La revolución francesa fue un movimiento popular que puso fin al régimen de Luis XVI en Francia entre 1789 y 1799; cambiando bruscamente la estructura política, económica y social no solo de este estado sino también de otros países. Donde el descontento de los diferentes estratos sociales marcó la pauta para dar inicio al conflicto y establecer un estado republicano.

Origen                           

El origen de la revolución francesa viene dado por las injusticias sociales y las diferencias políticas existentes en el estado; procedentes del régimen absolutista donde el rey era la máxima autoridad y ejercía el poder en todos ámbitos. Considerando al pueblo como sus súbditos o siervos, sin importar la función que cumpliese; usaba los recursos de la nación a su antojo y no tomaba en cuenta las opiniones de los funcionarios.

Por otro lado, la sociedad se encontraba dividida en 3 clases, nobleza, clero y estado llano, donde las desigualdades eran marcadas; lo que dio como resultado un gran descontento a nivel popular y administrativo. Aunado a ello, no existían las leyes y mucho menos la libertad de prensa e individual; de modo que todo lo anterior dio origen a un movimiento popular el 14 de julio de 1789, el cual inició con la toma de la bastilla.

Se puede decir que comenzó 29 años después que la revolución industrial asentó sus bases en los países europeos; la cual causó el capitalismo y la jerarquización de la sociedad gracias a la acumulación y monopolización de las riquezas. Es decir, que el descontento de la población fue creciendo poco a poco hasta llegar a la época del absolutismo.

Importancia de la Revolución Francesa

La revolución francesa fue uno de los eventos más importantes de la historia a nivel político, económico y social; puesto que representó el despertar del hombre, haciendo frente a las injusticias y desigualdades de la época. La cual permitió acabar con la marcada esclavitud a la que estaban sujetas las sociedades; inició en Francia, pero terminó por expandirse hacia otros países como Italia, Alemania, Portugal y España.

Acabando con el Imperio Español, Imperio Portugués e Imperio Británico que impedían el crecimiento de las ciudades; su caída marcó la construcción de un futuro político democrático basado en leyes que hicieron a un lado a los reyes y monarcas.

Causas de la Revolución Francesa

Entre las causas que dieron origen a la Revolución Francesa, encontramos las siguientes:

La ilustración

Las ideas ilustradas de Montesquieu y Voltaire hicieron surgir en los pueblos ideales de libertad; donde el hombre deseaba vivir independiente de la iglesia, siempre en búsqueda de la modernidad y la igualdad entre los hombres. La necesidad de un cambio social estaba latente, por lo que desembocó en un movimiento que cambió la economía, sociedad y política.

El feudalismo

El feudalismo– La concentración de la tierra se encontraba solamente en lo que se llamó para la época nobleza y clero; cantidad de habitantes que era minúscula ante el resto de la población menos privilegiada. La cual carecía de  recursos para cubrir sus necesidades, por lo general estaban sumidos en la pobreza.

El absolutismo

El régimen político que se mantuvo en la antigua Francia durante el siglo XVIII fue el absolutismo; el cual dio al rey todo el poder económico, legal y político, sólo se tomaban en cuenta sus decisiones. Las que generalmente no estaban encausadas hacia sus deseos, sin pensar en las necesidades del resto de la población; donde la mayoría incluyó al estado llano, quien sufrió los duros embates económicos generados por la realeza.

Condición del estado llano

El estado llano comprendía el porcentaje más alto de la población francesa, es decir, los más necesitados o clase trabajadora; eran aquellos que llevaban en sus hombros la producción económica del país. Sin embargo, el exceso de trabajo y las malas condiciones de vida los llevaron a exigir un cambio social; debido a las enfermedades, marginación y hambre que pasaban.

Consecuencias de la Revolución Francesa

Las consecuencias que dejó la Revolución Francesa fueron las siguientes:

  • Napoleón Bonaparte se establece en el poder.
  • Despertar el nacionalismo y el sentido revolucionario en otros pueblos de Europa.
  • Disolución del sistema absolutista y nacimiento de los derechos del hombre.
  • Sistemas políticos, económicos y sociales del tipo racional.
  • Disminución del poder de la iglesia.
  • Desarrollo de sistemas democráticos a través de la finalización del régimen feudal y la monarquía.
  • No se abolió la discriminación a la mujer.
  • Surgimiento de las divisiones político territoriales.
  • Establecimiento de periodos constitucionales basados en la soberanía nacional.

Participantes de la Revolución Francesa

Entre los personajes que participaron en la Revolución Francesa, destacaron los siguientes:

Jacques Hebert

Fue un activista político de la Revolución Francesa, cuyos ideales iban en contra del clero y  la monarquía; perteneció al sector revolucionario que impulsó el razonamiento revolucionario, la ley del máximo en 1793, la derrota de los girondinos y la descristianización. Su lucha estuvo encauzada hacia las comunas de París, lo cual lo llevó a la muerte el 14 de marzo de 1794 cuando fue guillotinado.

Emmanuel Joseph Sieyes

Otro revolucionario francés fue Emmanuel Joseph Sieyes, quien apoyó la ideal del voto y estuvo a favor de la muerte de Luis XVI;  por otro lado, fue el responsable de la creación de la Asamblea Nacional al separar al estado llano del estado general. Durante la Revolución Francesa no se inclinó hacia ninguno de los bandos revolucionarios, jacobinos y girondinos; sus ideales estuvieron siempre demarcados por políticas libertarias antimonárquicas.

George Jacques Danton

Fue un político y abogado de profesión que dirigió el Comité de Salvación pública, uno de los tantos creados para ejercer el poder ejecutivo; a pesar que sus ideales concordaban con el grupo de los jacobinos, trató de mantener un punto medio con los girondinos al participar del partido de la Montaña. Sin embargo, se gestaban los ideales dictatoriales a manos de Robespierre, quien  lo manda al exilio y posteriormente lo sustituye en sus funciones en 1793.

Jean Paul Marat

Fue un político, médico y periodista que realizó muchos aportes durante la Revolución Francesa sobre todo en el aspecto legal; entre los cuales destacan la organización de tribunales con sus respectivos jurados y la aplicación de la pena de muerte tanto a ricos como a pobres. Así como también, expuso que el estado era responsable de cubrir las necesidades de la población; por otro lado, creó los abogados para los ciudadanos pobres y nunca desestimó la sentencia de muerte a Luis XVI.

Maximilien Robespierre

Fue uno de los más importantes líderes de la Revolución Francesa dentro de la fracción de los jacobinos; quien destituyó y exilió a Danton en el Comité de Salvación Pública, dando inicio a la etapa dictatorial francesa dentro del proceso revolucionario. Colaboró con los sectores menos privilegiados como abogado y fue conocido por establecer un gobierno de terror.

Objetivos de la Revolución Francesa

El objetivo fundamental de la Revolución Francesa fue acabar con el absolutismo de la monarquía dirigida por el rey Luis XVI; lo que permitiría implantar un régimen democrático donde todos los hombres fuesen iguales. Ideales creados a partir de la ilustración que permitieron establecer los derechos del hombre. Puesto que la consigna del movimiento popular era igualdad, justicia y soberanía, puntos importantes dentro de una sociedad igualitaria.

Muchos de los actores revolucionarios que lucharon por los ideales sociales tenían como principio la igualdad; como fue el caso de Jean Paul Marat, quien contribuyó con leyes igualitarias para todos los estratos sociales. Por lo que, el rechazó hacia la monarquía creció sin precedentes, llegando a ser eliminados los privilegios del clero y la nobleza.