La tragedia ocurrida entre el 10 y 13 de diciembre de 1981 en varios municipios del departamento de  Morazán, es lo que se conoce como la Masacre del Mozote; donde fueron asesinadas aproximadamente más de 900 personas durante la administración de la Junta Revolucionaria de Gobierno.

Periodo en el cual se encontraba en desarrollo la guerra civil en El Salvador; muriendo a manos de los efectivos de la Fuerza Armada salvadoreña, entre las víctimas se encontraron niños, hombres y mujeres,  los asesinatos no tuvieron distingo ni en edades ni en sexos.

Desarrollo de la Masacre del Mozote

Para el mes de octubre del año 1979, la Junta Revolucionaria de Gobierno derrocó al presidente Carlos Humberto Romero; quien con su política contribuyó a la creación de movimientos de izquierda en contra del gobierno. Sin embargo, algunos de ellos se consolidaron unos años más tarde, como fue el caso del FMLN; el cual se estableció como tal en los años 80, donde se unieron diferentes movimientos izquierdista para luchar en pro de la libertad. Lo que ocasionó que el gobierno organizará una serie de ataques en su contra; en los que no saldrían ilesos los insurrectos, sino también civiles que habitaban en diferentes municipios de El Salvador.

El Mozote

Este fue el caso de La Joya, Los Toriles y El Mozote pertenecientes a Morazán; lugar en el que representantes de la Tercera Brigada de Infantería y el Batallón Atlácatl se introdujeron en el departamento. Iniciando sus investigaciones en la comunidad de El Mozote, con el objetivo de asesinar a los supuestos integrantes del FMLN; quienes de acuerdo con su información se encontraban en dicha zona, pero al parecer no era así.

Solo se encontraban los pobladores, quienes permanecieron dentro de sus casas en vista de las amenazas propinadas por los cuerpos de seguridad; los cuales dijeron que si salían serían asesinados, es así que los efectivos militares permanecen toda la noche del 10 diciembre en el área. En horas de la madrugada, en vista que no aparecen los insurrectos, reúnen a los pobladores, separándolos en 2 grupos; el primero de mujeres y niños, mientras que el segundo se componía de hombres y ancianos. Luego fueron encerrados por separado, unos en una casa y otros en la iglesia de la comunidad.

Uno a uno fueron torturados para obtener información sobre los guerrilleros y al finalizar el procedimiento eran ejecutados; es así como termina la búsqueda, con la muerte de cientos de personas que probablemente eran inocentes.

La Joya

De acuerdo con familiares de las víctimas la mañana del 11 de diciembre de 1981 visitaron a sus parientes en la  Hondonada de La Joya; cuando de pronto se encuentran con el doloroso momento en que estos recibían ordenes de los militares. Quienes los tenían alineados, para luego separar a las mujeres por un lado y a los hombres por otro; mientras que los niños fueron ubicados en una zona más alejada. Algunos intentaron escapar, pero no corrieron con suerte, al final siempre la muerte los esperaba; finalmente, observaron cómo violaban a las más mujeres jóvenes, cortaban el cuello a otros y disparaban al resto. Todo eso al mismo tiempo, es así que los testigos escapan del lugar para proteger sus vidas.

Horas más tarde, después de permanecer escondidos, los gritos y los disparos se seguían escuchando; posteriormente perciben en el ambiente un humo denso proveniente de la Hondonada; comunidad que fue quemada entera, el olor a carne quemada se percibía en el ambiente. No quedó nadie vivo, ni siquiera los animales, pues, ellos también sufrieron; sin embargo, el diciembre pasado entregaron a los familiares los cuerpos que no se habían podido identificar. De modo que de una forma u otra, muchos de ellos se sintieron afortunados por este hecho; lo que ha sido identificado como un acto de reparación por el pueblo salvadoreño.

Los Toriles

De igual modo sucedió en la comunidad de Los Toriles el 12 de diciembre de ese mismo año, la estrategia fue la misma; asesinaron a todos los habitantes de dicha comunidad sin ningún tipo de piedad. Primeramente, interrogados bajo procedimientos de tortura y posteriormente asesinados y como si fuese poco calcinados bajo las llamas; el resto de las comunidades recibieron el mismo trato por el Batallón Atlácatl. Siendo afectadas Cerro Pando, La Ranchería y Jocote Amarillo, zonas que se redujeron a cenizas.

Comisión de la Verdad en la masacre del Mozote

Con la intención de culminar con la guerra civil, se establecen diálogos entre el gobierno y la guerrilla a partir de 1989; gracias a la colaboración de las Naciones Unidas y algunos países del Continente Americano. Entre los cuales resaltan Venezuela, Estados Unidos, México, Colombia y España; donde se acordó primeramente el cese al fuego,  el desmantelamiento de las guerrillas y los Escuadrones de la muerte. Posterior a ello, el 25 de marzo de 1993 se muestra el informe redactado por la Comisión de la Verdad; donde se exponen los crímenes y abusos realizados durante la Guerra Civil.

Tomando en cuenta diferentes testimonios, la Comisión de las Verdad determinó que mujeres, niños y hombres fueron ejecutados al ser colaboradores de la guerrilla; el informe estableció que el Teniente Coronel Domingo Monterrosa Barrios comandaba las unidades del Batallón Atlácatl. Mientras que el Coronel Jaime Flores Grijalva era encargado de la operación denominada “Operación Rescate”.

En 2012, la Corte Interamericana de los Derechos Humanos exige al estado salvadoreño cumplir con las medidas de reparación; para ese año, el ex presidente Mauricio Funes pidió perdón públicamente por la Masacre del Mozote.

Para contribuir a las reparaciones, el gobierno salvadoreño localizó restos de 12 víctimas de la Masacre del Mozote en noviembre del pasado año; los cuales fueron exhumados, llegando a la conclusión que pertenecían a 7 adultos y 5 niños. Un mes después de la investigación son entregados a sus familiares para su reparación.