La Conquista inglesa en América

La Conquista inglesa en América, se remonta desde el siglo XV hasta finales del siglo XIX. Cuando se separaron los grandes imperios Inca y Azteca. Esto vino de la mano con el desplome demográfico de la población americana. Así como el uso de los idiomas  europeos en América, destacándose el español, el portugués y el inglés.

Isabel I impulsó los planes de conquista en América, poniendo sus ojos fijamente en el Norte del Nuevo Continente. El primer intento de conquista del imperio inglés en América, se llevó a cabo de la mano de Walter Raleigh, nominando al territorio como “Virginia”. Debido a la supuesta virginidad de la reina Isabel I, quien supuestamente aún se encontraba en estado de virginidad.

¿Qué se sabe sobre Conquista Inglesa en América?

Las colonias instauradas en Norteamérica fueron; Georgia, Carolina del Norte, Carolina del Sur, New Hempshire, Nueva Jersey, Pensylvania, Delawere, Maryland, Connecticut, Rhode Island, Massachussets, Nueva York y Virginia. A estas trece colonias, se les designó con el nombre de Nueva Inglaterra.

Los factores determinantes para la fundación de éstas trece colonias fueron; el desarrollo económico básicamente; la diversidad de cultos religiosos que vieron en América la oportunidad de expandirse libremente, como el caso concreto de la cada vez más creciente comunidad mormona y, las grandes oportunidades de trabajo. Ya que la gran explosión demográfica así lo demandaba.

Publicidad de Google AdSense

Los objetivos de la La Conquista inglesa en América, eran muy diferentes a los intereses por parte de la corona española. Ya que estos se apoyaron mayormente en la tenencia de tierras para poder ampliar su actividad agrícola.

Sus intereses fueron mucho más nobles. Ya que a diferencia de los españoles y los portugueses, éstos se trasladaban con sus esposas e hijos en busca de formar familias.  Cuyos descendientes se  dedicaran al cultivo en contraste con los otros que solo estaban a la caza de riquezas minerales.

¿Diferencias entre la Conquista Inglesa, española y portuguesa?

A diferencia de los portugueses y los españoles, los ingleses se autofinanciaban. Ya que la corona en la mayoría de los casos no se hacía cargo de estas expediciones. Tal vez por ésta y otras razones de corte religioso, estos colonizadores se jactan de no haber cometido tantos maltratos y explotación a la población primitiva.

En su gran mayoría los colonos provenientes de la corona inglesa. Eran personas cultas y si bien los movieron interesas en favor de mejorar sus vidas en el aspecto económico. No se apoyaron en conseguir la colaboración de los indígenas mediante la fuerza. Sino mediante el trabajo de éstos con su respectiva paga a base de comercio de trueque o con moneda de curso en algunos casos.

Publicidad de Google AdSense

A pesar de que el principal producto que explotaron los ingleses, fue el tabaco. También incursionaron en otros rubros no menos lucrativos como el arroz; el algodón; el cual enviaban para Inglaterra y otros países en bruto o ya manufacturados, material para la construcción en la navegación y pieles. También en algunos casos ya manufacturadas.

New York y la Conquista inglesa

Los Ingleses más tarde se instalaron en New Ámsterdam, actualmente New York. Pero para los ingleses no fue fácil la colonización en los Estados Unidos. Ya que se tuvieron que enfrentar en muchos encuentros con los franceses, quienes ya se habían apoderado de Canadá. 

Querían expandirse hacia el Oeste en busca de nuevas tierras para la agricultura y su respectiva colonización y lo que de ésta se derivaba.

Australia y Nueva Zelanda

Después, pasado algunos años, tuvieron unos asentamientos en Australia y en Nueva Zelanda. Pero esto sí bajo el dominio de la corona en el año 1840. Donde crearon una nueva zona de migración.  Aquí si hubo enfrentamientos cruentos que terminaron en genocidio llamado “La Guerra Negra”. Debido a estos exterminios, la población llegó a reducirse hasta en un setenta por ciento en algunos casos y en menos de un siglo.

Esta “Guerra Negra” sí se caracterizó por matanzas en grupo y la mutilación de orejas de los aborígenes de Tasmania en la tierra de Van Diemen.

Sin embargo, estos sucesos fueron desmentidos por la corona inglesa a través de una comisión  que se instaló para su debida investigación durante la década de 1830. Esta comisión fue presidida por una diácono llamado William Broughton, y también en el siglo XX por algunos historiadores.

Los sobrevivientes de la llamada “Guerra Negra”, fueron reubicados más tarde en las Islas del Estrecho de Bass donde aún viven sus descendientes, los cuales se grapan las orejas en honor a sus antepasados que fueron mutilados cruelmente por los conquistadores británicos.

Cabe destacar que finalmente éstas colonias que fueron víctimas durante la conquista por parte de la corona inglesa.Terminaron obteniendo su independencia, rigiéndose a sí mismos. Siguieron manteniendo relaciones comerciales con sus antiguos opresores. De ellos les quedó su idioma, su cultura muy amplia en la escritura y sus enseñanzas religiosas, la cual practican hasta estos días.

Virginia y la Conquista Inglesa

Los ingleses, instauraron una pequeña aldea familiar en Jamestown, Virginia, en el año 1607. Eran portadores de una cedulación por parte del rey Jaime I de Inglaterra. De los 105 colones que llegaron originalmente, solo sobrevivieron menos de la mitad. Esto debido a la hambruna que tuvieron que soportar en sus inicios. Así como enfermedades que les sobrevinieron a consecuencia del largo trayecto en precarias condiciones.

No obstante, se pudieron recuperar rápidamente con el cultivo de sus tierras.  Sobre todo con la siembra del tabaco, que comenzaron a exportar hacia Inglaterra  desde el año 1614. No mucho tiempo después un grupo de puritanos se echaron a la mar desde Inglaterra en una embarcación llamada Mayflower. Se establecieron en Plymouth, Massachusetts en el año 1620 y poco a poco se fueron expandiendo hacia otras colonias aledañas.

El 13 de mayo del  año 1613, la Compañía Londres, decidió partir hacia Norteamérica y con la indiscutible e invalorable ayuda de John Smith, lograron sobrevivir. Pocahontas, una princesa nativa, le salvó la vida a este joven mormón y después se convirtió al evangelio. También uno de los ministros del rey Carlos I, se convirtió al evangelio. Sus derechos fueron respetados por órdenes de la esposa del rey.

Acerca del autor
Comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *