Miguel José de Castro y Lara

El ilustre e insigne prócer de la independencia de El Salvador Miguel José de Castro y Lara fue un sacerdote católico salvadoreño que participo férreamente en la lucha por la libertad de las provincias centroamericanas.

Antecedentes personales

Un 8 de mayo de 1775 nace en san Salvador, El Salvador bajo el  seno del hogar de la familia Castro y de Lara, siendo su padre José María Castro  y su madre Elena de Lara y Mongrovejo. La madre de este prócer era familiar cercano de otro luchador por la independencia, nos referimos al prócer independentista Domingo Antonio de Lara y Aguilar.

Proceres de la independencia de America

Etapas de su vida

Comienza con sus estudios religiosos en la ciudad de Guatemala, Guatemala. Incorporándose a la gesta emancipadora entre los años de 1811 y 1814. En pleno ejercicio sacerdotal cumpliendo sus labores como cura en la zona de los Texacuangos. Cargo que le fue otorgado en diciembre de 1806.

Posteriormente fue despojado de su cargo sacerdotal en agosto del año 1814. Mediante una orden escrita de parte del arzobispo Casaus de origen guatemalteco; en la cual también ordenaba que se marchara hacia la capital de la Capitanía General. Donde fue aprehendido por el motivo de rebeldía contra la corona española y fue encarcelado por varios años.

Luego, mediante un indulto es puesto en libertad en 1819 y regresa a El Salvador. Al siguiente año se le otorga la parroquia de Santa Lucía en Zacatecoluca.

El 22 de Septiembre de 1821 encontrándose en la parroquia a las 23:00 horas recibe una misiva secreta. Donde se le informaba al partido de Zacatecoluca acerca del acta de independencia. La que había sido suscrita en la ciudad de Guatemala 8 días atrás.

Directrices de la carta

En esta misiva, se le daban las direcciones a seguir  para proclamar la independencia. Las que debían unirse a los poderes  militares y civiles de El Salvador.

Al día siguiente, a las 8 de la mañana en una reunión municipal; esa correspondencia conformada por 3 pliegos fue abierta. Siendo el actor principal, el sacerdote Castro Lara. Quien la leyó a viva voz  delante de los reunidos.

Luego fue entregada a un divulgador del pueblo para que fuese leída públicamente en la plaza mayor del pueblo. La carta fue celebrada mediante murmullos, algarabías y manifestaciones de alegría por todos los que se encontraban en el lugar.

La comunicación a las regiones de Santa María Ostuma y San Pedro Nonualco dio paso el juramento de fidelidad. El cual se llevó a cabo los días 6 y 8 de octubre de 1821; finalmente, se iniciaron los festejos y celebraciones civiles religiosas y militares en esas mismas fechas.

Cargos Públicos

El presbítero José Matías Delgado lo designa a la Junta Constitutiva del Gobierno de la provincia de San Salvador. Siendo miembro el 28 de noviembre de 1821, y ratificado en su cargo en enero del siguiente año.

Cargo que no pudo ejercer debido a la anexión forzosa al imperio mexicano y la invasión militar. Además de ser perseguido por el brigadier Vicente Filísola.

Luego, resulta electo como diputado de Zacatecoluca. Comenzando sus funciones desde  el 5 de marzo al 23 de noviembre de 1824. Formando parte del equipo encargado de discutir, redactar y promulgar la primera constitución de la República de El Salvador.

Además formó parte de la comitiva de la negociación eclesiástica. La cual decidió favorablemente el otorgamiento del Obispado de El Salvador al sacerdote y Doctor José Matías Delgado.

Ocupó hasta el 30 de Octubre de 1824 la última presidencia temporal del primer Congreso Constituyente de El Salvador.

Avances en tecnología

Transcurrido los días de junio de 1824, se realiza una colecta popular en el pueblo de San Salvador. La que tenía como objetivo comprar en Guatemala la primera imprenta de mano. Cuya instalación fue en la casa de Manuel herrera. Ubicada entre la segunda avenida sur y octava calle oriente, justo al frente donde estaba el cine Apolo. Luego, funcionó en ese mismo lugar la Confederación de Obreros de El Salvador.

Sale a la luz el primer periódico de San Salvador, llamado «El Semanario». Donde la redacción y dirección estuvo bajo la responsabilidad del presbítero Miguel José de Castro y Lara. Cargo que inició el 31 de julio de 1824.

Primeros trabajadores de la imprenta

Los primeros tipógrafos e impresores fueron los ciudadanos Manuel Inocente Pérez y Samuel Aguilar. Estos fueron instruidos en la técnica Gutenberg  en el taller del Guatemalteco Manuel José Arévalo.

Las publicaciones se realizaban los días sábados, y estaban formadas por cuatro a ocho páginas. Las que constaban de 2 columnas de 7,5 por 25 centímetros cada una. Aunque generalmente la medida del periódico oscilaba entre 21 por 30 centímetros numeradas por tomos, folios y ejemplares.

En 1826, Miguel José de Castro y Lara es electo para el cargo de secretario y presidente temporal del Congreso salvadoreño. Estando en su mejor etapa de labor periodística.

Miguel José de Castro y Lara continúa su lucha por El Salvador

El 21 de octubre de ese mismo año redacta un informe legislativo sobre la penosa situación que vivía la nación salvadoreña en esa época.  Ese mismo documento fue escrito en total oposición al gobierno federal de Centroamérica que Manuel José Arce ejercía como presidente.

La redacción y suscripción del informe fue de su autoría con la colaboración de y Ramón Meléndez y de Juan Manuel Rodríguez.

Tiempo después ejerce como de la jefe de sección del Ministerio General y consejero de Estado; Cargo donde evidenciaba la fuerte oposición que tenía  contra del gobierno del general Manuel José Arce quien luego es sustituido por el Hondureño Francisco Morazán por medio del poder ejecutivo regional.

Su fallecimiento ocurre en la capital de la República de El Salvador el día el 26 de abril de 1829.

Acerca del autor
Comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *