El Salvador posee lugares turísticos para todas las edades; si decides visitar el país, debes traer a los más pequeños de la casa a recorrer el Museo Tín Marín. Otro de los Museos de El Salvador, dignos de admirar, donde los niños pueden aprender jugando; siendo ideado con esta finalidad, para alimentar el sentido de aprendizaje de los chiquilines. Así que no pierdas más tiempo, acude directamente a este interesante lugar y haz turismo El Salvador.

Ubicación del Museo Tin Marín

Si deseas llegar al Museo Tín Marín, entonces debes dirigirte a l ciudad capital, hablamos de San Salvador; la cual se encuentra ubicada en el departamento de San Salvador. Podrás encontrarlo dentro de las instalaciones del parque Cuscatlán. Allí encontrarás dichas instalaciones, donde encontrarás conocimiento y entretenimiento para los niños.

Historia del Museo

El museo Tin Marín fue una idea que se cristalizó gracias al apoyo de Elizabeth de Calderón; quien se encargó de conseguir el apoyo de la cooperación internacional y gobiernos amigos. Obteniendo fondos y un terreno para la edificación del museo; una vez construido, se establece un contrato que indica que las instalaciones serán prestadas por 99 años. Lo que hace realidad el espacio ideal para aprender jugando, el que abrió sus puertas al público el 28 de octubre de 1999.

Sin embargo, la iniciativa de crear un espacio que comprende aprendizaje y entretenimiento surge en 1996; gracias al estudio de diferentes profesionales, quienes realizaron varios viajes al exterior. Lo que permitiría a posterior obtener la información necesaria para el manejo y desarrollo del proyecto; tomando como base un museo interactivo que cubriese la necesidad de aprendizaje de los niños salvadoreños. Puesto que no tenían un área que combinara la instrucción cultural e intelectual al mismo tiempo; de allí, se inicia la travesía en búsqueda de entes gubernamentales en apoyo de la idea. Donde la ex primera dama antes mencionada es la puerta que logra cristalizar las metas.

En la actualidad, el museo Tin Marín consta de 29 exhibiciones que ayudan a desarrollar la autoestima; así como también las habilidades y destrezas que se obtienen del trabajo en equipo. Otra de sus fortalezas incluye  la estimulación de la creatividad, completando así todos los ámbitos de desarrollo que requieren los niños. Para completar su labor, sus instalaciones incluyen 32 salas de exhibición permanente; siendo administradas por la Asociación Museo de los Niños.

Características del espacio

Las instalaciones del parque Cuscatlán, albergan En sus áreas el Museo Tín Marín; es allí, donde se refuerzan los contenidos programáticos de las instituciones escolares. Las mismas son administradas por la Asociación Museo de los Niños; sus espacios son distribuidos en 29 salas permanentes expositivas; en las que comienza el aprendizaje de los visitantes, ya sean lugareños o extranjeros. Dichas áreas se encargan de desarrollar diferentes actividades recreativas, indicadas para niños que comprenden entre los 0 y los 10 años de edad.

El establecimiento realiza sus actividades educativas desde el año 1999, año de su fundación e inauguración; cuya finalidad es que los niños exploren sus destrezas en cuanto a diversas áreas, entre ellas el quehacer salvadoreño, arte y ciencia. El Museo Tín Marín tiene como principal objetivo estimular la creatividad de los niños y fortalecer la autoestima;  además de enseñarles a trabajar en equipo, todo esto en una sola zona de esparcimiento y conocimiento.

¿Qué ver en el Museo Tin Marín?

En realidad, recomiendo llevar a sus niños der paseo a los espacios de El Museo Tín Marín; ya que en el puedes hacer que aprendan acerca de diferentes temas mientras juegan. En algunas de sus salas, disfrutarás una breve e importante explicación sobre el reciclaje; así los niños aprenden a proteger la naturaleza. Acto seguido hace acto de presencia la sala la energía que nos mueve; donde conocerán de donde viene la energía, como se produce, así como también su importancia.

Por otro lado, recorrerán la sala la naturaleza y yo, tema importante para el aprendizaje de la conservación; recordemos que en El Salvador sobran espacios naturales, por lo que desarrollar el tema es de vital importancia. Gracias a otra de las salas, los niños conocerán el desarrollo del cuerpo humano; tomando en cuenta que es otro tema que ayuda a responder muchas incógnitas presentes en cada estudiante en edad escolar.

Regresando a la naturaleza, los más pequeños conocerán la sala El Mariposario, sector donde conocerán la evolución de los insectos; mientras que en la sala La Casa de la Gravedad, ahondará en todo lo que tiene que ver con el espacio-tiempo. En este sentido, sigue el recorrido por la sala El Hombre en la Luna, conociendo un poco de historia sobre las hazañas espaciales. Por otro lado, siguiendo los avances tecnológicos, tenemos la sala La Tele, es aquí, donde conocerán cuando apareció dicho artefacto.

Para los más pequeños, se encuentra la sala Los Sentidos, es así que donde se perfecciona la información recibida en el colegio; para completar otros temas, hace su aparición El Planetario, todos los planetas y su ubicación al alcance de la mano de los niños. La instrucción termina con la sala Riesgolandia, ideal para aprender las precauciones a tomar en caso de terremotos y huracanes. Solo he explicado pocas exhibiciones, así que si quieres conocer el resto, entonces debes visitar El Salvador y dirigirte al Museo Tín Marín.

¿Qué comer en el museo?

Muy cerca del Museo Tín Marín, encontrarás una tienda llamada La Esquina, en la que podrás consumir bebidas y bocadillos rápidos; pero, si deseas un menú más completo, entonces acude a los restaurantes en los alrededores del lugar. Nos referimos a los ubicados en el centro de la ciudad, los cuales ofrecen excelente servicio y deliciosos platillos a bajo costo. Puedes comer desde comidas típicas hasta platillos gourmet, solo selecciona el adecuado y no te arrepentirás. Recuerda siempre que El Salvador, es el mejor destino turístico para grandes y chicos, piénsalo bien y visita sus áreas recreativas.

Hospedaje garantizado

Si además de recorrer los espacios del Museo Tín Marín, deseas conocer  fondo la ciudad de San Salvador, entonces debes pernoctar en ella; conocerás desde hoteles y hostales muy sencillos, hasta otros muy sofisticados, el costo varía de acuerdo al tipo que elijas. Pero, sus servicios son muy buenos, sin importar lo que pagues, siempre serás atendido como el rey del lugar; pues, los turistas son lo primero para los salvadoreños, tenlo en cuenta al seleccionarlo como destino turístico.

Seguridad en el Museo Tin Marín

Siempre que decidas acudir  POLITUR, los agentes estarán ahí, solo debes solicitar el servicio con una semana de antelación; además de pagar su alimentación, con ello será suficiente. El personal te acompañar a donde quiera que te dirijas, se especializan en cualquier tipo de recorrido; esto gracias a que cuentan con el equipo necesario para las actividades turísticas, ya sean de montaña, costas o bosques. Incluso, pueden hacer visitas guiadas a los museos de El Salvador, por lo que siempre estarán a tu entera disposición. Si entre tus visitas programadas está el Museo Tín Marín, no te preocupes, te acompañarán.

¿Cómo llegar al Museo Tin Marín?

Si viajas en bus, debes tomar la ruta que te llevará directo al museo, las cuales son varías; entre ellas tenemos: 16, 42-B, 76, 101, 101-B, 42, 42-A, 42-C, 52 y 7-C.Incluso, puedes tomar la ruta 4, que incluye la 79, 46 y R-11; el costo del pasaje es accesible para todos los turistas, y además tienes muchas opciones, solo selecciona la más indicada.

Si acudes al lugar en vehículo, puedes dejar aparcado el mismo en el área de aparcado del Museo Tín Marín; solo debes pagar el costo del mismo y podrás dejar resguardado el automóvil.