La Descarnada es una leyenda muy popular en el territorio salvadoreño, sin embargo, no es exclusiva del país; ya que, en otros países se conoce la leyenda con distintos nombres, pero su forma de actuar es la misma. Esta se le aparece a los incautos, para seducirlos y luego asustarlos, haciéndolos sentir que se encuentran en una pesadilla; quienes andan por las noches, en las carreteras desoladas, por las vías entre Santa Ana hasta Chalchuapa,afirman haberse encontrado con un ser escalofriante.

Origen de la leyenda

La leyenda está muy anclada en las creencias de los pueblos de El Salvador; permaneciendo como un mito vivo entre la imaginación y realidad de quienes la cuentan. Su popularidad y vigencia se ha mantenido debido a que muchas de las personas aseguran haberla visto. La Descarnada, se cree es un espíritu vengativo que busca a incautos; aunque no se conoce exactamente por qué esta extraña mujer terminó convirtiéndose en La Descarnada.

Muchas de las narraciones de los abuelos dicen que era una malvada hechicera que terminó convertida en ese espíritu; mientras otros aseguran que se trata de una mujer que vivía del «comercio de a carne». Quien por maltratos de muchos de sus clientes al morir se convirtió en ese espectro; este ser logró cobrar notoriedad durante la época de la Guerra Civil en El Salvador, en los ochenta. Según las narraciones ella perseguía a diario a sus víctimas por las carreteras del país.

Ella difiere de otros, debido a que es el más reciente; dado que la gran mayoría de las leyendas se remontan a la época de la conquista. Por otra parte no es una leyenda exclusiva de El Salvador, ya que en varios países la conocen; cabe destacar que aunque las narraciones cambian en algunos detalles, siempre se mantiene el mismo proceder. Seducir para asustar y traumar a la víctima, como es el caso de la leyenda de la sayona en Venezuela.

La descarnada versión azteca

Entre las historias contadas, hay una que no es tan popular; hasta el momento se cree, podría ser el origen de la Descarnada, al menos en la versión azteca. En una tribu muy importante, un guerrero célebre tenía una hermosa esposa, la cual no podía tener hijos; aunque habían tratado de desterrarla por su infertilidad, su esposo no lo permitía, manteniendo la esperanza de tener un bebé.

Cuando el esposo tuvo que marcharse a la guerra, la mujer descubrió que estaba embarazada; cuando buscó a su esposo para darle la buena noticia, en ese momento fue detenida por un grupo de mujeres. Quienes querían matarla por su infertilidad, así que la apedrearon hasta hacerla perder al bebé; ella humillada y moribunda miró al cielo y rogó a los dioses para que la ayudaran a vengarse.

Ellos le otorgaron el poder de desprenderse de la piel por la noche, convirtiéndose en un esqueleto; por lo que podía seducir, asustar y matar, fue así como logró vengarse de quienes la habían lastimado. Haciendo que enloquecieran y sintieran lo que ella sintió al perder su hijo. Cuando el esposo regresó, notó que ella estaba muy cambiada, y que tenía una oscuridad que le perturbaba; una noche el hombre la descubrió transformándose en el ser sin piel que aterrorizaba.

Él decidió echarle sal a la piel, evitando que pudiese ponerse de nuevo la piel, así que entró en agonía y murió; desde ese entonces su espíritu anda vagando, y es conocido como La Descarnada. Así se cuenta en pequeños pueblos que puede ser el origen de lo que muchos conocen y creen es el espanto que perturba en las noches.

Historia de la descarnada

En las carreteras y calles de El Salvador, sobre todo, las alejadas y con poco tráfico vehicular, aparece una hermosa joven; usa ropa muy provocativa y ajustada, actúa muy coqueta y haciendo movimientos sensuales, siempre pide aventón. Buscando que algún incauto caiga en su trampa; los hombres siempre le preguntan ¿a donde se dirige?, y ella responde: “unos kilómetros más adelante.” Aventurándose a esta experiencia, que terminaría muy mal.

Cuando ya están dentro del vehículo, empieza a llamar la atención del conductor muy sensualmente, asegurando la captura de su presa; el hombre al ver toda esa escena lujuriosa, se detiene para empezar a tocarla y acariciarla. Luego, el lujurioso momento se convierte en un momento de asco y terror; pues, la hermosa joven muestra su verdadera identidad. Se transforma en un cadáver viviente, desprende su piel y sus tendones, para asustar al desdichado oportunista.

El terror lo invade y paraliza, perdiendo el habla, comenzando un estado de shock; sin ni siquiera poder mover ninguna parte de su cuerpo; solo observar como la Descarnada empieza su descomposición para convertirse en un cadáver. La cultura salvadoreña mantiene vivo el relato entre los pueblos hasta el día de hoy, a pesar de las religiones y sus creencias; aunque pueda sonar absurdo muchas de las creencias acerca de este mito produjo un aprendizaje en las personas.

Muchos de los hombres que han logrado sobrevivir al susto y ataque de la descarnada, padecen fiebres; además de tormentos, hambres y en el peor de los casos, el último susto que tengan en sus vidas. El poder de la cultura salvadoreña mantiene intacta sus criaturas y la enseñanza que imparte para las personas.

La cultura popular salvadoreña

Es un personaje bastante popular entre las leyendas de la cultura salvadoreña. Sus características la hacen aún más viva; y es que esta hermosa mujer le ha provocado a más de un incauto la locura y la muerte. Actualmente es posible que el relato de la Descarnada, se confunda con el de La Llorona;leyenda que también ha resultado ser muy popular en varios países. Pero se debe tener en cuenta que ambas leyendas no surgieron al mismo tiempo.

La llorona surge de la época de la colonia, con antecedentes más antiguos; perdiendo entre los mitos prehispánicos veracidad ante sus distintas maceraciones como la de Coatlicue. Cihuacóatl o Tonantzin. Muchas de las leyendas se han ido actualizando al pasar el tiempo; La Descarnada también se ha hecho famosa con el nombre de la Siguanaba,pero su leyenda es diferente. Ya que esta narra que un espectro suele aparecerle a los hombres infieles y los seduce con su atractivo físico de mujer.

La mujer se encuentra desnuda o semidesnuda, pero con rostro oculto; cuando los hombres se le acercan para tocarla, la mujer muestra su verdadero físico. Que resulta ser la cara de un caballo, o una calavera, según otros relatos; por lo que el espíritu termina enfermando a la víctima, enloqueciéndolos o matándolos de un susto. Aunque ambos personajes asemejan sus historias, podemos ver que la transforman en lo que hoy conocemos como  la Descarnada.

Solo se sabe que desprende los pedazos de carne de sus huesos, mientras que la ciguanaba muestra cara de caballo o de esqueleto; la leyenda de La Descarnada no tiene más de 35 años, por eso se dice que es la nueva versión de la Siguanaba. A diferencia que en la cultura popular de El Salvador, esta leyenda mantiene un impacto vigente entre los pueblos; los cuales aún se espanta entre las carreteras desoladas en la noche.

Anécdotas de la descarnada

Abundan las personas que aseguran haber tenido una experiencia tétrica con este ser; incluso, hay rutas que no se transitan por la noche por temor a encontrarse con ella. Cabe destacar que poco a poco este miedo se ha ido perdiendo; no se suele conducir de noche por las carreteras de Santa Ana a Chalchuapa. Donde los habitantes afirman que la mujer aparece a pedir un aventón.

También se cuenta que la mujer no tiene carne, solo huesos, por lo cual es llamada La Descarnada; otros moradores de la zona dicen que el espíritu es una maligna bruja que disfruta atemorizando a las personas del área con lúgubre aparición.