barrera

Contra el choque de ruin deslealtad

Desde el día en que su alta bandera

Con su sangre escribió: ¡LIBERTAD!

SEGUNDA ESTROFA

Libertad en su dogma, es su guía

Que mil veces logró defender

Y otras tantas, de audaz tiranía

Rechazar el odioso poder.

Dolorosa y sangrienta es su historia

Pero excelsa y brillante a la vez;

Manantial de legítima gloria

Gran lección de espartana altivez.

No desmaya en su innata bravura

En cada hombre hay un héroe inmortal

Que sabrá mantenerse a la altura

De su antigua valor proverbial.

TERCERA ESTROFA

Todos son abnegados, y fieles

Al prestigio del bélico ardor

Con que siempre cegaron laureles

De la patria salvando el honor.

Respectar los derechos extraños

Y apoyarse en la recta razón

Es para ella, sin torpes amaños

Su invariable, más firme ambición.

Y en seguir esta línea se aferra

Dedicando su esfuerzo tenaz

En hacer cruda guerra a la guerra:

Su aventura se encuentra en la paz.

Acerca del autor
Comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *