La cultura de los Lucayos

Los Lucayos o Lucanos, fueron una de las tantas Culturas con las que se encontró Cristóbal Colón en sus viajes durante la Conquista española. Estos habitaron lo que actualmente se conoce como islas Bahamas. Fueron nombrados moradores de Cayos, estos pertenecían a la etnia o tribu de los Taínos.

Se destaca que esta fue la primera cultura que se vio cara a cara con los europeos, ya que habitaron la isla donde el 12 de octubre de 1492 Cristóbal Colon y su tripulación desembarco y fue el inicio del descubrimiento de América. Dicha isla fue bautizada como San Salvador, cabe destacar que al día de ahora se desconoce que isla fue a ciencia cierta.

Sus principales fuentes de alimentación eran marinas, pescando y recolectando mariscos, moluscos, langostas y conchas. Los escasos vestigios que dejo su Cultura se limitan a fragmentos de cerámicas, petroglifos y palabras como: canoa, caníbal, hamaca, huracán y tabaco.

Los colonizadores españoles, fueron los primeros en fundar un asentamiento en el archipiélago, que a su vez sirvió como punto de concentración de los indios Lucayos esclavizados por los españoles. Posteriormente fueron embarcados hacia la española. 25 años más tarde, los más de cincuenta mil indios habían desaparecido por completo.

Finalmente los conquistadores españoles, abandonaron el asentamiento, dejando por visto, que fueron los primeros en cometer un genocidio o exterminio de una raza, tribu o etnia en toda Latinoamérica. Como dijo el mismo Colón, estos nativos eran pacíficos, no conocían las armas ni tenían necesidad de ellas.

La Cultura que descubrió Colón

Al llegar a tierras caribeñas el 12 de octubre del año 1492, Cristóbal Colón y sus acompañantes se toparon con diferentes etnias, tribus o grupos de personas, cuyos miembros eran de piel cobriza y cráneos deformados.

El Gran Almirante los denomino indios, suponiéndolos con los habitantes que habitaron en algún momento cerca del Río Ganges. En pleno centro de la isla guanahaní, Colón expone, datos de suma importancia geográfica. Diciendo las siguientes palabras:

“Esta isla es bastante grande y muy llana, de árboles muy verdes y con muchas aguas. En medio de todo se encuentra una laguna sin montañas que la rodee, y toda ella es verde, que da placer mirarla”

A orillas de la playa se habían reunido un grupo de personas, hombres y mujeres, haciendo una multitud que contemplaban atónitos la llegada de aladas naves. Las consideraron como extraños animales sobrenaturales que volaban sobre las olas. A los que manipulaban aquellas aladas embarcaciones, los consideraron como seres sobrenaturales que venían del cielo.

Aquellos indígenas se encontraban completamente desnudos, con pinturas de varios colores, para los conquistadores españoles, éstos eran una nueva raza. Los Lacuyos, eran altos, de piel cobriza y cabelleras largas y lacias.

Colón les entrego algunos objetos de poco valor, pero que para ellos valían mucho, ya que eran completamente extraños. Objetos como: botones de colores, cascabeles, espejos y collares hechos de vidrio. A cambio, recibió de éstos papagayos y comida en abundancia.

Los españoles vieron como éstos indios, usaban adornos de oro en sus narices sin apreciar el valor de los mismos. Todos se veían con bella presencia, cuerpos esbeltos, caras gratas y extensas cabelleras que usaban por delante hasta la frente y atrás dejaban una larga cola que nunca se cortaban.

Los Lucayos que se estima pudo haber en la isla guanahaní, llegaba aproximadamente a 1500 y pertenecían al grupo de taínos, éstos eran un grupo muy numeroso de individuos que habitaba en las Antillas Menores de Cuba y Haití.

Agricultura y Pesca de la Cultura de los Lucayos

Para la época en la cual llegó Cristóbal Colón a pisar tierras nuevas de éste gran Continente, los pacíficos y labriegos se encontraban en el periodo neolítico. Cultivaban plantas agrícolas desconocidas para los europeos, como la Yuca. Está la mullían arando la tierra con palos puntiagudos.

Para la pesca usaban redes y nasas, sus viviendas eran chozas redondas con techos de hojas de palma. Siendo la azagaya la única arma que conocían, está consistía en ser una lanza pequeña que se podía arrojar. Era rematada con un colmillo o espinas de alguna variedad de pescado.

Los Lucayos mantenían con ellos a unos pequeños perros dóciles que no ladraban. También adoraban a los espíritus del Bosque, Mar, Trueno, Huracán y sus seres cemíes (Deidad o espiritu).

Los cuales eran las representaciones de seres humanos, animales y en ocasiones, algunas figuras geométricas hechas de Piedra, Conchas, Madera, Oro, Barro o Algodón.

Organización Política y Social de la Cultura de los Lucayos

El domingo 14 de octubre, levan anclas y parten, llevando con ellos a unos 7 Lucayos, que les servirían de guías y aparte aprenderían español. Los indios de otras Islas Lucayas repetían continuamente que existía otra gran isla llamada Colba, para referirse a Cuba.

Al llegar a tierras cubanas, sencillamente quedaron maravillados con tanta belleza natural. Al mismo tiempo que con hombres formidables y de aspecto generoso. Su organización política social era originalmente de manera patriarcal, se desarrollaba en torno al Cacique y el Behíque. De esa manera la herencia seguía la misma línea masculina. Solo en pocas ocasiones una mujer podía llegar a desempeñar el cacicazgo.  

El Cacique era el encargado de organizar todas las tareas diarias que la tribu debía cumplir; como la caza, la pesca y parte agrícola. También se responsabilizaba por la repartición de estos alimentos entre el cacicazgo.

Al Cacique pertenecían las canoas más grandes y los cemí más fuertes de la tribu. Ellos tenían la potestad de mandar a matar a cualquier miembro de la tribu. Siempre y cuando éstos hayan cometido adulterio o robo.

Otros aspectos de la Cultura de los Lucayos

Por otra parte, los Chamanes o Behíques eran los que se podían comunicar con los dioses para curar las enfermedades. Las ceremonias o actos religiosos se le llamaba Cojoba, casi siempre antes de cada acto, ayunaban obligatoriamente. Durante la ceremonia se fumaba Tabaco o Cohoba como le llamaban ellos utilizando una pipa.

El Behíque hacia una mezcla de Tabaco con alguna otra sustancia que desconocían los españoles. Para luego fumarlo a través de un tubo en forma de Y. El consumo de aquella sustancia, le producía una especie de borrachera con alucinaciones. Donde lograban comunicarse con sus ancestros y sabios consejeros.

Los Behiques hacían curaciones utilizando varias plantas y yerbas medicinales que para los españoles eran completamente desconocidas. Estás fueron introducidas en el territorio europeo por sus grandes propiedades curativas.

Acerca del autor
Comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *