Si hay algo que caracteriza la cultura de un país o región es su folklore; por lo que si decides visitar América Central, es imperioso que conozcas las leyendas de El Salvador. Historias llenas de elementos sobrenaturales, las cuales conocerás si haces turismo El Salvador; donde recorrerán lugares impresionantes colmados de narraciones interesantes.

¿Cuáles son las leyendas de El Salvador?

El país cuenta con múltiples historias que se han transferido de generación en generación; nos referimos a las leyendas de El Salvador, entre las cuales destacan las siguientes:

El Cipitio

Las leyendas de El Salvador, no solo son narraciones, dentro de ellas se encuentra inmerso un origen ancestral; es decir, que se ha esparcido originariamente a través de las culturas precolombinas.. La palabra Cipitio es de origen náhuat por lo que deducimos que la historia proviene de la cultura pipil; como ves, toda información tiene un sentido y una explicación lógica. Para los que desconocen la historia, recordemos que El Cipitio es el hijo de La Ciguanaba; quien permanece siendo niño eternamente, gracias al hechizo lanzado por el Dios Tláloc.

De acuerdo con la leyenda, este personaje es inofensivo, solo suele gastar bromas a los jóvenes y hacer travesuras; acciones dignas de su edad. Se le describe como un niño con pies al revés y se alimenta de cenizas, lo que hace que tenga una enorme barriga; incluso puede transportarse rápidamente de un lugar a otro.

La Flor de Amate

Una de las leyendas de El Salvador que resulta bastante sorprendente es La Flor de Amate; cuya flor brota del árbol Amate, el que guarda grandes misterios. La leyenda cuenta que en su cima brota una flor blanca, siendo capaz de conceder cualquier deseo al que consiga atraparla; sin embargo, las cosas no son así de fáciles, existe todo un proceso para poder obtenerla. Primero, debes tener un pañuelo blanco, pues, no debes bajo ningún concepto tocar directamente la flor con las manos; esto debes hacerlo a las 12 de la noche.

Una vez que lo consigas debes mantenerla resguardada en el pañuelo, doblándolo en forma de cruz; estando al pendiente que la misma no desaparezca, si lo hace, la suerte se alejará de tu lado. De acuerdo con los lugareños solo los sordos y los niños pueden ver la flor; también comentan que al pie del árbol suelen asustar, por lo que muchos salvadoreños respetan resguardarse a su sombra.

Otras leyendas de El Salvador

Cuando haces turismo en El Salvador, logras compartir con muchos lugareños; por lo que las narraciones están a la orden del día, a continuación, presentamos las más interesantes:

La Carreta Bruja

La Carreta Bruja es otra de las leyendas de El Salvador, donde debes esperar lo inesperado; esta historia cuenta sobre un hombre que visitaba unos parientes, culminando la reunión a altas horas de la noche. Exactamente a las 12, por lo que debe retornar a su hogar; aquel hombre solo tenía como acompañante la luz de la luna y su perro; lo insólito sucede cuando pasa en frente del cementerio municipal, escuchando el sonido de animales aterrorizados.

Cosa que lo hizo estremecer de miedo, sin embargo, se persigna y continúa su camino; tiempo después, logra ver un resplandor rojizo que sale del interior de una carreta, cuyo conductor tenía cabeza hecha de zacate. Finalmente, el hombre llega a su casa, enferma y se mantiene encerrado por más de 3 días; de esta manera concluye otra de las leyendas de El Salvador.

El Caballero Negro

Entre tantas leyendas de El Salvador, ahora toca el turno a El Caballero Negro; también conocido como el cobrador del diablo, personaje que ofrece todo tipo de suerte a personas desafortunadas. Para recibir dichos favores, los desdichados debían invocar al diablo para mejorar su fortuna, salud o el amor; sin importar cual fuese el problema, ayudaría a resolverlo. La historia narra que una vez invocado, aparecía un hombre encima de un caballo con reluciente montura; además de lucir una gran capa y ser muy elegante.

Es allí, donde concede los deseos de aquellas personas, lo que desconocían era que su suerte solo duraría 7 años; después de ese tiempo, cobraría el favor concedido, siendo el pago el alma de cada involucrado. Así finaliza la historia, pero, conocerás muchas como esta dentro de la cultura salvadoreña.

Interesantes leyendas de El Salvador

Si deseas conocer más leyendas de El salvador, adéntrate en la lectura y conoce la cultura del país más de cerca:

El Cadejo

Dentro de las leyendas de El Salvador, se ha puesto El Cadejo como la representación mitológica del perro; encargado de proteger al hombre, tomando forma de un perro blanco de ojos azules. Su color es símbolo de pureza y bondad, el cual fue creado por Dios para cumplir dicha función; de esta forma, El Cadejo blanco representa el bien, un espíritu de luz protector.

De acuerdo con la leyenda salvadoreña, estas acciones generaron algo de molestia en el diablo; es así que nace un nuevo Cadejo, pero, esta vez con funciones y características contrarias al primero; es de color negro y tiene ojos color rojo encendido, representa el mal. Suele presentarse ante aquellos que disfrutan de las altas horas de la noche; atrapa a sus víctimas y les roba el alma, se dice que los hipnotiza para lograr su cometido. Si eres asiduo a estas acciones, entonces debes tener cuidado con las leyendas de El Salvador.

El Duende

Esta narración forma parte de las leyendas de El Salvador, y también suele ser conocida en otros países centroamericanos; El Duende es una historia que habla sobre un ente que se enamora de las chicas más lindas. Por lo general, no suele hacerles daño, solo realiza una que otra travesura; las cuales llegan a su fin cuando encuentra algún aspecto negativo en la joven elegida.

Dentro de la narración de El Duende, podemos apreciar la historia de Graciela; una hermosa joven que de la noche a la mañana fue protagonista de sucesos inesperados. Siempre que se encontraba realizando los quehaceres del hogar, presenciaba cómo caía tierra del techo; incluso, un pedazo de la pared cayó sobre su comida. Finalmente, después de aquellos sucesos, el misterio fue resuelto gracias al padre de la hermosa joven; quien, pudo observar en la tierra unas huellas semejantes a las de El Duende.

¿Quién es La Descarnada?

Si has visitado el pulgarcito de América, y aún no has escuchado las leyendas de El Salvador, entonces te falta mucho por recorrer; de todas las que hemos comentado anteriormente, la más impactante para mí, es La Descarnada, una historia atemorizante por demás. Trata de una mujer que se aparece por los caminos, pidiendo a los conductores un aventón; una vez que el vehículo se detiene, se sube e intenta hacer que el conductor choque. Si, de esta manera no logra su objetivo, los hace bajar del automóvil y los seduce; algunos la describen como un espanto, muy atemorizante, mientras que otros dicen que posee una belleza insuperable.

Cuenta la leyenda que el hombre que se deja seducir por sus encantos, suele percibir un olor espantoso; parecido al de los difuntos, luego de eso, puede ver como la carne se le cae a pedazos. Finalmente, la mujer queda convertida en un esqueleto; los que han sufrido el ataque quedan absortos en sus pensamientos, sin poder dar fe del hecho vivido.

Leyendas de El Salvador para contar

Aún quedan leyendas de El Salvador para contar, así que prepárate y continúa disfrutando de lo que está por venir:

El Justo Juez de la Noche

Para cada caminante hay una historia, esto para advertir los peligros que se pueden encontrar en el camino; una de esas narraciones hace referencia a El Justo Juez de la Noche. Dedicado aparecerse ante aquellos que gustan transitar por los senderos a altas horas de la noche; el origen de esta historia se remonta al periodo de colonización española. Desde allí, se ha relatado de generación en generación; los que han vivido la experiencia comentan que han visto un hombre montado a caballo. Haciendo uso de un látigo, pero lo que más asombra es que no posee cabeza;  en lugar de ella, tiene humo que sale de su cuello.

Mientras que otros afirman que usa un sombrero, y toda su vestimenta es de color negro; además de ser de gran estatura, deambula por los caminos rurales para reprender a los malhechores. Reclamando a su paso que la noche solo le pertenece a él, muchos comentan que solo hace preguntas; para luego, propinar latigazos a sus víctimas, así cobraba justicia El Justo Juez de la Noche.

La Ciguanaba

Otra de las leyendas de El Salvador que vale la pena conocer es La Ciguanaba; personaje mítico que representa a una mujer, quien solía dejar abandonado a su hijo para salir al encuentro de su amante. Dejando al pequeño desprotegido, sin alimento y ningún tipo de cuidado, subsistiendo solo de cenizas; un día el abuelo de su hijo, el Dios Tláloc, se da cuenta de los acontecimientos, por lo que la maldice eternamente. Desde entonces, la mujer es conocida como Sihuanaba, palabra que en idioma náhuat significa horrible mujer.

Los pobladores rurales comentan que Sihuehuet, nombre original de la mujer, fue obligada por el Dios de la lluvia a vagar por los caminos; esto, con el fin de encontrar hombres que gustan pasear en la noche. Desde lejos, parece ser una mujer bella, pero, a medida que se va acercando se va tornando en un monstruo; de esta manera nace la leyenda de La Ciguanaba, una historia netamente salvadoreña.   

Conoce otras leyendas de El Salvador

Finalmente, llegamos a las últimas leyendas de El Salvador, pero no por eso dejan de ser importantes, conozcamos los relatos:

La Cuyancúa

Otra historia que nace en la civilización maya es La Cuyancúa, llegando a formar parte de las leyendas de El Salvador; está ves se trata de un monstruo, cuyo cuerpo es la combinación de un cerdo y una serpiente. Hay quienes dicen que el mismo produce chillidos atemorizantes, haciendo que los lugareños comiencen a rezar al oír el estrepitoso ruido; también comentan que el animal sale a la luz para anunciar un temporal o la lluvia.

Para otros lugareños, La Cuyancúa hace brotar agua de la tierra, donde permanece echada allí habrá agua; muchos piensan que es el causante de las lindas vertientes cristalinas. Si vistas el balneario de Atecozol, de seguro te encontrarás con La Cuyancúa, una leyenda de El Salvador que debes escuchar de boca de los salvadoreños.

El Padre Sin Cabeza

Llegamos al final de las leyendas de El Salvador, cerrando con broche de oro con El Padre Sin Cabeza; título que hace referencia a un alma errante que suele entrar y salir de las iglesias. Algunos habitantes del país han visto de cerca este personaje, muchos de ellos cuentan que no tiene cabeza; además lleva en la mano un rosario y cubre su cuerpo con una sotana, quien suele salir los días viernes por la noche. Hay quienes comentan que le han visto entrar y salir por la puerta de las iglesias, incluso llegar hasta el campanario; lugar donde se le ve desaparecer misteriosamente.

Hasta el momento se encuentran dos versiones de la historia; la primera se relaciona con el alma de un sacerdote que murió sin poder confesar sus pecados. Puesto que se encontraba en una relación romántica con una mujer; mientras que en la segunda se habla de un padre que murió junto a unos campesinos en una revuelta. Después de aquellos eventos fue decapitado por las autoridades; incluso, se piensa que va de iglesia en iglesia buscando su cabeza.

Ultima actualización 29/05/2020