Uruguay

Uruguay es uno de los países pertenecientes al continente de América del Sur, posee una superficie de 176.215 kilómetros cuadrados. Se ubica frente a la costa del Océano Atlántico.

Uruguay, limita con Brasil al Norte y al Este, al Sur con el Océano Atlántico y el Río de la Plata, y al Oeste con Argentina. Situado al extremo Sur del Macizo brasileño, el país comprende terrenos llanos, en parte anegadizos y algunas sierras y cerros poco elevados.

El Cerro Catedral es el más elevado, con una altura de 513 metros sobre el nivel del Mar. La red fluvial es densa y ramificada; destacan los Ríos Negro y Uruguay. La población en su mayoría urbana, se concentra en el litoral del Río de la Plata y sobre todo en la capital del país.

La economía de Uruguay se orienta tradicionalmente al sector agropecuario, en especial ganadero, existe la exportación de carnes, cuero y lana. Entre los cultivos, se puede mencionar el trigo, maíz, arroz, caña de azúcar y uvas. En el sector pesquero éste país es de gran importancia para la región. Es pobre en recursos mineros: extracción de dolomita, cuarzo, mármoles y piedras.

También destaca la producción hidroeléctrica, cuyos excedentes se exportan a los países vecinos. La Industria uruguaya, se limita a las ramas ligeras de la alimentación, de la industria textil y en construcciones mecánicas, con excepción de la petroquímica, que tiene su propia refinería en Montevideo. Por otra parte, también está el cemento.

Desde hace muchos años, el Turismo uruguayo se ha dado más en el litoral platense y en la Punta del Este.

Símbolos patrios de Uruguay

Entre los símbolos patrios uruguayos encontramos: la bandera, el escudo de armas y el himno nacional. Cada uno de ellos, posee una fecha de creación y día especial para ser conmemorados, para los uruguayos, éstos símbolos, son símbolo de admiración dentro y fuera del país.

 Bandera de Uruguay

La bandera de Uruguay fue adoptada por las leyes del 18 de diciembre de 1828 y el 11 de julio de 1830. Sus colores son el blanco y el azul, teniendo el Sol que ocupa todo el cantón. Esta bandera tiene las siguientes proporciones: en lo ancho y largo están en relación de 3 a 2 y el espacio que ocupa el Sol es un cuadro superior en su parte superior izquierda, junto al asta, que llega hasta la sexta franja de color azul.

Tanto la última franja como la primera son de color blanco. El Sol es conocido como Sol de Mayo, en una representación del dios Inca, Inti.

Escudo de Uruguay

El escudo de armas de la República Oriental del Uruguay, es otro de los símbolos patrios del país. Este se aprobó por las leyes del 19 de marzo del año 1829 y del 12 de julio del año 1906.

El Escudo se representa de la siguiente manera:

Un óvalo dividido en 4 cuarteles que a su vez está coronado por un Sol. Aparte es orlado por dos matas de olivo y laurel.

Una balanza en la parte superior izquierda.

En la parte superior derecha encontramos el Cerro de Montevideo.

En el cuadro inferior izquierdo, se encuentra un caballo blanco como símbolo de la libertad en campo de Plata.

En su parte inferior derecha, encontramos un buey, que representa la abundancia del país.

 

Himno nacional de Uruguay

El himno nacional uruguayo fue escrito por Francisco Acuña de Figueroa, pero, debió esperar tres años para que fuese oficial. El primer presidente Fructuoso lo aprobó el día 8  de junio  del año 1833.

El himno nacional de Uruguay es uno de los símbolos patrios oficiales del país, junto a la bandera y el escudo de armas. La letra de éste, fue declarada por decreto el 12 de junio del año 1845.

Su música fue aprobada por los decretos de los días 25 y 26 de julio del año 1948 y se le atribuyó al militar, actor y músico aficionado Fernando José Quijano.

¡Orientales, la Patria o la tumba!

¡Libertad o con gloria morir!

¡Orientales, la Patria o la tumba!

¡Libertad o con gloria morir!

 

Es el voto que el alma pronuncia,

Y que heroicos sabremos cumplir.

 

Es el voto que el alma pronuncia,

Y que heroicos sabremos cumplir,

Que sabremos cumplir.

Es el voto que el alma pronuncia,

Y que heroicos sabremos cumplir,

Que sabremos cumplir.

 

¡Sabremos cumplir!

¡Sabremos cumplir, sabremos cumplir!

 

(II)

¡Libertad, libertad, Orientales!

Este grito a la Patria salvó,

Que a sus bravos en fieras batallas,

De entusiasmo sublime inflamó.

¡Libertad, libertad, Orientales!

Este grito a la Patria salvó,

Que a sus bravos en fieras batallas,

De entusiasmo sublime inflamó.

