Hernán Cortés

Hernán Cortés nació en Medellín, España. Su padre fue un hidalgo llamado Martín Cortés, de quien apenas se conocen detalles. Su madre se llamaba Catalina de Pizarro, quien tampoco perteneció a noble cuna, ni tuvo ninguna relevancia en la educación de su hijo. Está bien claro, que Cortés fue uno de los conquistadores españoles que llegó a América procedente de España, que más renombre ha tenido en la historia.

A los 14 años de edad, sus padres  lo enviaron a Salamanca a cursar estudios que no llegó a culminar por razones de su orfandad prematura y por no haber tenido a nadie que le costeara los estudios superiores. Antes de cumplir los veinte años de edad, se embarcó en una expedición rumbo a América.

¿Qué se sabe sobre Hernán Cortés?

Esto era uno de sus grandes sueños, ya que todo expedicionario se iba al nuevo continente con la esperanza. No siempre lograda de regresar rico y lleno de honores. Llegó a Santo Domingo y se desempeñó como escribano en Azua.

Más tarde, se fue a Cuba en compañía de su entrañable  amigo Diego Velázquez. No mucho mayor que él y  de quien llegó a ser su secretario y luego se ganaría el cargo de alcalde en esa región.

¿Con quién se casó Hernán Cortés?

Hernán Cortes, contrajo nupcias con Catalina Juárez Marcaida, hecho que le trajo enemistad con Velázquez. Dicen que estaba también enamorado de la misma dama y que ésta había sido muy bella. Pero aun así, logró nombrarlo padrino de su boda y que lo enviara a otras expediciones a tierra firme.

Fue así a cómo llegó a ciudad de México. En esta expedición fue acompañando a Francisco Hernández de Córdova y Juan de Grijalva. En una flota que estaría comprendida por unos 500 hombres en más de diez embarcaciones y suficiente armamento y provisiones. También pudo llevar consigo unos cuantos caballos que le serían de mucha utilidad.

En 1519 llegó a Cozumel donde conoció a Jerónimo de Aguilar, quien por el dominio de la lengua maya, le pudo servir de intérprete y en muchas ocasiones, pudo hasta salvarle la vida por la hostilidad de los aguerridos nativos; por éste, se enteró de que el conquistador que  le precedía, Gonzalo Guerrero,  había naufragado y, no había querido darle la cara a los otros conquistadores españoles.

Primer enfrentamiento de Hernán Cortes

Hernán Cortez continúa su viaje hasta llegar a Tabasco. Donde tuvieron el primer enfrentamiento bélico y perdió gran parte de sus caballos. Esto dificultó en gran manera el éxito en su cruzada. Además perdió también muchos hombres por haber caído abatidos a manos del enemigo unos, y otros habían desertado aterrados por la ferocidad indígena.

Cortes, continúa su viaje y en el año 1519, funda una ciudad con el nombre de “La Villa Rica de Veracruz”, en compañía de la india Malinche, allí rompió toda relación con Velázquez y su relación en adelante, sería directamente con la corona de España, informándole directamente a Carlos V. Posteriormente, Hernán Cortés, envió a España una carta que se conoce como “Carta del Cabildo” con fecha 10 de julio de 1519.

En esa carta que le fue enviada al rey de España. Se le hace saber que Hernán Cortés, había sido nombrado Capitán general. Pero ese mismo año dejó Veracruz y salió con 400 hombres, armamento, y una gran cantidad de nativos que le rendían favores. Llegó a la región de Tlaxcalteca donde tuvieron un fuerte combate con los nativos.

Cortés y sus hombres prosiguieron su viaje hacia Cholula donde descubrieron que estaban tramando una traición a los españoles. Allí se produjo una matanza de indios y continuaron su travesía hasta llegar a México en el año 1519. Esta ciudad, estaba gobernada por Moctezuma quien los recibió en el palacio amistosamente como huéspedes.

Más tarde, Cortés, terminó apresando a Moctezuma y se dedicó a reconstruir la ciudad y evangelizar la población de indígenas. Durante todo el tiempo que Hernán Cortez estuvo de gobernador de “Nuevo México” tuvo muchas rivalidades con otros conquistadores españoles que comprometieron sus buenas relaciones con el rey de España.

No obstante, decidió volver a España a congraciarse con Carlos V. quien lo absolvió de culpas y lo condecoró en 1519 con la Orden de Santiago y el título nobiliario de marqués. Pero no le volvió a dar poder para gobernar en ningún territorio de América. Aunque, Cortés por cuenta propia decidió regresar a México para instalarse a vivir allí hasta el año de 1541.

Durante diez años, estuvo viviendo en México y se dedicó a exploraciones menores y no remuneradas por la corona, tuvo una intensa vida amorosa dejando varios hijos bastardos y otros a quienes les dio su apellido, mas ninguno de sus amoríos, lo llevó a formalizar una relación seria que lo llevara a contraer nuevas nupcias.

Estuvo en la península de la baja California, siempre tratando de evangelizar y si se quiere también  aprovechar de enriquecerse, no lo de oro y cualquier otro metal precioso Así como de la obtención de tierras y todo tipo de inmuebles, sino también de enriquecer su cultura general. Ya que fue mucho lo que la vida le enseñó de esas culturas indígenas.

Aunque no gozaba de poderío por parte de la corona. Ya que no estaba habilitado para ejercer ningún caro público, él se las ingenió para ejercer cargos “ad honoren”. Pero que finalmente le fueron útiles para relacionarse con autoridades tanto de compatriotas en ejercicios de sus poderes. Como de nativos también influyentes dentro de sus tribus.

En el año de 1541, Hernán Cortés, regresó a España. Donde fue recibido sin ningún reconocimiento por parte de la corona después de haber contribuido tanto en la colonización, y haberle Aportado tanto enriquecimiento a España.

Esto le ocasionó un gran disgusto y sobre todo un sentimiento de desilusión. Ya que había esperado otra cosa y se regresó nuevamente a México.

Muerte de Hernán Cortes

Cinco años más tarde, triste, y sobre todo muy disgustado, pensando que la vida no había sido muy agradecida con él. Ya que fueron muchos los años que se dedicó a expandir la cultura española, de evangelizar y de curar a indígenas, de alfabetizar grandes colonias de in nativos, etc.

Murió el 2 de diciembre del año 1.547, de una disentería basilar en su tierra natal. Sus restos descansan en  el monasterio de san Isidoro del Campo en un panteón perteneciente al duque de Medina Sidonia. Su epitafio reza lo siguiente: Padre cuya suerte impropiamente Aqueste bajo mundo poseía, valor que nuestra edad enriquecía. Descansa ahora  en paz eternamente.

Acerca del autor
Comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *