El feudo es un término ligado al feudalismo, empleado durante la Edad Media para identificar un trozo de terreno utilizado en la época colonial para la agricultura y ganadería; el cual era trabajado y sustentado por una persona, quien lo recibía del señor feudal con el fin de pagar sus servicios y cumplir el rol de vasallo o siervo.

Características del feudo

Entre las características que identifican al feudo, se pueden mencionar las siguientes:

  • Bienhechurías que pertenecían al rey, cuyos bienes constaban de varias hectáreas de terreno, un castillo y aldeas.
  • Se otorgaban a integrantes de la nobleza, quienes explotaban a los campesinos.
  • Los terrenos se dividieron por sectores, unos destinados para el señor feudal, otros para pastorear y para ser trabajadas por los campesinos o siervos.
  • De su producción debían, los siervos debían pagar impuestos al señor feudal.
  • Incluyó grandes extensiones de bosque  que pertenecían al señor feudal.
  • Los sectores sociales más bajos eran los más afectados por el sistema feudal.

¿Quiénes hacían uso del feudo?

Entre los personajes que hacían uso del feudo, podemos encontrar los siguientes:

  • Rey, quien entregaba sus bienes a los nobles a cambio del apoyo militar a la hora de conflictos con otros pueblos.
  • Nobleza, los cuales se convirtieron en vasallos del rey al recibir dichos bienes, prometiendo ser fieles al gobernante; también conocidos como señores feudales que tenían a su cargo sectores más bajos de la nobleza que se comprometían al apoyo militar. Su condición era de mayor sujeción ante el resto de los vasallos.
  • Campesinos, trabajadores de la agricultura que trabajaban la tierra para subsistir, cuyo beneficio era pagado con la producción agrícola; eran integrantes de la sociedad en pleno uso de su libertad.

Diferencias entre señor, vasallo y siervo

Entre las diferencias que se pueden mencionar entre el señor, el vasallo y el siervo, mencionaremos las siguientes:

  • El señor pertenecía a la alta nobleza y obtenía el poder del feudo y sus habitantes directamente de parte del monarca.
  • El vasallo formaba parte de la baja nobleza, gozaba de libertad, pagaba su feudo con apoyo militar, político e impuestos.
  • El siervo formaba parte del campesinado que ejercía la agricultura y pagaba impuestos con el producto de su trabajo; las tierras nunca les pertenecían, por lo que no se les permitía venderlas.

Tipos de feudo

Para la época de la Edad Media, el feudo se dividió en 2 clases, clasificadas de acuerdo al beneficiario, es decir, la persona que recibiría el terreno; entre ellas podemos diferenciar las siguientes:

Mansos

Los mansos  son las porciones de terreno que se adjudicaban a los campesinos, quienes se convertían en vasallos del señor feudal al recibirlas; su uso estaba destinado para la subsistencia personal del siervo, el cual se comprometía a trabajar la misma en horarios específicos. Parte de su producción agrícola sería cedida a su señor, como pago por permitirle trabajar la tierra.

En otros casos podía ejecutar el pago con dinero, el cual era conocido como renta. En el proceso de cultivo sólo intervenía el vasallo, pues el espacio estaba a su entera disposición, tal cual como se estipulaba en la ceremonia del feudo.

Reserva señorial

La reserva señorial hace referencia al terreno que solamente estaba a la disposición del señor feudal; es decir, todo lo relacionado con el cultivo era decidido por este, sin contar que su producción pertenecía netamente al señor. Lo que quiere decir que no solo obtenía beneficios de sus propias tierras, sino también de las porciones de tierra que trabajaban los campesinos.

Ceremonia del feudo

Antes que el rey entregase cualquier bienhechuría, este debía realizar una ceremonia que certificara la entrega de la misma; es decir, que dejara constancia que el poseedor de ella se comprometía con el reino. Durante la ceremonia, el señor feudal debía arrodillarse y extender sus manos al rey jurando fidelidad ante la biblia; recibía un puñado de tierra como símbolo que el pacto estaba sellado, el evento se conoció como Homenaje de las Investiduras.

El feudo como actividad económica

La actividad económica que prevaleció en el feudo fue la de subsistencia, basada en la ganadería y la agricultura; en vista que la actividad comercial no era frecuente, los pueblos sobrevivieron del consumo de la producción de su propia mano. Aunque la producción alimenticia fue insuficiente y predominaron siempre los intereses de los más fuertes; desencadenando una extrema pobreza entre los siervos, quienes a pesar del arduo trabajo, terminaban entregando casi todo su cultivo al estado.

El señor feudal

Entre las características que rondan sobre el señor feudal, podemos encontrar las siguientes:

  • Obedecer al rey de forma absoluta e irrefutable, aportando apoyo político y militar.
  • Derecho absoluto sobre los siervos y vasallos y poder ilimitado sobre las tierras que le eran concedidas.
  • Era el único que podía utilizar a los siervos a abandonar la tierra o feudo.
  • Ordenaba el cobro de impuestos en todas las áreas que le eran adjudicadas.

Pago de impuestos

El pago de impuesto estaba encaminado de acuerdo a las actividades del siervo y de otros tantos integrantes de la sociedad; es bueno recordar que las porciones de tierras, conocidas como feudo pertenecían primeramente al rey y adjudicados al señor. Dichos terrenos eran extensos, rodeados de bosques, donde los campesinos recogían leña y cazaban; actividad por la cual, también se les cobraba impuestos, que podían ser pagados en especie o en moneda.

Cualquier actividad implicaba el pago de impuestos, por ejemplo, atravesar puentes y adentrarse en territorios pertenecientes al señor, implicó el pago de rentas;  canceladas por comerciantes que transitaban de un lugar a otro para intercambiar productos a través del trueque o simplemente venderlos. Incluso, se llegó a cobrar impuestos a los vasallos, por el uso de prensas, molinos y hornos; se puede decir que para el señor feudal, todo implicaba un negocio que desembocó en pago de impuestos o rentas.