 

De este don sacrosanto

La Gloria merecimos

¡Tiranos temblad!

¡Tiranos temblad! ¡Tiranos temblad!

¡Libertad! en la lid clamaremos

y muriendo también Libertad.

 

¡Libertad! en la lid clamaremos

y muriendo también Libertad.

y muriendo también Libertad.

También Libertad

También Libertad

También Libertad

 

 Historia de Uruguay

Existen indicios de habitantes en Uruguay en la Banda Oriental desde hace miles de años atrás. Estos hechos, los testimonian los Cerritos de indios y los hallazgos en Mataojo, compartiendo dichos hallazgos también se encuentran los antropolitos, zoolitos y ornitolitos.

Los habitantes actuales de éste país antes de la llegada de los colonizadores españoles eran las etnias indígenas nómadas en su mayoría, pertenecientes a los conjuntos pámpido y amazónidos. Estos últimos, los conformaban las culturas charrúas, chanaes, guaraníes, yarós, bohanes, tapés, güenoas y arachanes.

Descubrimiento y colonización de Uruguay

En el año1514 Juan Díaz de Solís, piloto mayor de la Casa de Contratación de Sevilla, capituló con la corona para descubrir un paso hacía el Océano Pacífico. Al año siguiente partió hacia las Indias, llegó a la desembocadura del Mar de Plata y se internó hasta el Río Uruguay, donde encontró la muerte a manos de los indios guaraníes. Los sobrevivientes llamaron en su memoria Río de Solís al Uruguay. Con los indios guaraníes, habitaban en la zona Charrúas, Yarós y Bohanes, que fueron catequizados más tarde por Jesuitas y Franciscanos.

El territorio de Uruguay no fue colonizado inmediatamente por los españoles, que se instalaron en la otra orilla del Plata, donde fundaron la ciudad de Buenos Aires, estableciendo en ella una gobernación dependiente del Virreinato del Perú. Pero durante la gobernación de José de Garro desde los años 1678 hasta 1682, los portugueses se instalaron en Sacramento.

Enfrentamientos entre españoles y portugueses en América del Sur

Los españoles organizaron un ejército de guaraníes evangelizados y encuadrados por mandos españoles para expulsar a los portugueses de la Banda Oriental del Uruguay. Aunque los españoles tomaron Sacramento y ocuparon la zona, tuvieron que abandonarla por el Tratado de Lisboa en el año 1681, que concedía estas tierras a Portugal.

 

En el año 1701, el rey Felipe V confirmó la posesión portuguesa de Sacramento a cambio del reconocimiento de su legitimidad como monarca, pero en la guerra de Sucesión, Portugal defendió la causa de los Habsburgo.

Felipe V ordenó la ocupación de Sacramento en el año 1704, que posteriormente en el año 1713 por el Tratado de Utrecht paso de nuevo a Portugal. En 1717 Bruno Mauricio de Zavala, gobernador del Plata, expulsó a todos los portugueses de la zona de Montevideo, ciudad que fundó en 1727. Éste pobló con españoles la Banda Oriental y puso al frente un ejército militar sometido a Buenos Aires.

Este tipo de gobierno duró hasta el año 1751 y sirvió para limpiar la zona de piratas franceses que hostigaban las poblaciones costeras. Los gobernadores del Plata, entre ellos Miguel de Salcedo enviaron varias expediciones contra los portugueses de Sacramento, hasta que un armisticio firmado en Paris entre España y Portugal en el año 1773 suspendió las hostilidades.

En el año 1750 se concretó el Tratado de Madrid entre ambos países, por lo que España entregaba a Portugal las Misiones de Paraguay, Río Grande y la Banda Oriental, en tanto que Portugal entregaba Sacramento, desde donde se había impedido la libre circulación de los españoles por el Plata.

Los gobernantes militares de Montevideo fueron sustituidos entonces por una administración civil dirigida por gobernadores nombrados por el rey de España. Pero los indios paraguayos, incitados por los Jesuitas, se opusieron a la ejecución del tratado, desencadenando la guerra guaraní contra portugueses y españoles.

Los indios llevaron la peor parte y en una guerra exterminadora fueron vencidos en la batalla de Capibaté en al año 1756. En 1761 el gobernador del Río de la Plata, Pedro de Cevallos obtuvo de Carlos III la anulación del tratado de Madrid, aunque España devolvió Sacramento a Portugal en el año 1763, Cevallos continúo las hostilidades, con conocimiento del rey.

 

Pedro de Cevallos expulsó definitivamente a los portugueses de Sacramento, con lo que el pleito sobre la colonia quedaba terminado. Está situación fue reconocida en el Tratado de Ildefonso en el año 1777. Un año antes, en 1776 fue creado el Virreinato del Río de las Plata y modificada la estructura administrativa de la colonia.

Para el año 1807, como consecuencia de la política de bloque a Gran Bretaña bajo la dirección francesa, la flota británica ocupó Montevideo. En 1810 una junta obligó al virrey a depositar en ella los poderes, y Buenos Aires se declaró independiente.

Independencia de Uruguay

El Caudillo de la independencia uruguaya fue José Gervasio Artigas, quien en el año 1814 sublevó a los orientales, que vencieron a los españoles en la batalla de las Piedras en el año 1811 y ocuparon Montevideo en 1814, lo que marcó la independencia uruguaya, amenazada por el intento bonaerense de realizar un gran estado de territorios del Plata y por expansionismo brasileño.

En el año 1816, el ejército portugués ocupó la Banda Oriental y la anexionó como Provincia Cisplatina en el año 1821, incorporada luego al imperio brasileño; el levantamiento antibrasileño de los treinta y tres orientales en 1825, y la posterior guerra argentino-brasileña, acabó con la intervención de Gran Bretaña y la constitución de Uruguay como estado interpuesto entre Argentina y Brasil se dio en el año 1828.

Blancos y Colorados

El nuevo estado se dividió en dos grandes facciones, la de los blancos conservadores y la de los colorados liberales. Éstos, reflejaron la preeminencia del caudillismo y la contra posición de intereses entre los sectores campesinos del interior y de los grupos comerciales de Montevideo.

Las guerras civiles fueron constantes, entre ellas, la Guerra Grande contra Argentina, desde el año 1843 hasta 1851. Esta guerra, marcada por el sitio de Montevideo hasta la caída de las Rosas en Argentina y la derrota de Paraguay en la guerra de la Triple Alianza dejaron a los blancos sin sus apoyos externos y facilitaron el predominio colorado.

Desde el año 1876 hasta el año 1904, los regímenes militares de Latorre y Santiago, reforzaron la hegemonía colorada; la estabilización política facilitó el desarrollo de la economía exportadora, basada en los recursos ganaderos, y la inmigración europea. La marginación del partido blanco suscitó a infructuosas rebeliones de Saravia.

Las reformas de los colorados Battle y Ordoñez entre los años 1903 hasta 1907 y el otro, desde 1911 hasta 1915 y las de Williman y Viera entre los años 1907 hasta 1911 y 1915 hasta 1919, iniciaron una nueva etapa caracterizada por un programa económico modernizador.

La introducción de una legislación social reformista y la constitución del año 1918, estableció el ejecutivo colegiado en las presidencias de Brum, entre los años 1919 hasta 1923 y Serrato, entre los años 1923 hasta 1927 y Campisteguy entre los años 1927 hasta 1931.

En el año 1934, el golpe del General Gabriel Terra sustituyó el sistema colegiado por un régimen presidencialista, que mantuvo la hegemonía colorada mientras el país sufría las repercusiones de la crisis mundial.

En el año 1952, se restableció el sistema de colegiados y los blancos volvieron al poder en las elecciones del año 1958, con un programa de defensa de las clases medias rurales, que no pudieron desarrollar en un país que se había terciarizado; en el año 1966 se volvió a una constitución presidencialista.

Radicalización política y Militarismo de Uruguay

Entre los años 1967 hasta 1984, la agitación social y la eclosión de la guerrilla de los tupamaros marcaron el final de la década de los años 60. El ejército, favorecido por el colorado Juan María Bordaberry, se hizo con el poder frente a un fuerte conglomerado de izquierdas, he instauro una dictadura que finalizó en el año 1984.

El retorno a la democracia se dio en el año 1984, luego de que el poder civil fuese restablecido, hubo elecciones presidenciales donde salió victorioso Julio María Sanguinetti, del partido colorado. Luego de su mandato terminara en el año 1990, le sucedió Luis Alberto la Calle, perteneciente al partido blanco nacional. Para dicha de los colorados, Sanguinetti vuelve al poder en el año 1995 hasta el año 2000.

En nuevas elecciones presidenciales, Jorge Battle fue elegido presidente, siendo éste activo del partido colorado. Al finalizar su mandato en el año 2005, el pueblo uruguayo, rompiendo con la alternancia de colorados y blancos, Uruguay se dotó de un presidente de la república de izquierda, con la elección de Tabaré Vázquez, el cual lo sucedió por el antiguo líder tupamaro Pepe Mujica en el año 2010. Siendo esté último, uno de los mejores presidentes socialistas del planeta.

Actualmente, el presidente de Uruguay es nuevamente Tabaré Vázquez, para volver a una política izquierdista.

Acerca del autor
Comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *