La monarquía constitucional es un estilo de gobierno adoptado por los estados europeos durante la edad moderna; el cual surge en sustitución de la monarquía absoluta para limitar el poder del rey o monarca a través de la constitución. Instrumento que delega parte del poder en manos del pueblo, mejor conocido en la antigüedad como proletariado.

Origen de la monarquía constitucional

 La monarquía constitucional forma parte de las monarquías existentes en el mundo, cuyo origen data de la Edad Media;  sin embargo, esta fue evolucionando progresivamente, hasta llegar a su modelo constitucionalista, instaurado primeramente por Reino Unido en 1707. A partir de allí se esparce por el resto de los países europeos después de la formación de las primeras repúblicas; hablamos de los Estados Unidos y Francia, las cuales se instituyeron para desplazar el absolutismo.

Se origina con el fin de limitar el poder del monarca ante las decisiones y La vida de los hombres; siendo promovido por los pensamientos del filósofo y abogado francés Voltaire, principal exponente  de la ilustración. Corriente filosófica que expresa la importancia de separar la iglesia  del estado y la libertad de expresión; con lo que se da inicio a diferentes sistemas de gobierno, entre ellos la monarquía constitucional, siendo una de las más parecidas a la democracia.

Características de la monarquía constitucional

Entre las características que se pueden mencionar de la monarquía constitucional encontramos las siguientes:

  • Los monarcas tienen atribuciones ceremoniales o de tienen participación en el poder ejecutivo, todo dependiendo de la organización del estado.
  • Se mantiene la figura del rey para seguir las tradiciones de la nación, combinandolas con la democracia.
  • División del poder ejecutivo, legislativo y judicial, por lo que no reside en manos del rey.
  • La continuidad monárquica se mantiene a través de la herencia.
  • La constitución es la única ley que rige la nación, por lo que el monarca debe apegarse  a ella.

Atribuciones del rey en la monarquía constitucional

Dentro de la monarquía constitucional, los reyes tienen las siguientes atribuciones:

  • Realizar tratados de paz o iniciar una guerra.
  • Impedir la continuidad o promulgación de una ley constitucional, en caso de considerarla injusta.
  • Presidir actos ceremoniales para otorgar distinciones, indultos, amnistías y honores.
  • Tiene participación en el poder legislativo y ejecutivo, donde puede hacer nombramientos y destitución de ministros.
  • Solicitar al primer ministro reunión del parlamento.

Organización política de la monarquía

Dentro de la monarquía constitucional, encontramos los siguientes miembros:

  • El jefe de Estado, rol que ejecuta el rey o monarca, constando de un poder limitado por las leyes constitucionales.
  • Un parlamento o cámara, constituidos por diputados, también conocidos como parlamentarios.
  • Trabajadores ministeriales con funciones administrativas.
  • El pueblo tiene participación importante dentro de la toma de decisiones, puesto que el sistema político se basa en la democracia directa.

Monarquía constitucional en la actualidad

Entre los países que desde la época moderna hasta la actualidad han conservado la monarquía, encontramos los siguientes:

Liechtenstein

Entre Suiza y Austria se encuentra el principado de Liechtenstein, cuyo idioma es el alemán y su monarca es Luis de Liechtenstein desde el año 2004;  quien logra compartir el poder con la población gracias a la organización del sistema político. Las leyes pueden ser aprobadas o vetadas por el rey, sin embargo, su poder está limitado por la constitución; mientras que los ciudadanos pueden solicitar la disolución del parlamento a través de firmas, método estipulado en la ley.

Malasia

Malasia es un país del continente asiático, cuyo sistema de gobierno es la monarquía constitucional; el cual presenta dentro de su organización una Cámara Nacional o Senado, donde sus miembros son seleccionados por el rey. El monarca es el jefe de estado y permanece en el poder  por un periodo de 5 años, quien es elegido cada cierto tiempo por el Consejo de Gobierno; también, es el encargado de elegir los personajes que integraran el poder ejecutivo, el cual en la actualidad se identifica como Sultán Abdulá.

Suecia

El estilo de gobierno que rige a Suecia es la monarquía constitucional, donde por voto secreto y directo se eligen los diputados; el monarca de Suecia tiene solo participación representativa dentro del sistema político, lo cual se contempla en la ley. Donde también se estipula la existencia de una sola Cámara de representantes o diputados; en la actualidad, el rey de Suecia es conocido como Carlos XVI.

Noruega

Noruega es otro de los países de Europa que organiza su estilo de gobierno como una monarquía constitucional; su monarca lleva hasta el momento más de 20 años en el poder, identificado como Harald V, quien se identifica como General del Ejército de Aire y Tierra. Su participación es meramente participativa, ya que, el gobierno tiene todo el control del estado; sin embargo, el sector eclesiástico, de la iglesia luterana está bajo su administración y control. Su poder se limita a actividades administrativas a nivel institucional.

Camboya

Nuevamente la monarquía constitucional vuelve a aparecer, pero esta vez al Sudeste Asiático, en Camboya; identificado como Norodom Sihamoní, quien ejerce el cargo de forma simbólica, participando activamente en ceremonias importantes. A pesar de ser elegido por el Consejo Real para representar al país como Jefe de Estado, no llega a cumplir tales funciones; lo cual ha perdurado por más de 70 años, es decir, desde 1947 cuando se llegó a instaurar la monarquía constitucional.

Mónaco

Uno de los reinados más conocido desde tiempos antiguos es el de Mónaco, perteneciente a la Casa de Grimaldi; quienes en la actualidad forman una monarquía constitucional desde 1962, año en que abandonaron su divinidad. Los reyes se encargan de supervisar las instituciones que componen su organización política; entre ellas el Consejo de Gobierno, donde reposa el poder ejecutivo y el Consejo Nacional, encargado del poder legislativo. El cumplimiento e implementación de las leyes también son supervisadas por los monarcas; sin embargo, son ejecutadas por los tribunales nacionales.