Santiago José Celis

Santiago José Celis fue un médico, que participó activamente en los procesos en los que el El Salvador busco su independencia, desde 1811 hasta 1814. Además fue de los primeros contribuyentes para que Centroamérica obtuviera su independencia.

Nacimiento de un prócer.

Nació en la ciudad de Ahuachapán, en el año 1782, como miembro de una familia criolla. Durante la época de su nacimiento, esta comarca y la jurisdicción de aquel entonces, al igual que el Sonsonate, estaban doblegados a la Capitanía General de Guatemala.

Durante la época de su nacimiento, esta comarca y la jurisdicción de aquel entonces, al igual que el Sonsonate, estaban doblegados a la Capitanía General de Guatemala.

Sus primeros pasos en la medicina.

El joven Santiago en 1794 fue enviado a la capital de Guatemala a la edad de 12 años,  para que pudiera obtener una mejor preparación; Es por ello que fue inscrito en el Colegio Tridentino. El 16 de agosto del año 1800 pudo obtener el título de bachiller en Medicina en la Real y Pontificia Universidad de San Carlos.

Se graduó el día 11 y 12 del mes de agosto tan solo dos años después, en 1802, luego de haber expuesto sus ideas revolucionarias para los procedimientos y mejoramiento en cuanto a las inflamaciones más graves que presentaran gangrena.

Regreso al pueblo y su matrimonio

Después de la obtención de su título, regresó a su ciudad natal para casarse con una joven suchitotense llamada Ana Andrade Cañas; hija de Manuela Alfaro y Bartolomé Cañas. Cabe destacar que Ana era prima del doctor, presbítero y prócer de la independencia salvadoreña José Simeón Cañas, por parte de su familia paterna.

Fue gracia a esta unión, tanto terrenal como religiosa, que el joven Santiago tuvo dos hijos; su descendiente mayor, Santiago José, quien nació el 24 de noviembre de 1806 y Leoncio Francisco, nacido 8 años después, el 14 de enero de 1814.
Sin embargo, sus hijos no fueron el único beneficio que obtuvo de su unión con Ana. Pues también obtuvo un ansiado puesto en los estratos sociales, políticos y económicos de la epoca

Su aporte en la lucha contra la Viruela

Santiago José Celis fue el primer médico procedente de El Salvador que utilizó el delicado suero de la vacuna con la finalidad, de combatir los, para aquel entonces, letales síntomas de la viruela, lo cual se había convertido en una epidemia que golpeó al país durante 1807.

Gracias a esto, se le concedió la oportunidad de tomar el cargo como vacunador oficial de la intendencia de El Salvador. Puesto que, en gran parte, creian en sus grandes ideales humanitarios.

Su importancia en los movimientos por la Independencia

Siendo una persona sumamente implicada en la sociedad criolla de la epoca; Celis colaboro significativamente en lo que se denomina el Primer Grito Independentista de Centroamérica, que se llevó a cabo el 5 de noviembre de 1811.

Pero sus aportes más significativos sirvieron para el segundo levantamiento el 24 de enero de 1814. Tan solo dos días después del fallido intento libertador, fue capturado y puesto a la orden de la justicia, junto a varios compañeros.

Capturado y torturado

Todos fueron encarcelados en el Cuartel del Destacamento del Fijo, el cual se ubica en la zona sur de la ciudad de San Salvador.
Durante los siguientes meses, estuvo encarcelado, custodiado y sujeto a distintas torturas en un intento de sacarle información sobre los detalles del movimiento independentista y para obtener el nombre de las personas que estaban involucradas.

Fue por culpa de todos los maltratos que recibió en ese momento que estuvo bastante cerca de perder su salud, tanto mental como física, pero se mantuvo firme y no desveló nada. Siempre firme a sus ideales patrióticos, humanitarios y sus ansias de libertad.

Fallecimiento del primer mártir

El 16 de abril de 1814, mientras transcurría las horas de la noche, Celis fue encontrado totalmente inconsciente recostado sobre los barrotes de metal de la celda en donde estaba encerrado.

Estaba colgado por el cuello por las puntas de un pequeño paño que usaba como pañuelo. Cosa que le causó el desvanecimiento total. Para poder reanimarlo, durante las primeras horas del día 17 de abril, sus captores, junto a un joven estudiante de medicina provocaron intencionalmente un sangrado importante en la vena yugular.
Obviamente, a pesar de las suturas que se realizaron, la herida, con el pasar de las horas, ocasionó la muerte del primer hombre caído en la lucha independentista centroamericana contra el imperio español.

Su sepultura y el trato a su familia

Tan solo dos días después, los restos del mártir fueron trasladados hasta su residencia junto a numerosos soldados, ya que todas las autoridades aún dudaban sobre su fallecimiento, pues alegaban que su muerte podría tratarse de una treta para poder escapar.
Fueron realmente pocas las amistades y familiares que se hicieron presentes y llevaron el ataúd hasta su sepultura, la cual se llevó a cabo en la antigua iglesia y convento de Santo Domingo, conocida hoy como la Catedral de San Salvador.

Durante su estadía en presión, a Celis se le confiscó una pequeña porción de granos de café que poseía, junto a su caballo. Su familia no tuvo grandes complicaciones, más allá del estrés y preocupación de no saber sobre él.
Sin embargo, después de su fallecimiento, esta fue expulsada de todas las posesiones que le fueron confiscadas. Entre ellas destacan las propiedades en las que, años después, se construyeron la Casa Ambrogi y el Hotel Astoria, ubicados al sur del Palacio Nacional, en lo que ahora es el centro histórico San Salvador.

Polémica sobre los cargos de Celis

Un investigador e historiador llamado Carlos Cañas Dinarte puso sobre la mesa la polemica sobre los cargos de este prócer. Aseguró que un afiche, publicado por el Comité Cívico Nacional, donde se señalan los próceres de la independencia centroamericana (incluido Santiago José Celis), ha señalado de forma errónea los cargos que ostento.

Según Cañas, Santiago José Celis no llegó a ser presbítero o doctor, como se menciona en varias biografías y como lo ha señalado el afiche publicado. Según un mensaje publicado en la red social Twitter, el investigador señala:
Que el nacido en Ahuachapán, Santiago José Rubí de Celis fue solamente licenciado en medicina y un introductor de la vacuna contra la viruela en la intendencia de San Salvador, pero jamás llegó a ser presbítero, ni mucho menos doctor.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *