La masacre El Calabozo fue una de las tragedias vividas en la guerra civil de El Salvador; donde la Fuerza Armada ingresó al departamento de San Vicente el 22 de agosto de 1982 para realizar un operativo militar. Internándose en los municipios de Santa Clara, San Esteban Catarina y San Lorenzo, en búsqueda de guerrilleros que supuestamente dominaban la zona; lo cual ocasionó la muerte de más de 200 personas; las que incluyeron ancianos, niños, hombres y mujeres inocentes que no formaban parte del movimiento revolucionario.

Lugar de los hechos

La masacre El Calabozo tuvo lugar dentro de diferentes municipios del departamento San Vicente; entre los cuales encontramos Santa Clara, San Esteban Catarina, San Lorenzo, entre otros. Los cuales fueron el escenario de un operativo militar en contra de la guerrilla salvadoreña entre los días 17 y 25 de agosto de 1982.

Causas de la masacre El Calabozo

Las causas que dieron como resultado la masacre de El Calabozo fueron las siguientes:

  • El desarrollo de la guerra civil en El Salvador.
  • San Vicente fue considerado territorio guerrillero.
  • El operativo de tierra arrasada para acabar con todo lo existente en San Vicente.
  • Lucha por la igualdad de derechos sociales.
  • Fuerte represión por parte del gobierno nacional.

Desarrollo de la masacre El Calbozo

Desde el 17 de agosto de 1982, el ejército salvadoreño organizó un operativo militar para eliminar de raíz al FMLN; días previos se encontraban en cuenta del evento la población civil de los municipios de Santa Clara, San Esteban Catarina y San Lorenzo. Solamente permanecieron en dichas comunidades niños, mujeres y ancianos, quienes fueron las víctimas del operativo; puesto que fueron considerados como guerrilleros o en su defecto colaboradores de los mismos.

Se iniciaron los bombardeos aéreos, salvándose por el momento, aquellos que lograron escapar al saber que se acercaba la operación; en la huida lograron llegar hasta las orillas del río cercano a El Calabozo y allí pasaron la noche del 21 de agosto. A pesar de los esfuerzos realizados por salvar sus vidas, no lo lograron, puesto que en la mañana del 22 de agosto fueron alcanzados por las tropas del ejército. Al ser interceptados, fueron organizados en filas.

Lo cual dio el indicativo de lo que les esperaba, es así que son fusilados sin piedad; cuerpos que a posterior fueron rociados con ácido y lanzados al río, una de las estrategias para eliminar las evidencias. Fueron pocos los que lograron escapar de esta masacre, solamente unas pocas personas cuentan hoy en día lo sucedido esos trágicos días; una de las tantas masacres de El Salvador.

Versión de los sobrevivientes

La ONG. Amnistía Internacional recogió datos importantes sobre la masacre El Calabozo en el año 2012; donde sobrevivientes cuentan que estos hechos violentos terminaron con la vida de mujeres, hombres y niños. Quienes en su mayoría pertenecían a un mismo núcleo familiar, que además huían de las Fuerzas Armadas; los cuales, colocaron en filas a más de 100 personas y le dispararon a mansalva. Algunos de los cuerpos fueron arrojados al río Amatitán, mientras que otros fueron quemados junto a los animales y las casas.

Justicia por la masacre El Calabozo

 Las personas que lograron sobrevivir o escapar de la masacre fueron pocas, sin embargo, regresaron a su lugar de habitación en el año 1992; cuando decidieron solicitar ante la justicia que se abriese un expediente a los implicados. Solicitud que se cerró al año siguiente, a pesar de toda la evidencia que sustentaba la misma; incluso, el informe de la Comisión de la verdad de la ONU serviría de ayuda para hacer justicia por las vidas inocentes que se perdieron durante dichos eventos.

La lucha por la justicia aun continua, por lo que se han unido representantes de la ONG, sobrevivientes y familiares de las víctimas; consiguiendo que para el año 2006 se reabriese el caso, por lo nuevamente iniciaron la lucha por la verdad. Sin embargo, para el año 2012, el caso fue nuevamente cerrado, pero, los familiares de los difuntos deciden seguir peleando por su derecho a la justicia y reparación póstuma de sus seres queridos.

Víctimas de la masacre El Calabozo

Entre algunas víctimas que se contabilizaron en la masacre el calabozo, se pueden mencionar las siguientes:

  • Olinda Montoya
  • Blanca Carrillo
  • Lorena Montoya
  • Eusebia Carrillo
  • Juan Antonio Montoya
  • Francisca Gudelia Carrillo
  • Eusebia Montoya
  • Gumersinda Carrillo
  • Abraham Martínez Portillo
  • Ana Vilma Constanza
  • Vilma Martínez Portillo
  • Wilito Constanza
  • Calixto Majano
  • José Cruz Alvarado
  • María Lorenzana Realagueño
  • Lorenza de Bonilla
  • Maribel Martínez Portillo
  • Daniel Durán
  • Argelia Montoya
  • Berfalia Carrillo
  • Ismael Carrillo
  • Antonio Martínez Portillo
  • Jesús Alejandro Carrillo
  • Beto Góngora
  • Juan Carrillo
  • Amadeo Flores
  • Antonio Constanza
  • Rosalío Durán
  • Santiago Constanza
  • Manuel Durán
  • Santos Constanza

Reparación de los daños en la masacre El Calabozo

Después de 37 años de haberse ejecutado la masacre El Calabozo, los familiares reciben los cuerpos de las víctimas; el 28 de noviembre de 2019 fue el momento que marcó parte de las reivindicaciones de sus seres queridos. Después de realizar una exhumación previa, se les entrega a un conjunto de personas los restos de aquellos que fueron asesinados.

Un vez realizada la entrega, dispusieron hacer el entierro para dar santa sepultura a sus familiares; momento doloroso, donde advierten que es imposible olvidar lo vivido, de modo que seguirán luchando para exigir justicia ante las autoridades pertinentes.

Fuertes ante la adversidad

A pesar que el caso se abandonó y cerró en varias oportunidades, los familiares de las víctimas siguen luchando por la justicia; es así que en el año 2016, el abogado que lleva el caso a favor, explicó que el caso sería reabierto ese mismo año. Expresando que en esta oportunidad el panorama lucía mucho más positivo, ya que se aceptó la Ley de Amnistía; otro punto a favor de las familias es el hecho que la Corte Suprema ordenó desarchivar el caso y reabrir las averiguaciones. Con estos puntos en mente, se espera que todo salga a favor de aquellos que sufren por la muerte de sus seres cercanos.