La Cultura Timotocuica comprende una serie de grupos indígenas identificados como los más avanzados en Venezuela; se piensa que tiene relación con los muiscas, quienes pertenecen a la cultura  Chibcha de los Andes.

Ubicación de la cultura timotocuica

Los pobladores de la cultura timotocuica se localizaron en los estados Trujillo, Táchira y Mérida, ubicados en Venezuela; exactamente en toda la cordillera de los Andes venezolanos.

Organización social de los timotocuica

La organización social de los timotocuicas era matri-local o matriarcal, por lo que la madre ejercía cierto poder en la toma de decisiones; además de residir en la mujer toda la carga dl hogar, cuidado de los hijos y demás tareas. El punto más importante dentro de la sociedad es la familia, siendo esta la que dio orígenes a las normas de vida; uno de sus rasgos positivos fue la organización igualitaria, donde no existió distinción por jerarquías.

Cada comunidad era dirigida por un jefe o cacique, conocido como Diez plumas por la corona de plumas que usaba; seleccionado para dirigir la tribu debido a sus habilidades agrícolas, y designado por el consejo de ancianos.

Organización política

Antes de que se concretase el periodo de conquista española, el máximo representante de la cultura timotocuica era el chamán; escogido de entre los miembros del consejo de anciano establecido previamente con integrantes de diferentes familias. Algunas de ellas, no tenían representación de ningún tipo, por lo que los jefes eran inexistentes; después de la llegada de los colonizadores, se identificaron como jefes o caciques a los guerreros más hábiles. Quedando los chamanes como figuras importantes que aconsejaban a los guerreros antes de cada batalla.

Estilo de vida de la cultura timotocuica

La cultura timotocuica desarrolló una particular forma de vida, la cual le permitió subsistir por cierto tiempo; siendo una de ellas el cultivo de yuca, papa, maíz, frijoles, tabaco, cacao y auyama. Productos obtenidos a partir de un sistema de riego llamado sistema en terrazas, construidas en las áreas montañosas, donde crecían las plantas; el cual fue sustituido gracias al almacenamiento de agua, líquido que usaron para consumo y riego del cultivo. Permitiendo, esto, establecerse con un modo de vida sedentario.

Otros de los productos obtenidos del cultivo fueron: piña, guanábana, chirimoyas, lechosa, aguacate, algodón, ajíes, michiruy, maguey, batatas y ruba; el trabajo agrícola era llevado a cabo a través materiales construidos con sus propias manos. Ejemplo de ellos fueron el bastón de sembrar, las coas y las palas; implementos que les permitieron llevar a buen término la producción agrícola.

mapa timoto 2

Los Timotos o Timotes habitaban en el Estado Mérida, mientras Los Cuicas se alojaron el territorio trujillano.

Religión de la cultura timotocuica

La cultura timotocuica se inclinó por el politeísmo y el totemismo; uniendo dos creencias religiosas, adorando varios dioses a través de imágenes que supuestamente tenían poderes. Dichas imágenes solían ser construidas de arcilla y en otros casos talladas en madera; realizaban sus rituales de adoración en templos especialmente construidos para actividades ceremoniales. Entre sus dioses se encontraban las estrellas, la luna, el sol y algunos animales como el jaguar.

El chamán era la máxima autoridad en el ámbito religioso, cuya función no solo se destinaba a las fiestas ceremoniales; su rol, también incluía la medicina, usando plantas y hierbas para curar las dolencias de los aldeanos. De este modo se desarrolló la religión en la cultura timotocuica.

Economía de la cultura timotocuica

Como ya sabemos, la cultura timotocuica trabajó la agricultura, estableciendo pisos térmicos y sistemas de riego; lo que les permitió obtener una gran variedad de productos, entre los que resaltan los granos leguminosos. Su producción agrícola era muy grande, por lo que debían almacenar las sobras en mitoyes; palabra utilizada para identificar los silos subterráneos. Pero, sus actividades no quedan allí, pues, también destacaron en la caza de animales; dichas especies eran colocadas en jaulas, justo alrededor de sus viviendas. Otra de sus actividades comprendía la pesca en aguas dulces, es decir, en los ríos.

Por otro lado, la cultura timotocuica se expandió hacia la práctica artesana; a través de la cual dieron a conocer hermosas cerámicas y productos elaborados en barro. Lo que quiere decir que la alfarería, también, fue implementada; pero, su mayor atributo fue la elaboración de tejidos, donde sus chinchorros, ruanas, mantas y hamacas tomaron popularidad. A esto le añadimos sus vistosos tejidos de algodón, productos usados en la vida diaria y en el comercio.

Agricultura de la cultura timotocuica

La cultura timotocuica subsistió a través de la agricultura, cultivando papas, tomates, maíz, yuca, granos, entre otros; cosechados mediante el sistema de terrazas que le permitió desarrollar canales de riego que hizo fructífera la siembra. Los tiempos de sequía o el clima árido no representó problema, puesto que construyeron estanques para almacenar el agua; también fueron hábiles para alimentar sus cultivos con la fabricación de sus propios abonos. Su cosecha proporcionó grandes excedentes que eran almacenados y utilizados para el comercio mediante el trueque.

Otros de los productos obtenidos del cultivo fueron: piña, guanábana, chirimoyas, lechosa, aguacate, algodón, ajíes, michiruy, maguey, batatas y ruba; el trabajo agrícola era llevado a cabo a través materiales construidos con sus propias manos. Ejemplo de ellos fueron el bastón de sembrar, las coas y las palas; implementos que les permitieron llevar a buen término la producción agrícola.

Arquitectura

Al establecerse en una zona específica, abandonaron el sedentarismo; estableciéndose en viviendas fijas, construidas de barro y piedra; materiales que les permitieron resguardarse del clima frío, lo que era constante debido a su ubicación. Puesto que sabemos que Mérida, Táchira y Trujillo son zonas montañosas donde el clima es templado; es así que sus aldeas estaban rodeadas de murallas de piedra y sobre ellas estacas punzantes.

Dichas estacas cumplían la función de alejar a los intrusos y defenderse de los atacantes. Sus aldeas albergaron distintas familias, es aquí, donde los timotocuicas desarrollan su modo de vida; basándose en la agricultura de subsistencia y elaboración de artesanías, trabajos textiles y cerámica. Aunque la mejor muestra de arquitectura fueron sus caminos, palacios, puentes, templos religiosos y muros; elaborados con diseños simples, firmes y simétricos con el uso de piedra, de modo que también eran resistentes.

Fotografía que muestra una vivienda típica de la cultura timotocuica

Fotografía que muestra una vivienda típica de la cultura timotocuica

Vestimenta de la cultura timotocuica

Largos vestidos estampados con flores caracterizó la vestimenta de hombres y mujeres timotocuicas; este traje no cumplió solo funciones estéticas, sino también de distinción social. Puesto que los colores del estampado identificaron las clases sociales, si las flores eran amarillas, entonces pertenecía a clase media; si las flores eran rojas, pertenecías a la clase alta o tenía gran jerarquía y finalmente, si usabas flores blancas pertenecías al sector religioso. 

Características físicas de los timotocuicas

Entre las características físicas de los timotocuicas, podemos encontrar las siguientes:

  • La tez de su piel es de un tono claro, moreno o tostado por el sol.
  • Cabellera completamente lisa.
  • Nariz gruesa y rostro redondo.
  • Tanto mujeres como hombres tienen estatura promedio.
  • Tronco y extremidades con fuerte musculatura, es decir, estructura ósea gruesa.

Arte de la cultura timotocuica

La herencia que dejaron los tiomotocuica fue su experiencia en la rama textil; donde elaboraron variados tejidos y cestas a partir de plantas como curagua, mamuri, hoja de cambur, caña brava y palmas. El barro también fue un material que se aprovechó en tiempos precolombinos, usado para elaborar implementos de cocina y paredes de las casas. Incluso, fueron los creadores del chimo, mezcla a base de tabaco que inicialmente combinaron con piedras; su consumo era exclusivo de los indígenas, sin embargo, se trasladó a toda la población venezolana actual.

Lengua de los timotocuicas

Hasta el momento desconocemos si el timotes y el cuicas son consideradas lenguas diferentes. Sin embargo, para tener una idea más clara sobre ello, te presentamos la distribución existente de esas lenguas, a continuación. 

El Cuica se habló desde la región de Humocaro, en el estado Lara hasta la zona de Jalo; entre los límites de los estados MéridayTrujillo. Otra región donde se usó dicha lengua fue al sudeste de los páramos andinos, Boconó y Niquitao; incluyendo a Valra por la noreste, exactamente Betijoque y Escuque.

El Timote se hablaba en la zona central de los ríos Motatán y Chama del Estado Mérida, desde la zona de Timotes hasta la zona de Grita en el Estado Táchira. También se extendió, a las laderas que descienden al Lago de Maracaibo, en los poblados de Mucujepe y Torondoy.  Al Sur del Estado Mérida, en las zonas de Mucutuy y Mucuchies.

Clasificación de la Lengua de la Cultura Timotocuica

Se considera que tanto el timote como el cuico forman un grupo de lenguas casi extintas, ya que es muy limitado. Puesto que el vocablo se basó en puras listas de palabras. A primera vista, no existe ninguna relación ni similitud con las familias de lenguas vecinas arawak, caribes y chibchas.

Una nueva información, relata que en un pueblo llamado Mutús por encima de Pueblo Llano en el Estado Mérida habla una lengua ancestral aún viva. La palabra mucu es característica de la toponimia Timote. (Mucuchíes, Mucujún, Mucurután, Mucurubá, Mucubají y Mucutuy).

Tribus de la cultura timotocuica

La cultura timotocuica albergó 2 grupos étnicos los cuicas,  y los timotes, quienes a su vez estaban conformados por otras tribus; entre ambas sumaron 34 en total, siendo los timotes los predominantes. Después de varios estudios, se ha podido constatar que los nombres de las etnias cuicas se conservan en algunos pueblos hoy en día.

Entre los cuales podemos mencionar: Niquitao, Carache, Escuque, Cuicas, Chejendé, Isnotú yBurbusay. Comunidades que solían ubicarse en los estados antes mencionados, separados para mantener control de su identidad social y política.

Alimentación de la cultura timotocuica

Su dieta diaria incluyó insumos de su producción agrícola, entre los cuales destacan yuca dulce, papa, maíz y cacao; las proteínas vegetales se acompañaron con carne de guacharacas y pavos, animales que llegaron a domesticar. El riego de su cultivo dependió del sistema de terrazas, lo que hizo prosperar los sembradíos.

Comercio de la cultura timotocuica

De acuerdo con los historiadores, los timotocuicas desarrollaron la agricultura, la cría de animales, la cerámica y el tejido; actividades que les proporcionaron productos variados, que a posterior eran usados para su alimentación. Sin embargo, dieron un salto en el desarrollo de sus comunidades; ya que, comenzaron a comercializar su producción con las tribus cercanas como los caribes y arahuacos.

Quienes intercambiaban sal y otros enceres; por otro lado, la domesticación de animales era su fuerte, puesto que eran grandes cazadores. Llegando así a la cría de gallinas, paujíes, guacharacas y tórtolas, animales que servían para completar la dieta alimenticia; también, llegaron a usarse para el intercambio, poniendo en práctica nuevamente el comercio; las conchas eran usadas como monedas, mientras que las tribus de otras zonas usaban la sal.

Pérdida de la cultura

Se puede decir que con la llegada de los conquistadores españoles las diferentes comunidades indígenas perdieron autonomía; las culturas europeas introdujeron de forma obligatoria un modo de vida distinto. El cual no formaba parte de la cultura de nuestros aborígenes, por lo que hubo un choque entre ambos; como si fuera poco, la ambición y posicionamiento económico estaba a la orden del día. Por lo que las grandes culturas de América sufrieron a manos de los exploradores del continente; siendo utilizados como esclavos, sin tener acceso a una calidad de vida necesaria para todo ser humano.

Por consiguiente, a pesar de luchar contra la corriente, fueron absorbidos por sus tradiciones, costumbres; de modo que sus hábitos fueron desapareciendo poco a poco, hoy en día son muchas las culturas indígenas que se han perdido. Es así que se inicia la nueva era de razas o castas como suele ser llamado por los historiadores; surgiendo mezclas como los mestizos mulatos.