Vasco Núñez de Balboa

Vasco Núñez de balboa nació en España en la ciudad de Jerez de Los Caballeros en el año 1475. De origen dudoso, no se conoce con certeza el nombre de sus padres. Pero si se sabe que tuvo tres hermanos; Gonzalo de profesión escribano, Juan que entró en un convento y Álvaro quien era artesano.

En el año 1501 zarpa de España en una expedición rumbo a América en una embarcación al mando de Rodrigo de Bastidas, tocando tierra en Santa Marta, Colombia.

De su adolescencia se sabe, que al menos no fue analfabeta como muchos otros conquistadores, y que sirvió como paje y escudero de Pedro Portocarrero VIII, con el que vivió mientras hacían los preparativos  del viaje para el nuevo mundo, gozó de alta estima de sus superiores y llegó hasta a conseguir que le regalaran una casa en Sevilla.

 ¿Qué sabe sobre Vasco Núñez de Balboa?

Vasco dominaba muy bien la esgrima. Arte que aprendió por sí mismo adquiriendo una destreza incuestionable, que le favoreció mucho en sus expediciones al nuevo mundo. Donde tuvo varios enfrentamientos con otros conquistadores. Resultó siempre vencedor, motivo por el que fue muy temido y jamás nadie aceptó un reto a duelo con él.

Publicidad de Google AdSense

En el año 1500, recibieron muchas buenas noticias de Cristóbal Colón sobre la gran riqueza de las tierras descubiertas. Esto animó a Pedro Portocarrero a apurar los permisos necesarios para obtener las provisiones. Las cuales incluyeron caballerías, voluntarios y demás preparativos para la expedición.

En vista de que Portocarrero  no se decidía. Balboa se enroló en una expedición al mando de Rodrigo de Bastidas y su acompañante Juan de La Cosa y llegaron al Mar Caribe en el año 1501 navegando toda la costa pasaron desde Panamá hasta el Cabo De La Vela en Colombia.

Donde  una de sus embarcaciones naufragó y tuvieron una baja considerable que retrasó los planes de los conquistadores.

Publicidad de Google AdSense

Vasco Núñez de Balboa como criador de cerdos

Con las ganancias que obtuvo en esta empresa, Balboa compró unas tierras a la corona.  Entonces, se dedicó a la crianza de cerdos en una finca.

La cual administró  junto con sus hermanos y llegó a tener una gran importancia y renombre en las cercanías. Allí vivió unos pocos años de su vida, sin mayores contratiempos ni enfrentamientos, pero finalmente fracasó.

Balboa, también trató de dedicarse a la agricultura. Pero aquí no tuvo mucho éxito. Ya que el clima no era muy favorable y tuvo importantes pérdidas por cosechas que no pudo recoger.

Fue entonces cuando decidió enviar a sus hermanos de vuelta a España para reunirse con sus esposas e hijos. Ya que él los había traído casi a la fuerza y con engaños, asegurando que se harían ricos.

Balboa y  Enciso

En 1509, Balboa para librarse de algunos acreedores, se embarcó como polizón dentro de un barril en una expedición. Siendo esta comandada por un bachiller llamado Martín Fernández de Enciso.

Entonces, se llevó consigo a su perro que se llamaba Leoncio, el cual  era un regalo de Juan Ponce de León.  Antes de llegar a destino, Enciso descubrió a Balboa y lo amenazó con dejarlo en la primera isla desierta que encontraran.

Enciso decidió perdonarle la vida, ya que toda la tripulación se había encariñado con el polizón. Pero antes de que llegaran a su destino la embarcación se encalló.  En la revuelta, el bachiller perdió los papeles que le acreditaban como capitán y Balboa se aprovechó de las circunstancias para desconocer su autoridad.

Balboa y el cacique Cémaco

Cuando desembarcaron, se encontraron con un territorio muy peligroso que estaba infectado de muchos indios. Estos utilizaban flechas envenenadas con muchísima puntería. Balboa sugirió que se trasladaran a Darién al oeste Urabá. Enciso acepto la sugerencia y allá se encontraron con un cacique llamado Cémaco, junto a la Virgen De La Antigua.

Allí tuvieron una gran batalla. Donde por milagros de Dios los españoles resultaron vencedores. Cémaco abandonó las tierras junto con sus indios y se internó en la selva.

Los españoles a cargo del bachiller Enciso hicieron un gran botín. Estos saquearon todas las casas y se apoderaron de joyas y todo lo que encontraron de valor.

Vasco Núñez De Balboa, por el contrario hizo promesa del voto por haber salvado su vida. Decidió llevar una vida más pacífica y tratar de congraciarse con los primitivos de la región. Entonces, logró que destituyeran al gobernador por haber demostrado ser un hombre muy avaro.

Entonces, en vez de preocuparse por resolver los asuntos de la población, sólo le interesaba enriquecerse.

Al poco tiempo, llegó una flota comandada por Rodrigo Enrique De Colmenares.  Venía con la encomienda de prestar ayuda al gobernador; Enrique De Colmenares convocó al cabildo que nombraría a dos representantes para solventar la situación y fueron electos Diego De Albites y Diego Del Corral.

¿Qué termina sucediendo con Vasco Núñez de Balboa?

En el año 1510, Balboa fundó un establecimiento donde fue elegido como alcalde. Esto fue considerado por Nicuesa como una traición. Lo que trajo una contienda entre ambos y donde Balboa resultó siendo el vencedor. Por revancha envió a Nicuesa en una embarcación de vuelta a España y más no se supo de él porque nunca llegó a su destino.

Al cabo de un tiempo la rivalidad entre Balboa y Pedrarias cesó.  Debido a la mediación de un arzobispo para que Balboa contrajera nupcias por poder con la hija de un antiguo rival. Boda que no llegó a realizarse. Pero Balboa, carente de amor paternal comenzó a tratar a su “suegro” como a un padre.

Finalmente Vasco Núñez de Balboa, fue nombrado gobernador de todo el extenso territorio que comprende parte de Colombia y Panamá, que en aquel entonces eran una sola nación.

No tuvo mucho éxito en sus empresas, porque al poco tiempo, fue acusado de traidor a la corona por Pedrarias Dávila y fue llevado a la fuerza a Acla, Panamá. Donde lo juzgaron y fue condenado a muerte el 15 de enero de 1519.

Cuatro de sus colaboradores más cercanos (Fernando De Argüello, Luis Botello, Hernán Muñoz y Andrés Valderrábano). También fueron sentenciados a muerte por ser acusados de cómplices. Pero dos de ellos (Andrés De Garavito y el sacerdote Rodrigo Pérez) lograron salvar sus vidas testificando en contra de Balboa.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *