El origen del trueque data de hace 10.000 años, la palabra trueque hace referencia al intercambio de bienes y productos entre diferentes comunidades o pueblos; donde ninguna de las partes recibe algún tipo de beneficio económico,  todo esto realizado por mutuo acuerdo. Convirtiéndose en una práctica bastante antigua realizada por nuestros antepasados; se inició en la prehistoria hasta llegar a las culturas precolombinas de América.

Cronología del trueque

El origen del trueque se puede fechar de acuerdo a su aparición en diferentes zonas, por lo que se puede mencionar lo siguiente:

  • Una de las regiones más antiguas en el origen del trueque fue Oriente Próximo, siendo Mesopotamia quien desarrolla la actividad desde el año 6.000 a.C.
  • Desde el año 2.500 a.C, los fenicios realizaron actividades comerciales con otros pueblos a través del trueque.
  • Para el año 3000 a.C se desarrollaron los primeros intercambios de productos  agrícolas.
  • Durante la edad media, a partir del año 476 d.C, la práctica del truque continuó con el intercambio de productos de lujo entre naciones europeas.
  • La época del descubrimiento entre 1400 y 1492, colaboró con la evolución del trueque.

Origen del trueque

El origen del trueque tiene sus inicios durante la edad de piedra, exactamente en el periodo neolítico hace más de 10.000 años; los primeros intercambios se llevaron a cabo después que el hombre comienza el sedentarismo y la agricultura. Esta última actividad fue determinante para la ejecución de transacciones comerciales, las cuales se identificaron como trueque o intercambio; los primeros productos utilizados como trueque durante la prehistoria fueron los cereales como el trigo y el ganado.

La producción agrícola masiva permitió la práctica del trueque, donde los excedentes o productos sobrantes solían intercambiarse; posterior a ello, el hombre fue adquiriendo nuevos conocimientos al llegar a la edad de los metales. Donde descubre minerales como el hierro, bronce y cobre, los cuales utilizó para elaborar diferentes bienes;  es así que logra especializarse en determinadas áreas. Produciendo herramientas sofisticadas para la época, bolsas pequeñas de sal y collares de caracoles, convirtiéndose en los nuevos productos en el origen del trueque.

 Las actividades variaron de un hombre a otro, siendo esto determinante para llevar a cabo el proceso de intercambio; cada uno lo realizó dependiendo de lo que más producía, había quienes practicaban la talabartería. Por lo que su intercambio se basó en dicha producción, de igual modo pasó con los productores de vino y pan; las transacciones comerciales por medio del trueque se basaron en las necesidades de las comunidades. Los productos debían satisfacer los deseos de cada individuo o población, por lo que el consenso o acuerdo era imprescindible.

Popularidad del trueque

La popularidad del origen del trueque se dio gracias a la diferencia en la producción agrícola, ganadera y artesanal de las comunidades; permitiendo así satisfacer las necesidades, gustos y dar continuidad al estilo de vida de cada población. Lo cual se puede ejemplificar a través de los europeos, quienes comercializaron durante la edad media sal, pieles y artesanías que intercambiaban por perfumes y sedas;  incluso llegaron a cancelar salarios con diversos productos, uno de ellos fue la sal.

Características del origen del trueque

Entre las características que se pueden mencionar sobre el origen del trueque son las siguientes:

  • Utilizar el exceso de producción agrícola como beneficio para suplir otras necesidades de las comunidades.
  • Comunicación entre distintas poblaciones, incluso realizando intercambio de saberes.
  • Primera actividad comercial del hombre.
  • Apresuró la división del trabajo y trajo como resultado la profesionalización del hombre en ciertas áreas.
  • Se estableció a través de acuerdos entre personas, siempre encausados a las necesidades de cada quien.

Causas

Aunque resulte difícil de creer, las causas que intervinieron en el origen del trueque son simplemente dos; siendo estas las siguientes:

  • El paso del hombre del nomadismo al sedentarismo, donde se establece y forma grandes comunidades.
  • Descubrimiento de la agricultura y el excedente resultante de la producción agrícola.
  • Aparición de las habilidades del hombre en cuanto a la talabartería, textiles, cerámica o alfarería, metalurgia, artesanías, etc.

Consecuencias del origen del trueque

Las consecuencias que se pueden mencionar en cuanto al origen del trueque son las siguientes:

  • El origen del trueque propicia el enriquecimiento de las poblaciones.
  • Da como resultado la diferenciación económica entre sectores, generando el deseo de dominar las comunidades más débiles.
  • Surge sin saberlo, la propiedad privada o sectorización de la producción.
  • Se establece la división del trabajo para la obtención de las riquezas.

¿Quienes practicaron el trueque?

Los diferentes pueblos antiguos del Oriente Próximo, utilizaron el trueque para realizar un tipo de transacción comercial; uno de ellos fueron los mesopotámicos, quienes basaron el comercio en su actividad agrícola. Donde obtenían productos como vid, trigo, palmeras, cebada, olivos y legumbres, los cuales intercambiaron con los fenicios y egipcios; de quienes recibían lanas y cereales, los cuales se establecían  a través de notas créditos, usando la escritura.

Incluso, Mesopotamia obtenía la materia prima para la producción agrícola de Anatolia y Fenicia; puesto que estos últimos se consideraron en la historia como los grandes comerciantes de la antigüedad. Su navegación les permitió llevar su mercancía a las comunidades de Grecia, Egipto y otros pueblos ubicados en el mediterráneo; los minerales como el hierro, oro y plata también se usaron en el trueque, aunque los dos últimos tuvieron mayor demanda en el comercio. Puesto que su preservación era mayor, ya que el hierro tendía a corroerse y oxidarse, por lo que no era rentable almacenarlo.

Los fenicios fueron grandes productores de vino, gracias al cultivo de varios viñedos, todos distribuidos entre las zonas de Italia, África y Francia; donde se ubicaron algunas de sus colonias y que permitió la elaboración de dicha bebida. La cual tuvo buena acogida y gran demanda por los griegos y los egipcios, quienes se convirtieron en sus mayores compradores; además de este elixir, también distribuyeron en las comunidades occidentales y orientales productos como esclavos, tejidos coloridos, caballos, maderas y marfil.

Además comerciaban plata, piedras preciosas, inciensos, especias y mirra, productos que producían los pueblos orientales y ellos mismos; la supervivencia de los fenicios dependía constantemente de su actividad comercial, puesto que practicaron el trueque con todos los que estuviesen interesados en sus bienes. Fueron conocidos como Pueblo Púrpura, esto debido al color con que tiñeron sus tejidos.

El origen del trueque en las culturas precolombinas

El trueque fue uno de los métodos de subsistencia que usaron nuestros antepasados; hasta las grandes culturas de la América precolombina llegaron a practicarlo, de hecho los maya fueron excelentes comerciantes. Toda su producción se destinó al comercio, productos como la vainilla, el cacao, hule, pieles de animales, tabaco, maíz y plumas de aves  eran la base de su economía. Llegando a establecer diferentes rutas comerciales para llevar sus productos hasta otras comunidades.

También eran productores de orégano, pimienta, calabaza, porotos y tomates, los cuales se introdujeron en el comercio; producción que intercambiaron con culturas como Chiripa y Wankarani, ubicadas en el Altiplano americano. Otras comunidades que realizaron intercambios con los maya fueron las ubicadas en las costas de Sudamérica; entre ellas podemos mencionar a los inca, chavín, moche, tihuacanos, wari, chimú y nazca.

Por su parte, los aztecas dieron origen del trueque, comercializando cacao, maíz, tomate, algodón, frijol, calabaza, ají, caucho, metales y piedras preciosas; los cuales se intercambiaron en los sectores comerciales de la ciudad durante una feria que se realizaba cada 5 días. Entre las culturas que practicaron el trueque con los aztecas encontramos a los mayas y los olmecas; mientras que los caribes intercambiaron ornamentos de plata con la cultura taína, puede que utilizaran parte de su agricultura como intercambio. Algunos de ellos fueron cacao, yuca, frijoles y batata, ya que no eran expertos en el cultivo.