El totemismo es un conjunto de creencias y prácticas con las cuales se iniciaron en la religión las culturas precolombinas; donde una sociedad determinada rinde culto a los tótems, objetos que representan divinidades relacionadas con la naturaleza. Mostrando a través de ellos parte de las manifestaciones sociales, espirituales y culturales de una región determinada.

Características del totemismo

Entre las características del totemismo, encontramos las siguientes:

  • Plantas y animales sirven de guía a los seres humanos, con quienes mantienen una relación cercana.
  • El ser humano tiene dos almas, una de ellas habita en los animales, por lo que cada especie tiene su contraparte.
  • Forma parte del desarrollo cultural y religioso de las civilizaciones antiguas.
  • Se adquieren poderes especiales a aquel con quien se relaciona.
  • El tótem posee fuerzas sobrenaturales, por lo que ofrece algún tipo de protección a una persona determinada.
  • Otorga ciertos efectos psicológicos a los integrantes de una tribu.
  • Los rituales del totemismo se diferencian en cada etnia o tribu.
  • El tótem determinaba el nombre o identificación de la tribu.
  • El animal o planta que representaba el tótem no podía ser consumido.
  • El tótem representaba al padre celestial de una tribu, etnia o grupo social organizado.
  • La práctica de totemismo es originario de las civilizaciones primitivas.
  • Se cree que las tribus son provenientes de los tótems, es decir, estos últimos son sus antepasados.
  • Los tótems eran transmitidos de generación en generación.
  • El chamán identificaba a los tótems a través de sueños, pues poseían una conexión espiritual con los elementos naturales.
  • El totemismo llegó a ser una forma de idolatría y no un tipo de religión.

Ejemplos del totemismo

El totemismo se practicó en el continente europeo, americano y asiático, por lo que cada tribu o clan se identificó con distintos tótems; relacionando los mismos con la actividad que realizaban y rindiendo culto a distintos animales. La mayoría de las culturas norteamericanas desarrollaron el totemismo, lo cual se puede mostrar a través de los siguientes ejemplos:

  • Algunas tribus de los Estados Unidos tenían animales totémicos que los representaban; como fue el caso de la garza, a quien se le atribuyó la habilidad oradora, siendo utilizados en reuniones tribales de los Baswenaazhi.
  • Mientras que otros utilizaban al oso como tótem, animal que se le atribuyó poderes curativos y su conocida fuerza; relacionado con las actividades del clan nooke, quienes se encargaron de los procesos curativos y la defensa.
  • Por su parte la cultura sioux utilizó 4 animales totémicos distintos, los cuales hacían referencia a los puntos cardinales; siendo representados a través del búfalo, animal que identificó a la cultura arapajo. Otras especies también fueron usadas para dar nombre a las tribus com fue el caso del lobo, aguila y oso.
  • Otras culturas como los apaches, navajos y atapascos utilizaron al cuervo para identificar el animal totémico; especie que representa un héroe y el responsable de la creación.
  • Entre otras especies que eran personificadas a través de los tótems encontramos el perro, caballo, buho, lagarto, cuervo; usados por culturas como la dakota, indios pueblo e iroqueses.

Otras culturas precolombinas

Las culturas precolombinas desarrollaron el totemismo conjuntamente con el politeísmo y el animismo; muchos de sus Dioses eran representados a través de tallados o esculturas en piedra, las cuales adoraban. Muchas fueron las estatuillas que dejaron ver las formas como ellos veían a las entidades espirituales; identificados a través de elementos naturales, como lo fue el sol, la luna, la lluvia, los animales, las estrellas, montañas, etc. Los cuales eran identificados con nombres particulares, como fue caso del Dios Jaguar, utilizado por olmecas, mayas y aztecas.

Por lo general, este dios se representaba con grandes colmillos, cabeza gigante, labios gruesos y ojos enormes; sus creencias les hacían ver que descendían de dicho animal, por lo que se les daban formas antropomorfas, es decir, formas humanas. La veneración a este animal era compartida por otras culturas, como es el caso de los chorotegas y toltecas. La cultura lenca también uso el totemismo para representar y adorar a sus dioses.

Clasificación

Dentro del totemismo podemos encontrar ciertas subdivisiones, de las cuales se pueden mencionar las siguientes clasificaciones:

Totemismo individual

Se caracterizó por relacionar la figura del tótem con personalidades importantes de la sociedad tribal, como líderes y chamanes; puesto que cumplían la función de guías al igual que lo hacía el tótem. La creencia establecía que el tótem era capaz de conceder poderes a sus poseedores; los mismos, por lo general, se identificaba con la forma de un animal en específico y se mantenía una relación amistosa con él. Siendo esta tan cercana que el creyente podía sufrir las mismas dolencias que el tótem; es decir, si el animal que lo representaba sufría alguna lesión, el dueño del mismo también la sufría.

En las culturas ancestrales, el totemismo representaba el alma de las personas, es por ello que existieron diferentes tipos; cada animal estaría íntimamente relacionado con las características espirituales de una persona determinada. Las cuales eran enfocadas o relacionadas con ciertas especies naturales; como por ejemplo si se era un ser aguerrido, entonces el tótem debería ser del jaguar o del oso. Animales que dejan ver fuerza y valentía, capaces de doblegar a cualquiera que se les interponga.

Totemismo grupal

El totemismo grupal tiene sus fundamentos en el totemismo individual, ya que es una muestra de evolución;  todo ser vivo y fenómenos naturales podían representar un guía espiritual, sin embargo, la mayoría se inclinaba por la selección de animales. Especies que una vez seleccionadas no podían ser cazadas y que además conectaban a los integrantes de un clan o tribu; quienes tenían el derecho de poner nombre a sus familias a través del tótem, del cual podía existir uno secundario.

Los tótems dejan ver la fuerza espiritual de cada persona, demostrando una fuerza sobrenatural; donde el hombre mantuvo una relación armónica con las diferentes especies naturales, llegando a crearse nuevos clanes cada día. Gracias a la evolución de las generaciones, quienes tenían la necesidad de crear un nuevo tótem que identificaba la nueva tribu.

Origen del totemismo

El origen del totemismo, se establece a través de diferentes hipótesis surgidas de variados investigadores; quienes expresaron que dicha práctica comenzó a raíz de la reencarnación, advirtiendo que los miembros de la tribu fueron animales en otra vida. De allí que se establezca una relación espiritual tan cercana con los tótems, objetos que guardan el espíritu del animal seleccionado. La palabra como tal tiene origen estadounidense, utilizada por primera vez por civilizaciones antiguas de este continente.

Mientras que  otros estudiosos advierten diferentes intenciones para uso, explicando que pudo haberse creado para identificar a las tribus vecinas. A modo de crear distinciones sociales entre los habitantes de un territorio, siendo identificados de acuerdo al trabajo realizado; por ejemplo, si una tribu era fuerte y tenía habilidades curativas, recibía el nombre de clan Búfalo. De igual modo ese mismo será su tótem, incluso, llegaran a colocar imágenes en sus viviendas para diferenciarlas de otras tribus.

Por otro lado, al elegirse una especie determinada, esta ya no podría ser cazada por otros clanes o sub clanes; eran de uso exclusivo de un grupo en específico. Los expertos, también exponen que su uso se inició para cuidar las especies, evitando su extinción; demostrando la nobleza y la relación espiritual que alcanzaron las etnias con las diferentes especies naturales. lo que era demostrado con la prohibición del consumo del animal que fuese elegido como tótem.