Los mejores ejércitos de la conquista de América

Entre los mejores ejércitos de la conquista de América, podemos sin duda alguna mencionar el que se enfrentó a los mayas y a los aztecas en México comandado por Hernán Cortés. Este parte desde la isla de Cuba con 11 naves, 400 soldados españoles y  200 indígenas entrenados por los conquistadores. Antes de llegar a México pasa por la isla de Cozumel donde recoge a un paisano suyo para que le sirviera de intérprete en su encomienda.

Al llegar a México tuvo su primer encuentro  con el ejército de los mayas y los aztecas en Yucatán donde resultó vencedor batallando con los tlaxcaltecas y tuvo como premiación un grupo de esclavas de donde tuvo por concubina a  la india Malinche a quien bautizó con el nombre de doña Marina y que le sirvió como intérprete y consejera.

La llegada de Cortés a Tenochtitlán fue relativamente pacífica ya que los aborígenes lo tomaron como unos de sus dioses que habían partido con la promesa de regresar para defenderlos de otras tribus. No obstante,  cuando se dieron cuenta de su error, los españoles fueron sitiados y bajo engaño Cortés tomó preso a Moctezuma II y lo obligó a que  hablara con su tribu para calmarlos.

Más adelante Hernán Cortés logró huir en lo que se conoció como “La Noche Triste” después de haber sido sometido con flechas, palos y piedras. Hernán Cortés se recuperó con la invalorable colaboración de su amada Malinche y mandó recoger los escombros para restaurar a Tenochtitlan después de enterrar los cadáveres, trazó un plano y fundó a la ciudad de México.

Ejército de Lope de Aguirre

Mejor conocido como “El Tirano Aguirre”,  o como el mismo de denominaba “Lope de Aguirre el peregrino”. Lope de Aguirre contando con solo 21 años de edad se encontraba en Sevilla, España cuando recibió noticias de Francisco Pizarro que acababa de llegar de Sur América, concretamente de Perú y habló de la inmensa riqueza de esa región, esto lo estimuló para  formar un ejército y partir en busca de fortuna.

En el año 1538,  partió rumbo a Perú y más tarde con un ejército de solo 300 hombres, unas cuantas decenas de esclavos negros y unos 500 esclavos indios, embarcó en dos bergantines, dos barcazas y unas cuantas canoas remontando el rio Orinoco en busca de las famosas tierras de  “El Dorado”. Siempre acompañado de su mestiza hija Elvira.

Por incumplir las leyes emitidas de la corona española a favor de los indígenas,  Aguirre fue azotado en una plaza pública por órdenes de un juez español. Cuando se recuperó y quedó en libertad persiguió al juez y le dio muerte. Así mismo cuando entró en la ciudad de Valencia en Venezuela agobió la ciudad y ordenó violar a todas las mujeres de la alta sociedad.

Este conquistador causó estragos a su paso por donde quiera que tuviera encuentros con la población indígena y con otros ejércitos españoles con los cuales disputaba los tan codiciados sueños de encontrar fortuna. Fue tan cruenta su actuación como conquistador, que cuando se vio vencido, antes de entregarse para ser ajusticiado asesinó a su propia hija a puñaladas so pretexto de que ésta no cayera en manos del enemigo.

Ejercito de Alvar Núñez Cabeza de Vaca

Uno de los mejores ejércitos de la conquista, se puede decir que fue el de Alvar Núñez Cabeza de Vaca, a quien se le reconoce no como un ejército devastador y sangriento, sino por el contrario se le  atribuye la gran proeza de haber conquistado todo el territorio de los de Estados Unidos de Norte América sin haber derramado una sola gota de sangre.

Fue un apuesto conquistador que contaba con treinta y seis años, de cabellos rubios y crespos, ojos azules, barba frondosa, y de estatura elevada y corpulenta. El mismo mandó a escribir sus hazañas con Juan Ocampo en su obra “La Gran Florida”. Aquí cuenta que las mozas del Duero se enamoraban de él y que los hombres eran temerosos de su espada.

Realmente no se le atribuyen ni crímenes ni abusos a este gran ejército que solo se dedicó como siempre debió ser a la emancipación y evangelización pacífica de los habitantes primitivos.

Ejército de Francisco Pizarro

Pizarro fue un conquistador español oriundo de la nobleza a quien se le atribuye la conquista del Perú. Su valeroso ejército tuvo que enfrentarse a los incas con la ayuda de varios cacicazgos hasta instaurar en Lima una ciudad dependiente de la corona española. Después de ver culminados sus sueños de gran conquistador, le fue concedido el título de marqués por parte de la corona.

Cuando Francisco Pizarro llegó al Perú en el año 1532 con 180 soldados, había zarpado desde Panamá. Llegó a Tumbes donde se encontraba el imperio inca llamado Tahuantinsuyo que se extendía desde Colombia hasta Chile. Dentro de sus súbditos indígenas se le conoció como el “Apu” que el dialecto nativo quería decir “jefe”.

Ejercito de Núñez de Balboa

Al gran y noble ejercito de Núñez de Balboa se le atribuyen grandes logros como el de haber descubierto “El Otro Océano”, lo que es hoy el Océano Pacífico cuando sus tripulantes con lágrimas en los ojos lo abrazaron y le juraron fidelidad hasta morir por haber alcanzado este inmenso tesoro para la corona española.

La mayor hazaña de su ejército como conquistadores fue una batalla muy breve pero contundente en Panamá, dando origen a la fundación de la ciudad de Darién. (Hoy territorio colombiano).En su empeñado recorrido por tierras panameñas y colombianas, robó a la hija del cacique Careta llamada Anayansi a quien convirtió en su esposa.

Anayansi  llegó a ser para Balboa lo que Malinche para Cortés. Núñez de Balboa junto a su adorada Anayansi y su fiel perro Leoncico, pasaron a la historia de la conquista de Panamá y parte de Colombia como un ejército bravío que logró someter y emancipar bravas tribus. La moneda oficial de Panamá lleva el nombre de éste insigne guerrero.

Vasco Núñez de Balboa fue decapitado por falsas acusaciones de traición a la corona el 15 de enero de 1519, no sin antes espetar las siguientes palabras “Mentira, mentira; nunca halló cabida en mi semejante crimen, he servido al rey como leal sin pensar sino en acrecentar sus dominios”.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *