Dentro de los hechos históricos de El Salvador, no podemos obviar a la Junta Revolucionaria de Gobierno; institución que incrementó la tensión política dentro del país. Todo gracias a sus acciones impositivas, desarrollando lo que se conoce en el pasado como dictadura; tomando protagonismo como parte de los presidentes de El Salvador. Es así que a continuación conoceremos todo lo relacionado con el tema.

¿Qué fue la Junta Revolucionaria de Gobierno?

Cuando se habla de la Junta Revolucionaria de Gobierno, nos referimos a la administración que tomo el poder por la fuerza; formando parte de los periodos dictatoriales de El Salvador desde el 15 de octubre de 1979 hasta mayo de 1982. Periodo en que tuvieron lugar, exactamente 3 Juntas Revolucionarias de Gobierno diferentes; siendo sus actores principales un grupo de militares que demostraron su descontento ante la administración reinante en ese entonces. Acciones que dieron paso a la guerra civil que protagonizó la región por más de 10 años.

¿Por qué surge la Junta Revolucionaria de Gobierno?

Entre la década de los 40 y 70 los salvadoreños vivieron un conjunto de situaciones represivas; las cuales  desembocaron en el descontento de la población, tanto civil como militar. Donde se evidencia una marcada marginalidad, autoritarismo militar, malestar social y radicalismo político; todo ello trajo como consecuencia una lucha de poderes en diferentes periodos. Es así que nace la Junta Revolucionaria de Gobierno; la que pondría fin a los continuos mandatos del Partido de Conciliación Nacional, también conocido como PNC. Cuya administración llegó a alcanzar un espacio de 17 años en el poder.

Primera Junta Revolucionaria de Gobierno

La administración de Carlos Humberto Romero estuvo marcada por varios ataques de los movimientos revolucionarios;  los cuales fueron reprimidos a través del Ejército, Guardia Nacional y grupos paramilitares. También tuvo que enfrentar la solicitud de abandono del cargo de parte de la OEA; quien actuaba a través de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, donde se recalca el abuso de poder.  Incluso, el presidente de los Estados Unidos solicitó al presidente salvadoreño convocar nuevas elecciones; sin embargo, este hizo caso omiso a dicha petición. Por lo que un grupo de jóvenes militares, organizaciones sindicales y miembros de la Cámara de Comercio se unieron para derrocar a Romero; todos ellos lograron su cometido al contar también con el apoyo del país norteamericano.

Después de concretar los acuerdos durante meses, ponen en marcha el derrocamiento el 15 de octubre de 1979; acciones que llegaron a buen término, logrando que Carlos Humberto Romero depusiera sus armas. De modo que se establece la primera Junta Revolucionaria de Gobierno, la cual estaba encabezada por 3 civiles y 2 militares;  entre sus promesas administrativas estaba la organización de un sistema democrático verdadero y finalización de la violencia.  Así como también el comercio del café, la reforma agraria y la nacionalización de la banca; en vista de ello, se decide establecer un gabinete de ministros, los cuales darían continuidad a lo prometido.

Como en todo proceso político, dichas reformas nunca llegaron y comenzaron los choques de ideales entre conservadores y progresistas; situación que genero un ambiente de gran tensión, donde las masas se apostaron en las calles haciendo un llamado insurreccional. Es así que la Junta Revolucionaria de Gobierno inicia un nuevo periodo represivo; tomando acciones similares a la administración que acababan de deponer y haciendo uso de los escuadrones de la muerte.

Fin de la primera junta

En un principio de la primera Junta Revolucionaria de Gobierno estuvo integrada por Guillermo Manuel Ungo y el empresario Mario Andino; otros de sus integrantes fueron los coroneles Adolfo Arnoldo Majano y Jaime Abdul Gutiérrez y finalmente Román Mayorga Quiroz. Para el 5 de enero de 1980, la misma es disuelta después del abandono del cargo del gabinete de ministros; del mismo modo lo hicieron los integrantes civiles, acciones que dejaron ver la división de las Fuerzas Armadas. Siendo la causa principal de su disolución la diferencia de ideales que perseguían sus integrantes; situación que da como resultado la creación de la segunda Junta Revolucionaria de Gobierno.

Segunda Junta

Para el 9 de enero de 1980 se crea la segunda Junta Revolucionaria de Gobierno; la cual contó con la dirección de los coroneles Adolfo Majano y Jaime Gutiérrez. También contó con la participación de José Antonio Morales Erlich  y Héctor Dada Hirezi; quien emite su renuncia y se exilia en México, dejando su puesto en manos de José Napoleón Duarte. En esta segunda oportunidad, continúan los conflictos y los asesinatos; siendo el objetivo todos los militantes de izquierda, entre ellos Monseñor Oscar Romero, personaje asesinado por los escuadrones de la muerte el 24 de marzo de 1980 durante una misa.

El caso fue investigado, llegándose a conocer que la Interpol tenía en su poder los nombres de los implicados en el hecho. Se realizó la denuncia correspondiente ante el juez Atilio Amaya, quien encargaría de llevar el caso; es así que sufre un atentado contra su vida, sin embargo, logró salir ileso del mismo, por lo que decide exiliarse  en Costa Rica.

Tercera Junta Revolucionaria

Para el mes de diciembre de 1980 se establece la tercera y última Junta Revolucionaria de Gobierno, después de la renuncia del coronel Adolfo Majano; donde sus integrantes fueron Ramón Navarrete, Jaime Gutiérrez, José Napoleón Duarte y José Morales Erlich. En este periodo se ejecutan las reformas y con ellas nuevas promesas de un sistema democrático; pese a ello, la violencia continuaba reinando en el país, claramente identificado con el asesinato de Félix Ulloa en octubre de ese mismo año.  Estos acontecimientos, más otra serie de acciones represivas, ocasionaron el fortalecimiento de los grupos armados de izquierda; dando origen a la organización conocida como FMLN.

Organización que arremetió contra el gobierno en el año 1981, lamentablemente no salieron victoriosos; es así que fortalecen la estructura militar, iniciando con ello la famosa guerra civil que finalizó con los Acuerdos de Paz. Para el 28 de marzo de 1982 se realizan elecciones con el fin de conformar una Asamblea Constituyente; ente que toma posesión el 2 de mayo del mismo año, el cual elige como presidente interino a Álvaro Magaña. Con esto se pone fin a los periodos de mandato de la Junta Revolucionaria de Gobierno.