La historia de la Biblia no puede ser expuesta, sin antes estar claro que es el texto como tal; la Biblia es un texto creado alrededor de los años 1445a.C. donde se encuentran reunidos una serie de libros sagrados. Los cuales forman el Antiguo y el Nuevo Testamento, iniciando con Génesis y finalizando con Apocalipsis o Revelaciones; donde se relata el fundamento de la creación hasta profecías que representan la señal del fin del actual sistema de cosas. La misma representa un conjunto de leyes y normas de vida que fueron seguidas por los judíos;  posteriormente por los practicantes del cristianismo,una religión que hoy en día se expande por el mundo entero.

Origen de la Biblia

La historia de la Biblia y su creación comenzó gracias a la iniciativa de Ptolomeo II, gran amante de las ciencias y las artes; rey que en el siglo III a.C. reunió en Alejandría, Egipto, diferentes traductores, quienes serían apoyados por estudiosos de Judea. Siendo el objetivo principal de ello, anexar a su biblioteca la historia del pueblo de Israel; la cual fue traducida en griego, siendo su idioma original el hebreo y arameo, lo que se debía al lenguaje de sus protagonistas principales. Conocidos como Adán, Abraham, Moisés y por supuesto su descendencia, los cuales tuvieron participación importante en los hechos.

Esta traducción se toma como base para las posteriores traducciones que llegaron a recorrer el mundo, como fue la versión en latín;  todos los hechos recogidos partieron del delegado que dejó Moisés a Israel. El que se consideró responsable de la difusión de las tradiciones, tanto escritas como orales, gracias al Pentateuco; es decir, los primeros 5 libros de la Biblia, conocidos como Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. Los cuales recogieron la información necesaria para la creación de la Biblia.

También se dice que entre los años 200 y 300 d.C. (siglo III), 6 ancianos de cada una de las 12 tribus de Israel fueron seleccionados; haciendo un total de 72 ancianos, quienes se ubicaron individualmente en habitaciones diferentes, donde escribirían la historia de su pueblo. Finalmente los traductores griegos, revisaron los escritos de los sabios; y se dieron cuenta que a pesar de estar separados, las historias eran totalmente iguales. Con esta información, se creó lo que en la actualidad conocemos como Antiguo Testamento.

Sin embargo, antes de conocerse como Antiguo Testamento, se conoció como Septuaginta; palabra que da indicativo de 70 en griego, dando a conocer la cantidad de personas que intervinieron en su creación.

Evolución de la historia de la Biblia

La muerte de Jesús fue un suceso que terminó de forma tal el texto bíblico, sin dichos hechos, no estaría completo; además fueron muchos los testigos que presenciaron la vida, muerte y resurrección de Jesús. De acuerdo con las escrituras, tenía tanto opositores como adeptos, estos últimos se encargaron de diseminar su historia e ideologías por toda Roma; algunos de ellos fueron los apóstoles, mientras que otros simplemente eran sus seguidores, encargados de dejar constancia escrita de los hechos.

Entre los años 300 y 400 (siglo IV), Roma protagoniza una crisis social, política y religiosa; es así que el emperador Constantino I permite el libre culto y ordena que toda la sociedad profese el cristianismo. Más tarde, en el año 363, se resuelve unificar el Antiguo Testamento y los escritos relacionados con la vida y hechos realizados después de la muerte de Jesús; proceso se llevó a cabo a través de los famosos concilios, siendo esta vez el Concilio de Laodicea el protagonista.

La reunión es organizada por la iglesia católica, institución que solicitó la presencia de religiosos de la actual Turquía; en ella y otras tantas reuniones que se realizarían a posterior, se decidirían los textos que formarían parte de la Biblia. Los concilios eran reuniones frecuentes de la iglesia, donde se establecían normas, tanto para la iglesia como para sacerdotes, papas y clérigos; para el año 300, ya eran de conocimiento público los famosos 4 evangelios.

Constituidos por Juan, Mateo, Lucas y Marcos, evangelios que se habían utilizado entre los años 130 y 202 d.C. cuya finalidad era mantener viva la fe cristiana y esparcir las enseñanzas de Jesús, de allí, que ellos aparezcan en la Santas Escrituras. El proceso de su escritura tomó alrededor de 1000 años, desde 900 a.C. y 100 d.C.

Características de la Biblia

Entre las características más importantes de la Biblia, podemos encontrar las siguientes:

  • Explica la existencia de Dios y su hijo Jesús.
  • Fue escrito por los profetas, apóstoles y seguidores de Jesús, una vez que le fue dada la inspiración divina.
  • Se ha escrito en idiomas diferentes.
  • Los teólogos indican que fue inspirada por Dios.
  • Está compuesto de 66 libros que forman el Antiguo y el Nuevo Testamento.
  • Se clasifica como un texto sagrado.
  • Forma parte de las creencias religiosas del judaísmo y el cristianismo.

Historia de la Biblia desde su composición

La historia de la Biblia permite observar que a pesar de su antigüedad no deja de ser uno de los libros más reproducidos; puesto que en la actualidad se han logrado distribuir más de 40 millones de copias, por otro lado, se tradujo en más de 2 mil idiomas. Dando accesibilidad a todos los países del mundo que conozcan la palabra de Dios. La Biblia se compone de 66 escritos por inspiración Divina, dividida en las Escrituras Hebreoarameas (Antiguo Testamento) en que se encuentran los 39 libros siguientes:

  • Génesis
  • Éxodo
  • Levítico
  • Números
  • Deuteronomio
  • Josué
  • Jueces
  • Ruth
  • 1 Samuel
  • 2 Samuel
  • 1 Reyes
  • 2 Reyes
  • 1 Crónicas
  • 2 Crónicas
  • Esdras
  • Nehemías
  • Ester
  • Job
  • Salmos
  • Proverbios
  • Eclesiastés
  • El Cantar de los Cantares
  • Isaías
  • Jeremías
  • Lamentaciones
  • Ezequiel
  • Daniel
  • Oseas
  • Joel
  • Amós
  • Abdías
  • Jonás
  • Miqueas
  • Nahúm
  • Habacuc
  • Sofonías
  • Ageo
  • Zacarías
  • Malaquías

Las Escrituras Griegas Cristianas o Nuevo Testamento se compone de 27 libros inspirados:

  • Mateo
  • Marcos
  • Lucas
  • Juan
  • Hechos
  • Romanos
  • 1 Corintios
  • 2 Corintios
  • Gálatas
  • Efesios
  • Filipenses
  • Colosenses
  • 1 Tesalonicenses
  • 2 Tesalonicenses
  • 1 Timoteo
  • 2 Timoteo
  • Tito
  • Filemón
  • Hebreos
  • Santiago
  • 1 Pedro
  • 2 Pedro
  • 1 Juan
  • 2 Juan
  • 3 Juan
  • Judas
  • Revelación o Apocalipsis

Cada libro se encuentra dividido por capítulos, los cuales a su vez se subdividen en versículos; técnica creada gracias a la iniciativa de Stephen Langton, un clérigo ingles que llegó a ser arzobispo de Canterbury. Personaje que colaboró distribuyendo los escritos por capítulos y versículos justo entre los años 1100 y 1200 d.C.

Otros personajes que colaboraron en la historia de la Biblia

Además de los hombres que utilizó Dios para escribir los libros bíblicos, no podemos dejar de lado una serie de personajes que fueron útiles en la historia de la Biblia; entre ellos se puede mencionar a los copistas o escribas, encargados de reproducir textos a mano. Profesiones muy comunes en tiempos del Imperio Romano y que continuaron existiendo hasta la Edad Media; habilidades que permitieron difundir hechos y creencias con mayor rapidez entre la población.

Los escribas o copistas eran usados por los emperadores al momento de hacer cumplir una orden en todo el reino; puesto que debían reproducir un escrito a manera de comunicado y posteriormente distribuirlo por el imperio. De igual forma sucedió con textos de importancia, como fue la presentación de lo que conocemos hoy en día como texto bíblico; ejemplo claro de ello fue el Códice de Leningrado, Biblia hebrea transcrita alrededor de 1008 y 1009 por escribas o copistas masoréticos.