José Rosales

Don José Rosales (1885)

 

El Sr. José Rosales o Don José Rosales nació en San Salvador19 de marzo de 1827 y falleció el 07 abril de 1891. En vista de que quedó huérfano de padre a muy temprana edad, fue educado por la familia Morales Villaseñor. Se casó con Doña Carmen Ungo pero nunca tuvo descendencia. Se enlistó en el ejército y llegó a alcanzar el grado de Coronel.

 

Después de fracasar al intentar establecer la unidad de Centroamérica de la mano del presidente guatemalteco Rufino Barrios, se desencadena la revolución encabezada por el ciudadano y general Francisco Menéndez, debido a esto el presidente R. Zaldívar renuncia a la presidencia, cediendo el mando y dirección del país al general Fernando Figueroa, quien luego fue ganador como segundo designado durante las elecciones; pensando en lograr la paz política y económica para evitar así la guerra civil el general Figueroa, deja en el mando al entonces senador José Rosales a partir del 18 de junio de 1885, obteniendo el título de tercer designado.

 

Para finales del siglo XIX El Salvador contaba con una casa de caridad y una llamada “junta de patrocinio”, la tarea de este último era encargarse de la construcción del Hospital General de San Salvador; la necesidad de llevar a cabo este proyecto e inaugurar un nuevo hospital era muy urgente.

 

Lamentablemente la falta de dinero hacia imposible esta tarea, es aquí cuando don José Rosales decidió apoyar este proyecto y donó parte de su fortuna, aproximadamente medio millón de pesos oro, para la Construcción de este importante centro de Salud, el Hospital de San Salvador.

 

Ya distanciado de la vida política por motivos personales, salud y edad, fallece el 7 de abril de 1891, siendo su sepelio una verdadera demostración de pesar. Al comenzar la década se inició la construcción del hospital, exactamente el 9 de abril de 1891, exactamente dos días después de su muerte; el edificio fue terminado en 1902, once años después; se inauguró con el nombre de Hospital Rosales, el 13 de julio de 1902. Para honrar su memoria. Aún su nombre y legado se recuerda con mucho cariño.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *