Volcán de San Salvador “un misterioso lugar para descubrir”

Uno de los atractivos que posee El Salvador a nivel turístico son sus volcanes, formaciones naturales a nuestra disposición. Los cuales puedes conocer al realizar pequeñas expediciones, que tomarán solo un día. Existen muchos de ellos en tierras salvadoreñas, pero en esta oportunidad comentaremos sobre uno en particular. Hablamos del volcán de San Salvador, sector turístico de gran tamaño y esplendor. Sin más preámbulo, comencemos el recorrido por este magnífico lugar.

Ubicación del volcán de San Salvador

Este famoso espacio también es conocido como volcán Quezaltepec, y se encuentra ubicado aproximadamente a unos once escasos kilómetros de la ciudad capital. Formando parte de varios municipios como son: Santa Tecla, Quezaltepeque, Colón, San Juan Opico. Siendo parte de los departamentos La Libertad y San Salvador. De allí que se le adjudique dicho nombre, sin contar que fue uno de los causantes de grandes daños en distintas poblaciones en el año 1917.

Características importantes

Uno de los puntos más importantes a resaltar acerca del volcán de San Salvador es que se encuentra activo en la actualidad. Motivo por el cual, los especialistas lo mantienen en constante observación. Sin embargo, no deja de ser un lugar de gran interés turístico, sobre todo para aquellos que gustan de subir la adrenalina. Debemos saber que es u tipo de volcán caldera, debido a que no está formado por un gran pico sino por una depresión. Resulta atractivo para los visitantes, gracias a su superficie, la cual comprende unos 100 kilómetros cuadrados. Además, es un parque protegido, donde la conservación de su flora y fauna es lo más importante.

El mismo está dispuesto en dos elevaciones conocidas como  El Boquerón y El Picacho. Sus dimensiones representan 1839.39 msnm y 1959.97 msnm respectivamente.  Además, son acompañados en los alrededores por otros cráteres de menor tamaño; entre ellos están: Los Chintos, Boqueroncillo, La Joya, El Jabalí, El Playón, Puerta de la Laguna, Laguneta la Caldera y Maar de Chanmico. Todos ellos inactivos en la actualidad, por lo que el peligro ha sido descartado. Permitiendo un fácil recorrido y diversión  a la hora de hacer eco turismo.

Actividades recreativas en el volcán de San Salvador ¿Qué hacer?

Aunque parezca mentira, mucho es lo que puedes hacer en un lugar como este, la experiencia es inigualable. De inmediato te diré porque, y es que sus espacios son ideales para los momentos de relajación tan ansiados. Estarás rodeado de la naturaleza, podrás realizar caminatas al aire libre e incluso hacer ejercicio. Si te apetece las escaladas estarán a la orden día, pues, para que ir a un lugar como este, sino podemos vivir esta experiencia.

Durante el recorrido encontrarás algunos miradores, dispuestos para una mejor observación del paisaje, a través de los cuales llegarás a la cima del cráter. Desde diferentes alturas, podrás ver el volcán de Izalco y el Lago de Ilopango y lo majestuosa que resulta la ciudad de San Salvador. Prometo no decepcionar a tu vista, aunado a ello el aire fresco que se respira y el trinar de las aves. Combinación perfecta al entrar en contacto con la naturaleza, es algo mágico que evoca la relajación inmediata.

Más opciones para el disfrute

Si las actividades físicas extremas no son lo tuyo, el espacio presenta otras opciones. Entre ellas una visita a un pequeño museo que se encuentra cerca de la entrada. Puesto que el Complejo Volcánico ofrece enriquecimiento histórico y diversión al mismo tiempo. En esa zona, conocerás la historia del volcán de San Salvador, y sus últimas erupciones.  Un aprendizaje bastante didáctico,  través del uso de fotografías y vídeos. Además, de unos que otros restos que muestran lo sucedido en aquella época. Si deseas conocer la cultura salvadoreña, también debes ser parte de su historia volcánica.

Al darte una pasada por el lugar, debes saber que para llegar a la cima estarás acompañada de la policía de turismo y los guías. Esto para evitar cualquier dificultad, ya sea en el ascenso o descenso, así no te perderás en el camino. Encontrarás muchos lugares que visitar, pues al estar cercano a la capital, el esparcimiento es mayor. Por lo que recomiendo hacer la visita en varios días, donde el hospedaje no representa ningún problema. Ya que cerca del volcán de San Salvador encontrarás unos pequeños y cómodos chalets donde puedes pernoctar.

Cultura gastronómica a la orden del día

Por la alimentación, no te preocupes, pues, también tenemos ese punto cubierto. En las instalaciones del Complejo Volcánico ofrece un gran servicio gastronómico. Donde degustaras ricos platillos típicos del país; como lo son la sopa de frijoles, panes con pollo, salpicón de res o unas ricas pupusas. Los cuales puedes acompañar con algún dulce típico de la región y una deliciosa bebida típica.

Ellos quedan a tu preferencia, pues, tendrás mucho de donde escoger, incluso si no deseas conocer su cultura gastronómica. Así que deberías organizar el próximo viaje vacacional y dirigirte a El Salvador. Claro, sin olvidar tu cámara fotográfica, de forma que te lleves los mejores recuerdos del país a tu hogar.

Alojamiento en el Volcán de San Salvador

Para aquellos que desean conocer más a fondo este hermoso espacio salvadoreño, les tenemos la opción de pernoctar en las adyacencias del lugar. Hablamos de unos lindos chalets, diseñados pensando en la comodidad de los turistas. Donde encontrarás lo que necesitas, equipado en su totalidad con terrazas y juegos infantiles. Claro, esto será de ayuda si vas acompañado de toda la familia. También cuenta con amplios salones, jardines con flores, plantas ornamentales y árboles.

Podrás hacer un recorrido por las plantaciones de café, aroma que se une al olor fresco de la naturaleza, transmitiendo un particular ambiente de calma. Estas son solo algunas de las razones por las que debes visitar el Complejo Volcánico, prometo no te decepcionará. Cuando decidas realizar un viaje de relajación, ten en cuenta como primera opción el volcán de San Salvador; otro de los volcanes de El Salvador.

Seguridad total

Desde que entras al Complejo te encontrarás con personal de seguridad, los cuales se encargan de guiar a los visitantes. Estos forman parte del gran equipo de la Policía de Turismo; quienes conjuntamente con los guías turísticos acompañan a los visitantes. Siempre y cuando deseen subir hasta la cima del volcán de San Salvador y observar más de cerca su cráter.

También encontrarás agencias que ofrecen el servicio de bajar hasta el fondo del cráter. Todo es cuestión de elección, pero, bajo ningún concepto puedes ir solo. Es casi obligado ir acompañado de su personal, para evitar cualquier inconveniente.

¿Cómo llegar al volcán de San Salvador? 

Si decides ir en bus desde la ciudad de Santa Ana, deberás tomar dos autobuses, tomando la ruta especial 201; el cual va en dirección a San Salvador. Si no conoces la zona, puedes solicitar al conductor que te deje en la parada del colegio Santa Inés, en Santa Tecla. Luego de esto, tomaras la ruta 103, pero para ello deberás caminar algunos metros. Cuando llegues al parque Daniel Hernández, estarás en el punto exacto para llegar al parque.

Desde allí caminarás solamente un kilómetro hasta la entrada, y ya estarás listo para comenzar tu aventura turística. Lo mejor de todo, es que su horario incluye desde lunes al domingo, eso sí, solo de 8:00 am hasta las 5:00 pm. Así que si visitas El Salvador en día de semana, no debes preocuparte, ya que igual puedes pasear por los hermosos linderos del volcán de San Salvador.

Conoce un poco de historia del volcán de San Salvador

Famosos vulcanólogos concuerdan que las primeras erupciones del volcán de San Salvador sucedieron hace 66 millones de años. Las que llegaron a formar una fuerte estructura compuesta de  magma y diferentes minerales. Con esto, ya deducimos, que un volcán no nace de la nada, existe un proceso que lleva su tiempo. Por lo visto, mucho tiempo, el cual fue reflejado anteriormente. Su nombre, Quetzaltepeque, proviene de la lengua náhuatl, y significa “Cerro del quetzal” o “La ciudad de quetzales”.

Este volcán forma parte de los 6 volcanes activos de El Salvador, por lo que el MARN lo mantiene en vigilancia permanente. Esto, debido a que se considera uno de los volcanes más peligrosos del país centroamericano. Además se encuentra cercano a muchas áreas urbanas y su actividad se ha puesto de manifiesto en varias oportunidades. Algunas de ellas fueron en el año 1658 y 1917, momento en el que ocasionaron gran cantidad de pérdidas humanas, además de causar daños a la vegetación.

Aunque la devastación total llegó un  5 de junio de 1917, donde las comunidades ubicadas al sur del volcán sintieron estremecer la tierra. Para aquel entonces la lava logro terminar con muchas áreas de montañas vírgenes. En ese mismo momento nacieron diferentes cráteres eruptivos, entre ellos: Los Chintos y El Tronador. Estos, a su vez dejaban salir la lava y múltiples gases, el terremoto fue de gran magnitud; logrando derrumbar edificios y casas.

Vigilancia constante

Después de estos acontecimientos, el volcán no ha generado actividad eruptiva, solo emite algunos gases y nubes de polvo. Sin embargo, no deja ser vigilado constantemente, a raíz de lo sucedido en aquel entonces. Los hechos anteriores, hicieron el lugar digno de ser considerado un sitio de interés turístico. El que puede resultar algo peligroso para muchos, pero en mi opinión, es interesante  y excitante conocer el lugar. La experiencia resulta vivificante, por supuesto, me agradan las experiencias extremas.

Hasta el momento, conoces parte de la cultura salvadoreña y algo de historia, por lo que puedes ir tomando la decisión de viajar. No pierdas la oportunidad de conocer en vivo uno de los lugares más espectaculares de El Salvador, “El volcán de San Salvador”.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *