Grandes saqueos de la conquista de América

En la época en que se descubrió el Nuevo Mundo en el año 1492 con la llegada de Cristóbal Colón, comenzó la emancipación y con ella los grandes saqueos de la conquista de América. No es ningún secreto que solapado a los deseos de evangelizar y ayudar a esas “pobres almas” a salvar sus vidas, estaba la gran avidez de enriquecer a las diferentes coronas.

No solamente los diferentes imperios que enviaron sus expediciones se enriquecerían vilmente de la noche a la mañana. También el beneficio era personal, cada expedición contaba con un enorme grupo de marinos de todos los estratos sociales que habían hecho una fortuna a costa de saquear a los imperios indígenas.

Fue brutal la masacre cometida por estas gentes, al extremo de que varios papas de la iglesia católica, han pedido perdón públicamente a Dios y a las tribus que  han sobrevivieron a los abusos y crímenes cometidos por parte de los conquistadores.

El Papa Francisco, en su reciente visita a la América del Sur, dijo que la iglesia debía arrodillarse para pedir perdón por todos los atropellos y desmanes cometidos durante la época de la conquista y que de alguna manera debían tomarse medidas para resarcir a los pueblos afectados.

Publicidad de Google AdSense

Países que fueron saqueados durante la Conquista de América

Bolivia

Solamente en Bolivia, se calcula que la cantidad de oro y plata que se extrajo de las minas podría servir para que ésta nación hoy en día fuera uno de los países más ricos del mundo.  Éste hecho inspiró  al escritor Eduardo Galeano a escribir su libro “Las venas abiertas de Latinoamérica” donde denuncia el desangre que se efectuó por parte de Europa en América del Sur.

Publicidad de Google AdSense

 

 

Fue de tal magnitud y repercusión el enorme saqueo que se llegó a cabo por parte de los europeos, principalmente por parte de los españoles, que hoy en día se ha llegado a la conclusión de que debido a estas grandes pérdidas de nuestras riquezas, es que estos países han pasado a ser tercermundistas.

Según opiniones de personas muy versadas en la materia, si estas riquezas permanecieran en donde tenían que estar, hoy en día Latinoamérica fuera una gran potencia por sus recursos económicos.

Venezuela

En Venezuela, las minas de oro que se encontraban en manos de los indígenas, les fueron arrebatadas ocasionando la muerte del gran cacique Guaicaipuro, quien perdió la vida luchando a brazo partido en defensa de las riquezas de su amado suelo. Otro tanto ocurrió en Chile y en Brasil.

Colombia

Colombia por su parte fue atrozmente despojada de sus minas de esmeralda, con engaño y mucha astucia las tribus que se encontraban en tierras colombianas, fueron acribilladas y violadas sus indias con el objeto de someter a los caciques a los más abyectos y macabros planes de exterminio para quedarse con todo.

Brasil

En Brasil no fue menor el saqueo, cuando descubrieron las Minas de Gerais, ricas en oro y diamante a finales del siglo XVIII, los portugueses que fueron sus primeros colonizadores buscaron refuerzo en la mano de obra africana ya que no conseguían que la población indígena se diera abasto y devoraron por así decirlo las riquezas allí contenidas para ofrecérselas a la corona portuguesa no sin antes engrosar sus propias mochilas de oro y de diamante.

Para lograr sus sucios objetivos, los colonizadores no tuvieron el más mínimo escrúpulo en exterminar la población indígena con la ayuda de los pobres negros que ni siquiera iban a tomar parte del botín. Su único beneficio era recibir el pan de cada día y evitar ser azotados si no querían ajustarse a las exigencias de los conquistadores portugueses.

Estados Unidos

En los Estados Unidos, sin mucha resistencia ocurrió lo propio por parte de la corona británica que no dudó en apertrecharse de todas las riquezas de la región de la manera más inmisericorde. La única diferencia, con respecto a los demás saqueos en el continente americano, es que su más destacado conquistador Cabeza de Vaca, invirtió gran parte de los beneficios dentro del mismo territorio y supuestamente no hubo tanta crueldad y derramamiento de sangre.

Es historia y no mito, que durante los primeros cien años de la conquista, arribaron a Europa más de 17.000 toneladas de plata y mas de 200 toneladas de oro puro, esto sin contar los talegos de diamantes, esmeraldas y otras piedras preciosas y semi preciosas. Venezuela por ejemplo podría ser lo equivalente hoy en día a cualquier emirato árabe aunque no contara con una sola gota de petróleo.

El primer país que logró su independencia del yugo español, fue Los Estados Unidos de Norteamérica seguido de Venezuela con la ayuda invalorable del venezolano Simón Bolívar quien además libertó otras cuatro naciones.

Perú

Cuando el conquistador español Francisco Pizarro procedente de Panamá quiso incursionar en Perú, lo hizo atraído por los comentarios de sus antecesores quienes le informaron de las grandes riquezas que se escondían en éstas tierras. Armado con un enorme ejército y apertrechado de armas de fuego y caballos llegó a tierras peruanas.

En su entrada de una vez acabo con la vida de más de 7.000 indios y mandó a quemar sus cuerpos después de muertos ya que entre los primitivos existía la creencia de que cuando los cuerpos eran destruidos ya no podían resucitar. Acto seguido dejó ir a unos cuantos para que esparcieran la noticia a otras tribus.

Los incas se sintieron aterrorizados por el uso del arcabuz que producía un ruido semejante a un trueno y avisaron a las otras tribus para que huyeran en vez de darle frente a Pizarro.

Fue de ésta manera como este “insigne y fiel conquistador” pudo entregar a la corona española toda la riqueza del Perú, que hoy en día ha tenido que soportar hambre por la pobreza en que se ha visto sumida a consecuencia de malos gobernante y la falta de los recursos que grandes saqueos de la conquista produjeron en ella.

Los pobres indígenas que no conocían la pólvora ni las armas de fuego pensaron que los conquistadores eran dioses y que por lo tanto tenían que someterse a ellos o de lo contrario provocarían su ira.

Cuando los indios veían resplandecer las espadas durante la noche y a la luz de la luna, pensaron que eran rayos divinos que atravesaban sus petos apenas confeccionados con paja y algodón.

Estos pecados europeos serán cobrados con creces por la justicia divina y lamentablemente pagarán justos por pecadores porque ya los pecadores están muertos.

Acerca del autor
Comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *