Laguna El Espino “calma y tranquilidad garantizada”

Sabemos de antemano que el contacto con la naturaleza es el más indicado para liberar el estrés; de modo que si estamos en busca de ello, lo mejor es visitar los lagos y lagunas de El Salvador. Su vegetación, fauna y tranquilas aguas llenarán de paz tu espíritu, por lo que la visita es casi obligada; así recorrer el área que comprende la laguna El Espino es solo una de las opciones, ya que no es la única laguna del país. Solo adentrarte en la lectura y sabrás cómo hacer turismo El Salvador.

Ubicación de la laguna El Espino

Si deseas conocer otro magnífico paisaje de El Salvador, entonces te invito a desplazarte por el departamento de Ahuachapán; donde encontrarás la laguna El Espino. Un gran cuerpo de agua que puedes divisar desde el kilómetro 100 de la carretera Panamericana; la cual llama la atención por sus aguas calmas y turbias. Toma la decisión y organiza un viaje vacacional directo a esta zona salvadoreña.

Características

Por lo general las aguas de los lagos y lagunas suelen ser cristalinas, cual espejos, donde puedes ver tu reflejo; pero en la laguna El Espino, realmente no sucede así, ya que sus aguas son algo turbias. Pero, no por eso, dejan de ser hermosas, su color transmite un poco de misterio; lo que combina a la perfección con las leyendas que giran en torno al espacio. Es un considerado uno de los lugares de El Salvador, ideales para relajarse, solo mediante la observación.

Posee una extensión de 34 manzanas, con una profundidad de 4 metros, y sobre ella encontrarás un puente; el mismo te servirá para apreciar sus aguas y el resto del paisaje, ya que, en sus espacios es acompañada  de otros elementos naturales. Hablamos de montañas, bosques, vegetación variada y diferentes especies en cuanto a la fauna; siendo estas características las principales para acudir a su encuentro.

Recreación en la laguna El Espino

La laguna El Espino es un espacio ideal, solo para aquellos que encuentran fascinante observar la naturaleza; hablamos de las montañas que la rodean, quienes son la zona que identifica la frontera de El Salvador con Guatemala. Por otro lado, también puedes ver los bosques que circundan en los alrededores; es allí donde se almacena una gran cantidad de agua perteneciente a la laguna. Podrás ver algunos lugareños realizando su faena pesquera, por lo que puedes practicar por un rato la pesca.

Dentro de las aguas de la laguna El Espino encontrarás diferentes especies acuáticas; entre ellas la tilapia, caracoles, anguila y carpa china. Algo que gusta mucho es su flora, la que nos sorprende con vegetación del tipo mangos, ceibas, granadas; así como también aceitunos, ninfas, nísperos, zapotes, eucaliptos y palmeras. Todas las especies desprenden su aroma, el cual recorre el ambiente a través del viento; llegando a ti justo al estar parado en el puente, obteniendo la mejor de las combinaciones que puede ofrecer la naturaleza. Nos referimos al agua, las flores, los árboles y por supuesto el sonido de los animales.

Siendo, estos últimos los que faltan por admirar; dentro de las especies que verás tenemos garzas y patos de agua, solamente detallarán aquellas especies que sobreviven en el agua. Los cuales se alimentan de los árboles y flores del bosque, y al mismo tiempo de las aguas del lago El Espino; al final del puente ya mencionado, encontrarás un mirador techado, como si fuese un palafito. Desde allí disfrutarás la vista de los alrededores de El Espino, la flora, fauna y bosques.

Gastronomía

En la comunidad de la laguna El Espino sobran los peces, siendo este el producto mayormente comercializado; tienes varias opciones, la primera preguntar a los lugareños por la preparación de algún menú. Por otro lado, puedes pasar unas horas disfrutando del paisaje, para luego dirigirse a la ciudad de Ahuachapán.

Allí sobran restaurantes y comedores, seleccionando el más indicado para tu gusto y presupuesto. En este último punto, no hay de qué preocuparse, ya que, los precios son accesibles; puedes consumir desde comidas típicas, mariscos, dulces típicos, gaseosas o bebidas típicas.

Alojamiento en la laguna El Espino

Desde ya te digo que dentro del entorno de la laguna El Espino, no hallarás un lugar donde hospedarte;  a pesar que esta rodeada por grandes extensiones de bosque, no se permite acampar, ya que el agua llega hasta allí. Pero, después de conocer este lindo paisaje, puedes ubicar los hoteles, hostales y hasta cabañas que ofrecen el servicio de hospedaje; te aseguro que la experiencia puede resultar de lo más intensa.

Cualquier lugar que elijas se acoplara a ti, puesto que son muy cómodos, aseados, instalaciones con amplios servicios y una atención insuperable; y si hablamos de los precios todo es aún mejor. Solo debes elegir el que más te convenga y listo, ya puedes descansar y conocer el resto del territorio de Ahuachapán.

Seguridad

Si eres de los que teme por su vida cuando viajan a un lugar extranjero, entonces debes saber que El Salvador ha pensado en ti; poniendo a tu servicio la Policía de Turismo, mejor conocida como POLITUR. Agentes encargados de proporcionar la seguridad necesaria a los visitantes.

Son personas preparadas para cualquier recorrido turístico; ya sea de montaña, playero o volcánico, ellos tienen el equipo necesario para emprender el viaje.  Lo único que tienes que hacer para recibir el servicio es solicitarlo ante las autoridades; además de asegurar la alimentación de los agentes.

¿Cómo llegar a la laguna El Espino?

Si viajas en bus, entonces para llegar debes tomar la ruta 202, eso si viajas desde San Salvador a Ahuachapan; pero si este no es el caso, y viajas desde Santa Ana hasta Ahuachapán debes tomar la ruta 210. Si deseas llegar rápidamente, también puedes hacer uso de los toritos, personajes que hacen viajes en moto.

Si viajas en automóvil particular desde San Salvador, entonces debes tomar la carretera que lleva hasta Santa Ana; luego, tomarás el desvío a Chalchuapa, lee las señalizaciones, las cuales te indicarán el camino hacia la frontera de Las Chimanas. Podrás verla justo en el kilómetro 100 de la carretera Panamericana.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *