La masacre de Copapayo fue una matanza realizada por las tropas de élite del ejército salvadoreño entre el 3 y 4 de noviembre de 1983; donde violaron y decapitaron mujeres, asesinaron ancianos, niños y hombres pertenecientes a las comunidades de San Nicolás, La Escopeta y Copapayo. Lugares en los cuales murieron entre 100 y 150 personas, asesinatos efectuados en el periodo de la guerra civil que inició en 1980.

Lugar de los acontecimientos

Más de 100 personas que incluyeron niños y mujeres, fueron asesinadas en las inmediaciones del municipio Suchitoto en el Cantón Copapayo; hechos acaecidos entre el 3 y 4 de noviembre de 1983 en El Salvador.

Causas que originaron la masacre

Entre las causas que originaron la masacre de copapayo, encontramos las siguientes:

  • Los operativos realizados desde 1980 para eliminar la guerrilla,  conformada para ese entonces por el Frente Farabundo Martí; quienes luchaban en contra de la opresión de los gobiernos.
  • Tanto niños como adultos eran considerados parte de los grupos revolucionarios; por lo que se ensañaron contra personas inocentes que no inclinaban la balanza a ninguno de los bandos.
  • Peinado de territorios como el cerro Timpincuqui, comunidades de San Nicolás, La Escopeta y Copapayo. Arrasando con cientos de familias indígenas que hacían vida en dichas zonas.
  • Actos violentos que la población atribuye a los escuadrones de la muerte, quienes tuvieron poder durante la administración de la Junta Revolucionaria de Gobierno.

Desarrollo de la masacre de Copapayo

El día 4 de noviembre del año 1983, tropas especializadas y preparadas por los Estados Unidos, ingresaron al caserío de Copapayo; iniciando el recorrido desde el Cerro Timpincuqui, desde donde observaron más de 200 campesinos escondidos en las orillas del lago Suchitlán. Los cuales fueron ametrallados, en este procesos muchos pescadores murieron en sus lanchas; acto seguido capturan más de 80 personas, quienes son movilizadas hasta La Escopeta, donde violan y decapitan niñas y mujeres.

Para la mañana del 5 de noviembre de ese mismo año, las víctimas de nuevos asesinatos se encontraban en San Nicolás; lugar donde fueron capturados a grupos de personas, integrados por niños, hombres y mujeres. Los cuales se separaron en diferentes casas, lugar donde murieron por disparos de armas de fuego y luego derribadas las casas sobre los cadáveres; quienes no fueron los únicos asesinados, puesto que también encontraron la muerte muchas personas que estaban escondidas en el monte. De esta forma, se da por terminada la matanza que tuvo lugar en Copapayo.

Versión de sobrevivientes

Hasta el día de hoy (2020), el CPDH Madeleine Lagadec solicita la exhumación de los cuerpos de las víctimas de la masacre de Copapayo; sucedida entre el 4 y 5 de noviembre de 1983, de acuerdo con información proporcionada por los sobrevivientes. Quienes aseguran que varios soldados dieron muerte a más de 100 personas haciendo uso de ametralladoras; de acuerdo con los porta voces, estos cumplían órdenes del Coronel Monterrosa durante un operativo en contra de la guerrilla.

Asesinando a su paso mujeres, hombres y niños de la zona, personas humildes no relacionadas con los revolucionarios; habitantes de San Nicolás, la Escopeta y Copapayo, algunos murieron en los alrededores del cerro Timpincuqui mientras huían. Los perpetradores formaban parte del Batallón Atlacatl, sin embargo, hasta la fecha la versión no se ha confirmado de forma oficial; por lo que los implicados también forman parte de un supuesto.

Justicia ante los hechos de Copapayo

En el año 2002, el Centro para la Promoción de los Derechos Humanos Madeleine Lagadec apoya la exhumación de los cuerpos de las víctimas; solicitada por familiares 19 años después de la masacre de Copapayo. Donde encontraron diferentes fosas comunes creadas para enterrar entre 20 y 40 cuerpos hallados en ese entonces; los cuales recibirían una sepultura digna de parte de sus seres queridos.

Víctimas de la masacre de Copapayo

Algunas de las víctimas que murieron durante la masacre de Copapayo, se pueden mencionar los siguientes:

  • María Fuentes.
  • Julio Ortega.
  • Vicente Noyola.
  • Santos Galdámez.
  • Agustina Noyola.
  • Magdalena Barrera.
  • Margarita Fuente.
  • Lola Morge.
  • Dolores Sosa.
  • Idalia Lobo.
  • José Barrera.
  • Reina Pocasangre.
  • Benjamín Rivas.
  • Dolores Casco.
  • Cristóbal Valencia.
  • Inés García.
  • Anita Abrego.
  • Emilia Ortega
  • Nicolás Peña.
  • Patricio Vides.

Origen de la masacre

Todas las masacres de El Salvador tienen sus orígenes en los operativos realizados desde 1980 para eliminar la guerrilla; conformada para ese entonces por el Frente Farabundo Martí, quienes luchaban en contra de la opresión de los gobiernos. Desde ese mismo año, se inició una guerra sin cuartel, donde tanto niños como adultos eran considerados parte de los grupos revolucionarios; por lo que se ensañaron contra personas inocentes que no inclinaban la balanza a ninguno de los bandos.

Uno de esos operativos dio inicio el 4 de noviembre de 1983, exactamente en el cerro Timpincuqui;  comenzando los asesinatos en dicho territorio, para posteriormente llegar a las comunidades de San Nicolás, La Escopeta y Copapayo. Arrasando con cientos de familias indígenas que hacían vida en dichas zonas;  ocasionando actos violentos que hasta el día de hoy no pueden ser olvidados en El Salvador. De los cuales, muchos de ellos son atribuidos a los escuadrones de la muerte que tuvieron poder durante la administración de la Junta Revolucionaria de Gobierno.

La cual estaba apoyada en las asesorías que prestaron las boinas verdes estadounidenses al Ejército salvadoreño; donde los asesinatos no sólo estaban destinados hacia los guerrilleros, sino también a sus colaboradores. Quienes por lo general, de acuerdo con el sector gubernamental, formaban parte de la sociedad civil que fue arrasada en zonas rurales donde habitaban más de 800 personas. Los cuales además sufrieron una época de terror.

Sobrevivientes de la masacre de Copapayo

Algunos corrieron con suerte; lograron escapar a refugios ubicados en Honduras, sitio del cual regresaron a su país natal en el año 1987; permaneciendo lejos de su país de origen por 4 años, para luego retornar y luchar por recuperar los restos de las víctimas, ademas emprendieron una batalla por la búsqueda de la verdad y la justicia.


BIBLIOGRAFIA CONSULTADA