La masacre de las hojas fue una tragedia nacional de El Salvador que dejó enlutado el país el 22 de febrero de 1983; donde miembros de las fuerzas armadas ejecutaron asesinatos   con armas de fuego de forma sumaria a más de 70 indígenas. Hecho fatídico en el cual la población no opuso resistencia a la violencia; perpetrada en Sonsonate, uno de los tantos departamentos de El Salvador.

Lugar de los acontecimientos

La masacre de las hojas, donde murieron 74 indígenas se llevó a cabo en las inmediaciones del departamento de Sonsonate; exactamente en el municipio San Antonio del Monte dentro del Cantón Las Hojas. Uno de los tantos municipios que formaron parte de las masacres de El Salvador.

Causas de la masacre de las hojas

Entre las causas que dieron origen a la masacre de las hojas, se pueden mencionar las siguientes:

  • El conflicto se origina en el año 1978 donde la ANIS (asociación nacional indígena salvadoreños) realiza la compra de un terreno.
  • Reducción de distancias entre los terrenos pertenecientes a Alfonso Arauz y los de ANIS sin previo aviso.
  • Derribo de cercas y maltratos a las zonas de cultivos en los terrenos de la asociación indígena; desencadenando una serie de inconvenientes entre ambas partes.
  • Una demanda introducida por parte de la ANIS en el Juzgado de Primera Instancia de Sonsonante en contra del Sr Alfonso Arauz; propietario de  estos terrenos y creador del paso de forma unilateral, demanda que favorece a la asociación indígena durante el litigio de la misma.
  • Empleados del Sr. Arauz se incorporaron como miembros de la defensa civil salvadoreña; conocida como una articulación  armada que garantiza el orden y seguridad en la población. No está conformada por profesionales militares, pero están bajo sus órdenes.

Desarrollo de la masacre de las hojas

A tempranas horas de la mañana del 22 de febrero de 1983, un grupo armado incursiona en las inmediaciones de los terrenos de la ANIS; eran miembros combinados del ejército salvadoreño y de la defensa civil  bajo el mando del Capitán Carlos Morales. Quienes comenzaron a tomar a miembros de la asociación, llevándoselos desde sus casas como implicados en acciones subversivas; tomando como referencia una lista realizada por la defensa civil. Todos los capturados fueron llevados a las inmediaciones del rió  Cuyuapa.

Luego se escucharon detonaciones de armas de fuego en la zona, en donde se encuentran posteriormente cadáveres con disparos en la cabeza; siendo un aproximado total de 74 víctimas del suceso. Los incursores llevaban máscaras al momento de la ejecución de las capturas de los miembros de la ANIS; los cadáveres tenían orificio de armas de fuego en la sienes y parte posterior de los lóbulos de las orejas. Así como también se encontraban inmovilizados con amarres  en los pulgares, lo cual los hizo indefensos en el momento de su muerte.

Versión oficial de la masacre de las hojas

En 1982 muchos miembros de la ANIS recibieron varias amenazas de muertes de forma anónima por diversos medios; muchos de sus miembros fueron observados por la defensa civil, incluyendo a varios de sus integrantes como parte de una lista de subversivos. Quienes los implicaban  como supuesta amenaza latente. Lo cual fue creando el ambiente propicio de poner a la asociación misma bajo sospecha de actos ilícitos y poder tener así motivos de investigación de la misma.

Sin embargo, integrantes de los cuerpos de seguridad explicaron que tenían la orden de rastrear el área debido a presencia de guerrilleros; al estar en el lugar, escuchan disparos y acuden al lugar, donde encuentran varios cadáveres. Los implicados explicaron que no presenciaron los acontecimientos, solamente escucharon las detonaciones; también, explicaron que ninguna de las víctimas estaba amarrada al momento de hallarlas.

La primera versión de los hechos nace a partir de la entrevista a los familiares de las víctimas; tomada por la Comisión de los Derechos Humanos que investigaría y llevaría el caso a la Fiscalía.

Justicia de la masacre

El día 11 de abril del año 1983, en el juzgado de primera instancia en lo penal de Sonsonante se hace la apertura del caso legal vinculado con la masacre las hojas; generando la detención de 6 personas de las 13 imputadas con la muerte de 15 personas. Estos fueron los ciudadanos Mario Arias-Pérez, Juan Aquilino, Marcial Cáceres, Julian Sermeño, Salvador Sermeño y Lisandro Pérez.

Ese mismo año se llega a la conclusión que los efectivos militares no tenían nada que ver con el caso; simplemente se trataba de injurias de parte de un enemigo; concluyendo que la investigación fue politizada, de modo que no había objetividad. De modo que los muertos fueron parte de un enfrentamiento, es decir, los campesinos cayeron abatidos al estar en el lugar y momento equivocados.

Durante dos años fueron desestimados los cargos por falta de pruebas; pero en julio de 1986, la fiscalía reapertura el caso al contar con pruebas suficientes para proceder  en el litigio penal del mismo. A pesar que en abril de 1987 fue dictada orden de aprensión contra el coronel Araujo, el mismo introdujo un recurso  habeas corpus; para mediados de octubre de 1987, el Poder Legislativo Asamblea aprobó el decreto de amnistía para el caso.

Para 29 de julio de 1989 la corte internacional de derechos humanos  sentencia que el estado está obligado según convenios internacionales en la investigación de los casos; donde se considere la violación de los derechos humanos. De tal manera que el mismo haga constar que no quede impune tales actos sobre la población.

Víctimas de la masacre de las hojas      

Entre las víctimas de la masacre de las hojas, se llegaron a identificar los siguientes miembros de ANIS:

  • Rogelio Mejía Alvarado
  • Héctor Manuel Márquez
  • Gerardo Cruz Sandoval
  • Antonio Mejía Alvarado
  • Leonardo Lopez Morales
  • Juan Bautista Martír Pérez
  • José Guido García
  • Lorenzo Mejía Carabante
  • Marcelino Sánchez Vizcarra
  • Ricardo García Elena
  • Benito Pérez Zetino
  • Martín Mejía Castillo
  • Pedro Pérez Zetino
  • Alfredo Ayala
  • Francisco Alemán

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA