Feliciano Ama Trampa “último cacique de El Salvador”

Feliciano Ama fue el líder salvadoreño del levantamiento campesino en 1932; nació en 1881 en el departamento de Sonsonate, lugar donde intentó combatir al gobierno opresor. Dichos ideales lo llevaron a la muerte, la cual le llegó en el mismo lugar que lo vió nacer un 28 de enero de 1932.

Matrimonio, familia y muerte

El departamento de Sonsonate se convirtió en su hogar al contraer matrimonio con Josefa Shupan; quien fuera hija de un mayordomo del Corpus Christi. Creció dentro de un grupo familiar importante en la comunidad indígena de Izalco; donde trabajó como jornalero en la sembrada de maíz hasta convertirse en el Cacique de la tribu. Finalmente,  después de liderar el levantamiento campesino muere a sus 51 años de edad en Sonsonate un 28 de enero de 1932.

Vida de Feliciano Ama

Feliciano Ama era un hombre como cualquier otro, siempre usando pantalones y camisa de manta; mientras que su calzado lo componían los caites, acompañando la indumentaria un buen sombrero de palma. Era conocido por su voz apacible, pero firme a la vez, la cual resultaba muy convincente a la hora de expresar sus ideas; entre sus cualidades estaba la humildad y la religiosidad. Al contraer nupcias con Josefa Shupan recibió todo el apoyo de su suegro;  quien murió de un fuerte dolor de estómago en 1917, después de participar en un almuerzo en la casa presidencial. Siendo Carlos Meléndez el presidente de El Salvador para ese año.

Durante la presidencia de Arturo Araujo, en 1929, el precio del café sufrió una baja, desencadenando una fuerte crisis económica;  donde los campesinos y el resto de las clases bajas fueron los más afectados. Es aquí cuando Maximiliano Hernández Martínez derroca a Araujo; formando un régimen dictatorial, donde se despojó a los indígenas y campesinos de sus tierras. De modo que para subsistir debían trabajar para los hacendados, siendo Feliciano Ama el intermediario para conseguir dichos empleos;  esto gracias a que en 1924, los indígenas se habían organizado en movimientos populares. Como es el caso de la Federación Regional de Trabajadores de El Salvador.

Con el paso de los años, la situación económica y las injusticias se fueron agravando; ya que, los campesinos eran mal pagados, maltratados y amenazados por las fuerzas de seguridad para evitar revueltas. En vista de las incomodidades y a pesar de las amenazas, Feliciano Ama organiza una insurrección en contra del gobierno en 1932; cuyo objetivo fundamental era protestar por los maltratos, la tenencia de la tierra, leyes que los protegieran de la violación de los derechos humanos y el aumento salarial.

Resultado del levantamiento campesino

En un intento de hacer justicia, un grupo de indígenas acompañó a Feliciano Ama en el  movimiento insurreccional;  exactamente el 22 de enero de en horas de la noche. Uniéndose a ellos el Partido Comunista Salvadoreño de forma imprevista. Los cuales arremetieron contra Santa Ana, Sonsonate, La Libertad y Ahuachapán, además perpetraron el asesinato de un alcalde; acciones que se le atribuyeron a Feliciano Ama y sus acompañantes, de modo que envían una orden de captura en su contra.

Para el 28 de enero de 1932, Feliciano Ama fue capturado por paramilitares y fuerzas militares; por lo que es llevado a la alcaldía, lugar en el que se le torturó hasta matarlo, finalmente es colgado en un árbol. Donde permaneció por más de una semana después que se le impidiese ser enterrado dignamente; durante el levantamiento campesino murieron más de 500 indígenas, la etnia pipil fue arrasada casi en su totalidad. Gracias a esto, muchos indígenas esconden su cultura por temor a ser asesinados o juzgados.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *