La mitología azteca  muestra el nivel de religiosidad de dicha cultura, exponiendo sus creencias a través de leyendas y mitos; lo que la hace parecida al resto de las civilizaciones antiguas,  puesto que, si hay algo que comparten nuestros antepasados es la religión. La cual les permitió desarrollar su propia forma de ver el mundo, de una manera diferente como lo concebimos hoy en día.

Origen de la mitología azteca

La mitología azteca proviene de las explicaciones que estos dan a la creación, no solo del hombre sino también del universo como tal; respuestas que obtuvieron a partir de sus creencias religiosas, conocidas como politeísmo. Donde adoraban diferentes dioses, todos ellos relacionados con la naturaleza; a través de los cuales llegaron a crear férreas creencias, una de ellas relacionadas con su origen.

Por lo que llegaron a exponer que su país natal era una tierra colorada ubicada al norte, identificada como Chicomostoc;  la cual les permitió salir de las profundidades de las cuevas o intestinos de la tierra, nombre que se les da en los mitos. La mayoría de estos relatos mitológicos se iniciaron en los actuales Guatemala y México; desde allí se esparcieron al mundo entero, haciendo conocer sus leyendas y mitos.

Características

La mitología azteca se caracterizó por lo siguiente:

  • El hombre proviene de los restos humanos que quedaron después de la inundación, creado por el Quinto Sol.
  • Los dioses tenían personalidades humanas y se presentaban a través de la naturaleza.
  • Estaba compuesta por 5 soles, conocidos como: Tonatiuh, Tlalchitonatiuh, Tletonatiuh, Quetzalcóatl y el Quinto Sol.
  •  El gran caimán formó las montañas existentes en el mundo.
  • Los dioses Tezcatlipoca y Quetzalcóatl son los responsables de crear la tierra y el cielo.
  • El politeísmo era parte fundamental de su mitología.

Historia de la mitología azteca

La civilización azteca explica su aparición a través de su mitología, presentando a Tezcatlipoca y Quetzalcóatl como creadores del cielo y la tierra; donde inicialmente existía solo un inmenso mar, en el que habitaba un gran monstruo. Al cual usaron para dar forma a todo lo que existe en la tierra y además lo dotaron de vegetación; los agujeros de su nariz se convirtieron en cuevas, los ojos en lagunas y las lágrimas en lagos, de esta manera nacen las zonas geográficas que conocemos hoy en día.

Durante el gobierno de Axayácatl y Moctezuma , los aztecas se consideraban así mismos como el pueblo elegido; designados de esta manera por el dios Sol, quien les asignó la tarea de alimentarlo para llegar al cielo. La existencia de muchos dioses, les permitió dar jerarquía a todos ellos, colocándolos por nivel de importancia; a quienes no solo se le atribuyeron poderes fantásticos, como es el caso de poder tomar forma humana.

Con lo anterior dieron respuesta a muchas de las incógnitas relacionadas con la creación; incluso de su propia existencia, es así que se inician en prácticas religiosas, adorando a múltiples dioses que de acuerdo con ellos hacían posible su vida. Puesto que les habían guiado a la tierra donde establecieron su imperio, ordenándoles salir de Chicomoztoc y cambiarse el nombre a mexicas; donde llegaron a poblar con más de 200 habitantes, el territorio que se conoce como Tenochtitlán. Logrando  expandirse desde México hasta América Central entre los siglos XIV y XVI.

Todos estos mitos tienen su fin con la llegada de los conquistadores españoles; quienes a partir del siglo XV arriban al territorio americano, usando como medio de movilización la navegación. Los cuales instauraron sus creencias y prácticas religiosas, convirtiéndolos al cristianismo, con el tiempo, algunos implementaron el catolicismo.

Dioses de la mitología azteca

Los dioses de la mitología azteca en su mayoría eran originarios de su propia creación; mientras que en otros casos, adaptaron a su cultura dioses pertenecientes a otras civilizaciones. De modo que llegaron a tener gran cantidad de dioses, se contabilizan casi llegando a los 100, sin embargo, entre los más importantes encontramos los siguientes:

  • Mictlantecuhtli, el dios de la muerte, el poseedor del infierno.
  • Yacatecuhtli, el dios de los viajeros y comerciantes, encargado de su protección.
  • Metzli, tenía poder sobre el agua y se conoce como diosa de la luna.
  • Itzlacoliuhqui, considerada como la diosa del sacrificio, cuya forma era de cuchillo.
  • Quetzacóatl, era un dios multifacético, ya que, dominaba los vientos, la vida, el día, la fertilidad, la noche y la sabiduría.
  • Xiuhtecuhtli, dios del tiempo y de la guerra, adorado por los guerreros.
  • Coatlicue, considerada la diosa de todos los dioses, la cual representaba la muerte y la vida.
  • Ahuiateteo, dios ambiguo que controlaba los deseos de hombre, la sequía y la muerte.
  • Mixcoatl, identificado como el dios de la tormenta.
  • Xipe Totec, conocido como el dios de la abundancia, juventud y masculinidad.
  • Ixtlilton, reconocido como el dios sanador o la medicina y las fiestas.
  • Cihuacoatl, una deidad que contribuye con los nacimientos, por lo que es la diosa del nacimiento; también se le conoce como la diosa de la tierra fértil.
  •  Coatl, encargado de la energía, por lo que se conoce como dios de la energía humana.
  • Ehécatl, conocido como el dios del viento.
  • Huehueteotl,  capaz de encender las llamas, por lo que se conoce como dios del fuego.

Referentes de la mitología azteca

Entre los especialistas que han profundizado en la mitología azteca, encontramos a Eduardo Matos Moctezuma;  quien estudia los rituales religiosos que forman parte fundamental de sus leyendas y mitos. Donde se exponen que los sacrificios humanos  eran necesarios para dar continuidad a la vida; ofreciéndolos en adoración a diferentes dioses, uno de ellos el dios sol, quien los aceptaba para no detener su movimiento.

El arqueólogo no solo hace referencia a la importancia de la mitología como parte de su cultura; sino que también hace referencia a la importancia que tiene su arte dentro de la mitología azteca. Puesto que sus creaciones cuentan por si solas variadas historias, donde representan a sus dioses usando la escultura y el tallado en paredes; como es el caso de las superficies de las paredes de sus templos, las cuales dejan ver múltiples imágenes.

El especialista, cada día obtiene nuevos datos arqueológicos que revelan el modo de vida de los aztecas; esto, gracias a su participación en el proyecto Templo Mayor en México, donde cumple con el rol de director desde 2010. En este lugar descubrió el templo del dios del viento, una edificación que hasta ese momento no pudo ser excavada en su totalidad; debido a que estaba acompañada de otras estructuras, supuestamente casas, lo que lo hace que se hunda con facilidad.

Mitos de la cultura azteca

Entre los mitos de los aztecas, podemos encontrar los siguientes relatos:

Nacimiento de Huitzilopochtli

Huitzilopochtli es conocido como el dios de la guerra, hijo de Coatlicue, la diosa de la tierra; quien logró crear a su hijo, después de tomar plumas de ovillo y colocarlas en su seno. Finalmente, queda en cinta y trae al mundo a Huitzilopochtlin, lo que ocasiona malestar en la diosa de la luna; cuyo nombre era Coyolxauhqui, quien busca a la diosa de la tierra para asesinarla, pero al llegar, ya había dado a luz.

El mito cuenta que su hijo nació con vestido con ropaje y armamento de guerrero, el cual usó para asesinar a la diosa luna; degollándola y atacando a los hermanos que le acompañaban, algunos de ellos lograron huir, pero se convirtieron en estrellas.

Mito del maíz

Este mito cuenta que el dios Quetzalcóatl concedió trajo el maíz a su pueblo, después que estos realizaron varias plegarias; solicitando abrir las montañas para poder recoger el maíz, por el contrario, el dios se convirtió en hormiga. Esto después de ver a uno de estos animales transitar con un grano de maíz a cuestas; por lo que le preguntó al animalito donde había obtenido el preciado alimento, de modo que emprendió el viaje en la búsqueda del maíz.

El trayecto fue duro, pero después de andar varios días llegó al lugar donde estaba el maíz; así que lo tomó y lo llevó de regreso al asentamiento azteca, donde estos lo hicieron prosperar a través del cultivo. A partir de allí su devoción por Quetzalcóatl se hizo más fuerte, puesto que les concedió el alimento; con el cual serían más fuertes y les permitiría crear el antiguo imperio azteca.