A partir del año 1947, el sufragio femenino en Argentina comenzó a tener vigencia en la historia. Eso ocurrió gracias a que se hizo un decreto y fue aprobada la ley Evita. Los movimientos feministas para luchar por la justicia del sexo femenino estuvieron en manos de Eva Duarte. Como resultado obtuvieron la oportunidad de votar en 1951.

¿Qué es la ley Evita?

La Ley del sufragio de mujeres se conoce usualmente como Ley Evita, ya que fue Eva Duarte quien lucho por esta. En la constitución argentina es la Nro. 13.010. La misma está compuesta por 7 artículos. Las ideas u objetivos de estos artículos son:

  • Artículo Nro. 1: equidad en las atribuciones políticas femeninas y masculinas en argentinos de nacimiento.
  • Artículo Nro. 2: equidad en las atribuciones políticas masculinas y femeninas en personas que sean extranjeras y vivan en Argentina.
  • Artículo Nro. 3: igualar las leyes para mujeres y hombres en el aspecto electoral. Las mujeres tendrán derecho a obtener una libreta cívica.
  • Artículo Nro. 4: el período de tiempo para aceptar la ley era de 18 meses. No obstante, contaba con  6 meses de prórroga. El Senado y los Diputados debían aceptarla.
  • Artículo Nro. 5: el servicio militar no sería obligatorio para las mujeres. Menciona las sanciones acerca del incumplimiento del enrolamiento femenino.
  • Artículos Nro. 6 y 7: se tenía que publicar la ley y se mencionan los gastos necesarios.

Desarrollo de la historia del sufragio femenino en Argentina

La historia del sufragio femenino tuvo sus comienzos en 1907. Un pequeño grupo de feministas crearon un comité. Unos años más tarde en 1919, un diputado llamado Rogelio Araya fue el que presentó el proyecto en la cámara de diputados.

Por desgracia, este ni siquiera fue analizado por parte de la Cámara. En 1932, fue presentado otro proyecto, pero el Senado no lo aceptó. Por otro lado, en Santa Fe y en San Juan fueron aprobados los derechos femeninos. Estas podían participar en el sufragio a nivel municipal.

Juan Perón, en el año 1945 continuó con la comisión para que las mujeres pudiesen participar en el voto.

La ley 13.010 o ley Evita

El principio de la participación femenina en las elecciones argentinas se dio gracias a la ley Nro. 13.010, la cual fue sancionada en el peronismo. Este movimiento político apoyó y se encargó que las personas discriminadas y postergadas tuviesen un trato justo. Algunos de los beneficiados fueron los trabajadores, los niños y los ancianos.

Asimismo, también el sexo femenino se vio beneficiado gracias a esto. En el año 1945, entre Juan Perón y Eva Duarte le dieron un gran empuje al decreto del sufragio femenino. Sin embargo, en ese año no se pudo dar debido a que había muchos conflictos entre partidos peronistas y opositores al peronismo.

En el año 1946, Eva Duarte habló en un acto de cierre donde estaban presentes muchas mujeres. Evita, como se le conoció más adelante fue una gran impulsadora del movimiento femenino. Esta se ganó el puesto de Secretaria General y después de 1945 se convirtió en una esperanza para el sexo femenino y los obreros.

De hecho, llegó a crear un partido. El nombre que recibió fue “PPF” (Partido Peronista Femenina). En el año 1946, Juan Perón hizo un anuncio sobre un proyecto para ley que reconocería al fin las atribuciones políticas y sociales del sexo femenino. Asimismo, el sufragio de las mujeres estaba incluido allí.

Tratamiento por parte de los Diputados y el Senado

La sanción y el tratamiento de la ley en el senado y en los diputados. Luego de lanzar aquel proyecto, este debía ser procesado por parte del senado y los diputados. De esa manera, se podía saber si sería aprobada por parte de estas 2 partes.

El Senado

En el senado contaban con un buen empuje que presentó el proyecto femenino. Mendoza pertenecía a la UCR Junta Renovadora y estaba de parte del peronismo. Dicho proyecto llegó hasta la Comisión de Negocios de Constitución en donde fue discutido de manera intensa.

Lo que Mendoza había expuesto en su texto reconocía que las mujeres y los hombres debían tener los mismos derechos. Estos derechos serían en aspectos políticos, sociales, educativos y culturales. Asimismo, se pusieron de manifiesto algunas verdades acerca del salario y el trato y se asemejó a la esclavitud.

Mendoza fue apoyado por Alberto Durand. Uno de los mayores problemas era la oposición de algunos senadores. Los argumentos eran que las mujeres nunca serían iguales a los hombres en sentido intelectual. Además, afirmaban que solo existían para procrear, encargarse del cuidado del hogar y otras labores cotidianas.

Algunos aceptaban que estas pudiesen votar pero era inaceptable que pudiesen ser votadas. Por ello, Soler expresó que si opinaban así no eran demócratas por completo y que de hecho no lo eran. La democracia se basa en la participación completa de todos y con eso excluían a más de la mitad de la población, es decir a las mujeres.

Por último, el senado argentino el 21 de agosto del año 1946 después de tantas discusiones aprobó el proyecto. A partir de ese momento quedaría en manos de los Diputados.

Los Diputados

Cuando la los diputados recibieron el proyecto, fue considerado poco importante, por lo que lo excluyeron de su agenda política. Sin embargo, en el año 1947 Evita reclamó de manera pública que se sancionara la ley del sufragio femenino. Entre los meses de enero y marzo, esta realizó 6 discursos a través de la radio.

Esta utilizó como ejemplo la ley Saenz Peña, lo cual también le ayudó para su eslogan. Por otro lado, entre los Diputados se formó una gran controversia. Los argumentos que se presentaron eran más diversos que en los presentados por el senado.

Había diputados que estaban a favor. Sin embargo, otros estaban en contra y sostuvieron que esto sería optativo, ya que esto no era compatible. Además, propusieron que el voto fuese no obligatorio y que se aplicara sólo a aquellas que hubiesen terminado la educación primaria.

La UCR tenía el objetivo de que esta ley no fuese aprobada para las elecciones de 1948. El desinterés de los diputados por el proyecto fue lo que lo demoró. No obstante, de manera obligatoria tenían que analizarlo y tomar una decisión, ya que según la ley de Olmedo podían sufrir media sanción.

Trataron el proyecto sobre “tablas” en septiembre, el día 3. En esa ocasión, Eva Perón organizó una gran marcha femenina en frente del Congreso para que se sancionara la ley. Aunque ese día fracasaron, 3 días después fue aprobado el proyecto.

Causas del sufragio femenino en Argentina

Algunos aspectos de los gobiernos republicanos y democráticos y el trato hacia la mujer fue lo que causó este gran movimiento femenino. No obstante, además de eso, las causas fueron:

  • El contraste entre la monarquía y los regímenes republicanos: en la monarquía se aceptaba la participación política de las mujeres, ya que había una larga lista de reinas. En cambio, en los gobiernos republicanos se excluían casi de manera el sexo femenino.
  • Discriminación: el género femenino era discriminado de manera social, política y cultural.
  • La aceptación de las mujeres en Iberoamérica: en otros países tales como Ecuador, Chile, Brasil, Uruguay y Bolivia ya habían aceptado el sufragio femenino entre 1920 y 1930.

Consecuencias de la aceptación del sufragio femenino

Debido a que se comenzó a tomar en cuenta la participación de las mujeres en el aspecto político, se dieron algunos acontecimientos importantes. Las consecuencias de la aceptación del sufragio femenino fueron:

  • ReNaPer: para poder entrar en vigencia la ley Evita se creó un sistema para registrar y documentar a las personas. En esa ocasión, se le daba uso a la Libreta para Enrolamiento como identificación, pero solo la tenían los varones nacidos en Argentina. Luego de esto, el Congreso hizo la sanción de la Ley 13.482 y elaboró una identificación para el sexo femenino llamado “Libreta Cívica”.
  • Inclusión en partidos políticos: el primer partido político de mujeres fue el PPF. Los logros de este fueron que en 1951 pudieron lograr obtener 23 diputadas y 6 mujeres senadoras. La UCR ya había modificado sus estatutos en 1948, pero en las elecciones de 1951 no pudo obtener diputadas ni senadoras. En el Partido Comunista y Partido Socialista, ya habían permitido la participación interna de las mujeres, una de las más importantes fue Alicia de Justo.
  • Se incluyen en las elecciones: gracias a que se incluyeron a las mujeres en el sufragio, el padrón de elecciones aumento de 3 millones a 8 millones. Asimismo, permitió la participación de mujeres en puestos de diputada y senadora.

Bibliografía

  • Historia del sufragio femenino en Argentina –ri.conicet.gov.ar/handle/11336/3685
  • El Historia del sufragio femenino en Argentina – es.wikipedia.org/wiki/Ley_13.010_de_sufragio_femenino
  • Historia del sufragio femenino en Argentina – www.cultura.gob.ar/23-de-septiembre-de-1947-asi-se-promulgo-la-ley-del-voto-femenino_6501/
  • Historia del sufragio femenino en Argentina – www.cultura.gob.ar/voto-femenino-en-argentina-conoce-a-dos-protagonistas-de-este-hito-para-la-igualdad_6794/