La masacre del río metayate fue un atentado que sufrió la comunidad del cantón Lomas de Ramos el 7 de julio de 1981; donde murieron 28 personas que fueron sacadas de sus hogares, llevadas al Puente del río Metayate en Chalatenango. Lugar en el cual fueron decapitados y mutilados sus cuerpos, restos que el ejército salvadoreño dejó esparcidos en las inmediaciones del río; fue una de las tantas masacres de El Salvador que tuvieron lugar durante el desarrollo de la guerra civil.

Origen de la masacre del río Metayate

La masacre del río Metayate tuvo sus orígenes en la guerra civil de El Salvador; momento en que la represión y la injusticia social era el pan nuestro de cada día para la población salvadoreña. Por lo que nacen los grupos insurgentes en 1980, decididos a enfrentar la opresión de la administración pública; uno de ellos fue el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional dirigido por el ex mandatario Salvador Sánchez Cerén.

Las masacres ejecutadas por Paramilitares, Guardia Nacional, Policia Nacional y Ejército fueron el resultado de los distintos operativos; los cuales se realizaban con el fin de eliminar a los grupos insurgentes, donde la población más necesitada era la perjudicada. Siendo considerada como una fuente de apoyo para los insurrectos, de modo que eran asesinados; un ejemplo clásico de ello fue la masacre de los sacerdotes jesuitas en 1989, también acusados de apoyar a los grupos de izquierda.

¿Como sucedió la masacre del río metayate?

En la época de la guerra civil de El Salvador, los habitantes de los caseríos eran vistos como parte de la guerrilla; los grupos de seguridad del estado no diferenciaban entre niños y adultos al momento de realizar los operativos. Uno de los cuales se llevó a cabo en el cantón Lomas de Ramos, caserío Los Hernández el 7 de julio de 1981; cuando grupos paramilitares, efectivos de la Guardia Nacional, Policia Nacional y ejército ingresaron a la comunidad.

Los efectivos militares obligaron a las víctimas a salir de sus casas utilizando la  fuerza, deteniendo a 30 personas; durante el proceso, 2 de ellas lograron escapar, mientras que las otras 28 fueron montadas en un camión y llevadas al Puente del río Metayate. Lugar donde les esperaba la muerte, pues, tan solo al llegar son decapitadas y descuartizados; finalmente, los restos son dejados debajo del puente y al día siguiente, el 8 de julio de ese mismo año fueron encontrados.

Víctimas de la masacre del río Metayate

La Junta Revolucionaria de Gobierno administró el país en el año 1981, siendo uno de sus integrantes, José Napoleón Duarte; uno de los presidentes de El Salvador que obtuvo el título de dictador, quien además dirigió muchas de las acciones represivas en contra del pueblo. Algunas de las víctimas que dejó la masacre del río Metayate fueron las siguientes:

  • Miguel Antonio Urquilla, un joven que contaba con tan solo 17 años de edad.
  • José Urquilla, un joven de 18 años de edad y hermano del adolescente antes mencionado.
  • Marcos Urquilla, padre de Miguel y José.
  • Lorenzo Álvarez.
  • Catalino Cartagena de 35 años de edad.
  • Bernardo Ayala de 14 años de edad.
  • Aurelia Hernández de 16 años.
  • Ascencio Guevara de40 años de edad.
  • Miguel Hernández.
  • Francisco Hernández.
  • Lázaro Antonio Melgar.
  • Carlos Cartagena Rivas.
  • Nicolás Cartagena.
  • José Salomón Guevara.
  • Lucio Hernández.
  • Santos Pérez.
  • Felipe Melgar.
  • Porfirio Hernández.

Consecuencias de la masacre

Las guerras solo dejan consecuencias negativas en los pueblos, una de ellas son las masacres que se desatan entre sus habitantes; a su vez las propias masacres también marcan la vida de la población, entre ellas destacamos las siguientes:

  • Grandes pérdidas humanas en la población civil salvadoreña.
  • Secuelas psicológicas enormes, puesto que cada año el país conmemora dichos actos para evitar que se repitan.
  •  Evolución del temor a ser silenciados a través del uso de la fuerza.

Solicitud de exhumación

Después de 22 años de la masacre, familiares de las victimas solicitaron ante el Comité para los Derechos Humanos Madeleine Lagadec la exhumación; de modo que en el año 2003 se iniciaron los trámites pertinentes para el reconocimiento de los cadáveres. Esto con el fin de dar santa sepultura a los implicados en dicha tragedia; un año más tarde, en 2004 son entregados los restos y son enterrados en el Cementerio de Guazapa en una tumba colectiva, debidamente identificada con los nombres de las víctimas.