Eugenio Aguilar

El Dr. Eugenio Aguilar nació el 15 de noviembre de 1804 en el departamento de La Paz, especificamente en el municipio de Santiago Nonualco. Tuvo la oportunidad de Gobernar El Salvador en dos períodos diferentes. El primero fue del 21 de febrero al 12 de julio de 1846, recibio el poder de manos del General Fermin palacios y al mismo politico y  militar lo entrego 6 meses despues.

El siguiente mandato lo egercio el 21 de julio de 1846 al 1 de febrero de 1848 y lo recibio de manos del General Fermin palacios y lo entrego a Tomas Medina Menéndez.

Cabe destacar que alguno datos afirman que era sobrino de los próceres que llevaban el mismo apellido. Hablamos de  Vicente Aguilar y  Bustamente, Nicolás Aguilar y Bustamante y Manuel Aguilar y Bustamante (Aunque este dato no esta confirmado en su totalidad). Muere en el departamento de San Salvador el 23 de abril de 1879 a la edad de 74 años.

Cargos desempeñados

Tuvo una importante carrera política, social y militar. Algunos de los cargos que desempeñó fueron:

  • Alcalde de San Salvador en el año de 1839
  • Cirujano Mayor del Ejército en el año de 1840
  • Catedrático distinguido durante diversos años
  • Rector de la Universidad de El Salvador entre los años de 1843 y 1845
  • Presidente de la República por dos períodos diferentes.

Luego de entregar el poder, continuó su vida política desempeñando diversos cargos en otras Presidencias. Se le conoció como un hombre bastante humanitario, un ejemplo de esto lo tenemos durante la epidemia de Sarampión de Junio de 1851, ayudó a los pobres que no tenían recursos para conseguir medicinas y ayudar en su recuperación de esta enfermedad.

También se le conoció como un buen padre. Sus hijos siempre estuvieron cerca de él, incluso hasta el momento de fallecer. El Dr. Eugenio Aguilar falleció el 23 de abril de 1879 a los 74 años de edad. Los últimos años se su vida se vio agobiado por una penosa enfermedad.

Su funeral fue en la Iglesia Catedral, actualmente conocida como Iglesia del Rosario. Se mantuvo una Capilla Ardiente en su honor. A este funeral asistió la alta Sociedad de la época, y muchos mostraron su gratitud por labor tanto politica como humanitaria. Al final de ese mismo día, se dio inhumación a sus restos en una bóveda que fue construida al fondo de la Catedral.

Acerca del autor
Comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *