Las combinaciones raciales tienen sus orígenes en la época colonia, llevándose a cabo desde la llegada de los colonizadores españoles; los cuales decidieron hacer énfasis en la clasificación de cada persona de acuerdo a su color de piel. Además de utilizarlo para establecer diferentes estratos sociales, donde los mulatos, mestizos y zambos formaron parte del escalafón más bajo; es así que se inicia el largo recorrido por las diferentes razas en el mundo.

¿Qué son los mulatos?

Los mulatos no son más que el resultado del cruce de dos ADN diferentes, específicamente entre un africano y un europeo; ambos descendientes de los africanos y españoles respectivamente. En el periodo colonizador, se comenzó el uso del término en el siglo XVI, cuyo objetivo era establecer una diferencia entre clases y razas; situación que demuestra el marcado racismo que existía en esa época.

Grupos sociales de la época colonial

Cuando hablamos del descubrimiento de América, nos ubicamos en 1492, año en el que Cristóbal Colón llegó a estas tierras;  desde  allí en adelante comenzaron a aparecer distintos grupos sociales, los cuales eran diferenciados por el color de su piel. Siendo divididos en indios, Negros y Blancos, los cuales cumplen diferentes roles; los primeros trabajaban para pagar tributo, los segundos vivían para trabajar y los últimos ostentaban cargos políticos y económicos importantes. Toda la producción económica estaba en manos de los indios y los esclavos, personajes explotados en décadas pasadas. 

Con el paso de los años las tres razas anteriores se mezclaron, naciendo así lo que ahora conocemos como los mulatos; lo que trajo como resultado una clasificación de las personas por su linaje. Saliendo a relucir las castas, cuyo objetivo era determinar el lugar que ocuparía determinado individuo en la sociedad; así el dominio político y económico se mantendría sin problemas. Puesto que la ropa, la posición social y el idioma eran los factores más importantes del periodo colonial; con ello se determinaba el respeto dentro de un sector o grupo.

¿Por qué los mulatos eran esclavos?

Si analizamos el origen etimológico de la palabra “mulato”, podremos entender el porqué de esta situación; el término como tal significa mula, animal que da como resultado entre el cruce de un burro y un caballo. Recordemos que el mulato nace de la unión de un africano y un español o europeo; por lo que no es difícil entender que el burro representa al africano y el caballo al español. Si analizamos bien, el burro siempre ha sido usado como instrumento de trabajo, llevando cargas pesadas; mientras que el caballo es visto como un animal elegante y con distinción, es así como los españoles hicieron una correlación entre estos animales y el hombre.

Dando por sentado que los mulatos solo servían para trabajar arduamente, partiendo de su resistencia al sol; convirtiéndolos a posterior en esclavos; quienes trabajaron por muchos años en l la industria azucarera y las minas. Los mulatos con un poco más de suerte realizaban actividades domésticas, formando parte de la servidumbre; también se encargaban de las tareas forzosas, ya que representaban el escalón social más bajo  en la pirámide de castas. Pues, eran considerados por todos como personas no puras de sangre.

¿Cómo se vestían los mulatos?

Además de usar a los mulatos para trabajos forzados, también eran denigrados en el vestir; ya que usaban toda aquella vestimenta que no utilizaran sus amos. Entre ellas resaltan pantalones muy amplios y sin color, mientras que las camisas eran de tela cruda; no usaban ningún tipo de calzado, sin embargo, los más ingeniosos cubrían sus pies con sandalias de cuero de animal. En otros casos, cubrían sus pies con trapos o lana, toda esta indumentaria usaba el hombre; en cuanto a las mujeres, siempre andaban descalzas, y debajo de sus faldas hacían uso de una enagua.

Se puede decir que el vestir femenino variaba de acuerdo a la labor; puesto que si trabajaban para las familias pudientes, entonces, siempre andaban calzadas y muy bien vestidas. Dentro de las ordenanzas del Virreinato, se encuentran las normas de vestir que debían seguir tanto mulatos como negros; donde se especificaba que ninguno de ellos podía hacer uso de telas finas y prendas de oro y perlas. De modo que en la época colonial existió un código vestimentario, el cual iba marcado por diferentes factores; entre los cuales resaltan los vínculos matrimoniales, la condición de libres o esclavos, el género y la actividad que realizaban.

Castas del periodo colonial

La estrategia utilizada por los conquistadores españoles para dividir la sociedad se basó en un sistema de castas; constituido por diferentes estratos sociales, los cuales se diferenciaban entre sí por la posición económica. A esto se le añadía la religión y la raza, factores determinantes hasta para contraer matrimonio; pues sus estatutos mantenían el hecho que solo procedía un matrimonio entre personas de la misma casta o posición social. Sin embargo, las mezclas no tardaron en aparecer, trayendo consigo diferentes denominaciones para identificarlas.

Un ejemplo típico de ello es la unión de un mestizo con un indio, mezcla que llamaron “coyote”; otra denominación se genera al unir a mulatos y a indios, combinación que da como resultado un “no te entiendo”. Por otro lado, también existían españoles con características físicas de la raza negra, a esos se les llamó “torna atrás”; si la unión se daba entre mulatas y españoles, entonces, eran llamados “moriscos”. Sin embargo, si un morisco se mezclaba con una española el producto era conocido como “chino”. Cuando la mezcla se realizaba entre un chino se mezclaba con una mulata era llamado “lobo”.

Mientras que un lobo y una mulata tendrían como producto a un “jíbaro”. Entre otras de las combinaciones, está la mezcla entre un jíbaro y una mulata, lo que produce un “albarazado”; pero si combinas un albarazado con una negra, entonces obtendrás un “cambujo”. La lista es bastante grande y además incluye nombres realmente pintorescos e improbables; por otro lado, esta mezcla o unión de razas fue la inspiración de muchos artistas en la época colonial. Uno de ellos fue Miguel Cabrera, quien en el siglo XVIII desarrolló un trabajo pictórico llamado pintura de castas; donde deja ver diferentes cruces raciales, siendo los hombres españoles los protagonistas de este arte, acompañados por mujeres de diferentes razas.

Blanqueamiento en el periodo colonial

Durante la época del virreinato se utilizaba blanqueamiento o limpieza de sangre; donde aquellos que deseaban ostentar altos cargos debían demostrar que eran de raza pura. Lo que quiere decir que eran hijos de españoles y no pertenecían a uniones ilegítimas; una vez que los españoles llegan a América, surgen las complicaciones, pues, comienzan a mezclarse con los aborígenes; es así que el resultado de la mezcla es llamado sangre sucia o sangre manchada, para denotar que no pertenecen al mismo linaje. De modo que los privilegios siempre eran solamente para los de sangre pura; es decir hijos de matrimonios entre españoles, por lo que esta sociedad se basó en una ideología blanca.